Enfermedades | Dermatológicas |

Picor (prurito)

Publicado por

¿Qué es?

El prurito es una sensación de la piel que incita al rascado. Puede ser muy molesta e impedir las actividades diarias. Es muy importante estudiar un prurito para descartar que no esté provocado por una enfermedad de la piel o una enfermedad de otros órganos.

Causas

El prurito puede estar causado por alguna enfermedad de la piel, o por enfermedades internas. En muchos casos no se puede encontrar una enfermedad que lo explique. Algunos pacientes pueden presentar picores de origen psicosomático, lo que se conoce como prurito psicógeno.


Ante un prurito de aparición reciente, el médico debe primero descartar enfermedades de la piel. En general, estas enfermedades provocan signos en la piel que orienta hacia el diagnóstico. Sin embargo, existen situaciones en las que los signos visibles en la piel son muy sutiles o incluso inexistentes. Por ejemplo:


  • La piel seca puede ser una causa frecuente de prurito, en especial en las personas mayores. El abuso de jabones y detergentes sobre la piel pueden ser una causa.
  • Los pacientes con enfermedades graves del riñón o del hígado pueden tener picor sin signos aparentes en su piel, aunque pueden apreciarse cambios de color o de textura de la misma.
  • Los pacientes diabéticos pueden tener picores generalizados sin que se observen alteraciones evidentes en la piel.
  • Algunas enfermedades graves, como el linfoma (cáncer de los ganglios linfáticos) también pueden manifestarse inicialmente con picor.

Diagnóstico

Ante un prurito sin causa aparente, el médico le solicitará probablemente un análisis completo de sangre y/o orina, y una radiografía de tórax. En otros casos pueden ser necesarias otras pruebas, como análisis de las heces, biopsias y/o pruebas para descartar enfermedades de otros órganos.

Tratamiento

El tratamiento debe ser el de la enfermedad que provoca el prurito. Además, puede ser de ayuda el empleo de medicamentos en cremas, baños o pastillas que lo alivien, como los corticoides o los antihistamínicos. En algunos casos pueden emplearse también los rayos ultravioleta (fototerapia).

 
 

Dr. Jorge Romaní De Gabriel

Especialista en Dermatología

Medico colaborador con Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx