2 Min de lectura | La urea es un compuesto químico. En las personas es el producto final del metabolismo de las proteínas. Al ser soluble en agua, el cuerpo, mediante el ciclo de la urea, transforma el nitrógeno en urea para poder excretarlo por la orina. También se puede sintetizar artificialmente para diversos usos, como cosméticos, fertilizantes o para la industria química.

Valores normales de la Urea

Se puede medir directamente la urea, que dependiendo del laboratorio se encontraría en unas cifras normales entre 5 y 22 mg/Dl (según la edad y sexo), pero es más habitual medir el nitrógeno ureico en sangre (llamado BUN por sus siglas en inglés) y emplear esta medida para valorar la función renal.

¿Qué pasa si aumenta?

Como con casi cualquier producto del metabolismo, no es malo en sí mismo, pero su acumulación puede ser síntoma y causa de diversas enfermedades. Y su aumento se debe o a un aumento de su producción o a una disminución de su eliminación, siendo la segunda la causa más habitual.

Causas del aumento de urea

La principal causa de su acumulación, con mucha diferencia sobre el resto, es la insuficiencia renal de cualquier causa (por patología renal, deshidratación, infección, shock…). Una insuficiencia renal grave produciría una acumulación de toxinas llamada síndrome urémico.

También puede encontrarse más elevada la urea en sangre por una mayor producción, ya sea por aumento en la ingesta de proteínas o por algunos tóxicos. Principalmente, por patologías que causen la “rotura” o destrucción de células, que harán que se tengan que metabolizar los productos de la destrucción de esas células, shock, sangrados digestivos, anemias hemolíticas, procesos neoproliferativos o quemaduras extensas (aunque un trastorno significativo suele deberse a que a su vez produzcan insuficiencia renal aguda).

El mencionado síndrome urémico secundario a fallo renal se caracterizaría por una acumulación importante de toxinas, muchas derivadas del nitrógeno que afectarían a múltiples funciones bioquímicas y fisiológicas a nivel del:

  • Sistema Nervioso Central (produciendo temblor, letargia, deterioro cognitivo…)
  • Cardiovascular (pericarditis urémica fibrosante, hipertensión, aterosclerosis, calcificación…)
  • Endocrino (hiperparatiroidismo, baja absorción de calcio..)
  • Hematológico (anemia, alteraciones de la coagulación..)
  • Inmunológico
  • Respiratorio, etc.

¿Tiene tratamiento?

El tratamiento principalmente tendría que ser el específico dirigido a resolver la causa concreta en cada caso. Y, si hay un daño renal grave, la hemodiálisis permite una “sustitución de la función renal”, filtrando todos esos productos tóxicos evitando que se acumulen.

Lo que debes saber…

  • El aumento de la urea se debe o a un aumento de su producción o a una disminución de su eliminación, siendo la segunda la causa más habitual.
  • La principal causa de su acumulación, con mucha diferencia sobre el resto, es la insuficiencia renal de cualquier causa (por patología renal, deshidratación, infección, shock…).
  • El tratamiento principalmente tendría que ser el específico dirigido a resolver la causa concreta en cada caso.

Dra. Elvira Couto
Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria de Teladoc