///Impacto de las dietas restrictivas en la salud

Impacto de las dietas restrictivas en la salud

5 minutos | Con la llegada del verano son muchos los que se proponen hacer una dieta restrictiva para bajar los kilos cogidos en los periodos de frío y, este año, en el confinamiento, pero ¿son buenas?

En verano el cuerpo se expone más a la vista de los demás y eso presiona a muchos a querer lucir un cuerpo más delgado, esbelto y definido, sobre todo por parte de las mujeres, aunque no es exclusivo de ellas. Para ello, en muchas ocasiones se recurre a prácticas dietéticas restrictivas cíclicas durante determinadas épocas del año con el objetivo de poder llegar a los estándares personales marcados.

Etimológicamente, el significado de la palabra dieta proviene del griego dayta, que significa el conjunto de alimentos que una persona ingiere de manera habitual. Alejada de su significado inicial, dieta, hoy en día, se ha convertido en una forma de vivir intermitente que, en ocasiones, se aleja de una vida saludable, e impacta de forma negativa tanto en la salud física como mental.

Dietas a las que nos sometemos

La persona que vive a dieta pasa por diferentes etapas cíclicas haciendo que su organismo pierda eficiencia metabólica para cada cambio de alimentación que se propone experimentar.

La primera dieta

Se suele realizar para perder peso, suele ser una dieta hipocalórica restrictiva baja en grasas y azúcares en la cual la persona experimenta una bajada de peso importante con cierta facilidad. Al cabo de un tiempo se abandona, bien por haber llegado al objetivo o por aburrimiento o motivo personal. Tras abandonar la dieta de una forma más o menos rápida se acaba recuperando el peso perdido y algo más, con un cierto efecto rebote. Entonces, se vuelve a repetir la primera dieta para volver a perder el peso ganado, y al repetirla no es igual de eficaz como la primera vez, incluso en algunas ocasiones no se llega a perder peso.

 Segunda dieta

Es más estricta que la primera, muy baja en hidratos de carbono, así que se suma una restricción mayor a la inicial. De nuevo se experimenta una bajada de peso, no igual que la inicial, pero bastante acentuada. En este caso el estancamiento llega más rápido y la recuperación de peso también, con lo cual se va entrando en ciclos de dietas restrictivas cada vez más prohibitivas con resultados menos favorables y al final la persona experimenta una sensación de que todo le engorda y tiene una fuerte resistencia a la bajada de peso.

imagen de silueta de cabeza con cinta metrica en su interior

Consecuencias

El resultado de seguir dichas dietas restrictivas constantes conlleva no sólo la resistencia ante la bajada de peso, sino que suele aparecer otros efectos secundarios negativos, como:

  • Perdida de energía.
  • Problemas de estreñimiento.
  • Miedo a comer o no saber qué comer.
  • Problemas hormonales y desarreglos en la menstruación.
  • Desarrollo de hipotiroidismo….

Para entender por qué nuestro cuerpo reacciona así, ante una restricción calórica reiterada, hay que pensar que se intenta adaptar constantemente a las circunstancias a las que se ve expuesto mediante una serie de adaptaciones metabólicas que puedan contrarrestar dicha restricción. Se tratan de mecanismos vitales que pone en marcha el cuerpo para sobrevivir a las circunstancias y ser más eficiente. Estas adaptaciones se producen a muchos niveles:

  • Reducción del gasto metabólico basal, que corresponde al gasto de energía mínima necesaria para mantener todas las funciones básicas en funcionamiento.
  • Pérdida de masa muscular: se reduce la masa muscular como fuente energética dado que es un tejido muy activo con alto gasto calórico, es caro de mantener.
  • Alteración en la termorregulación corporal (producción de calor para mantener la temperatura corporal): se restringe la producción de calor corporal con tendencia a sentir más frío.
  • Sensaciones de desmotivación y apatía al movimiento de forma inconsciente para que la persona se mueva menos y así ahorrar gasto energético.
  • Pérdida de mineralización ósea, especialmente en mujeres.
  • Menos inversión energética al sistema inmune.
  • Disminución de las funciones reproductoras y hormonales.

Cómo enfocar la pérdida de peso

Ante este panorama es importante cambiar el enfoque que se está dando a nivel de nutrición al concepto de dieta actual y el comportamiento que muchos tienen en relación a ella. Como hemos visto mantener una conducta reiterada restrictiva no conduce a nada positivo y, por el contrario, la persona se va desvitalizando y perdiendo actividades muy funcionales que a la larga pueden alterar mucho la salud. Es importante que un profesional de la nutrición pueda ir trabajando los siguientes aspectos de forma muy individualizada para que gradualmente la persona recobre la energía perdida y recupere mayor funcionalidad metabólica.

  • Desdietizar el cerebro de la persona. Se debe volver a reeducar en alimentación sobre un nuevo concepto que la centre en alimentos y no productos. También trabajar el miedo que presentan ante ciertos alimentos y comidas y, sobre todo, que se vuelva a disfrutar comiendo.
  • Comer más cantidad de forma gradual y en función del caso para que el cuerpo se vuelva a adaptar a más disponibilidad de energía y relajar las adaptaciones que han surgido por la restricción. Se debería tener en cuenta que una dieta inferior a las 1.200 kcal es insuficiente a nivel nutricional.
  • Introducir y recomendar ejercicio físico adaptado e individualizado sobre todo para generar musculatura. Dar recomendaciones específicas de entrenamiento de fuerza para potenciar el tejido debilitado.
  • Aligerar el foco hacia el peso como único objetivo principal del tratamiento. Dar importancia a otros beneficios que se pueden ir consiguiendo con los puntos anteriores, que son más beneficiosos para la salud:
    • Mayor sensación de energía.
    • Mejora del tránsito intestinal.
    • Mejor calidad del cabello, con menos caída.
    • Piel y uñas más sanas y fuertes.
    • Regularidad menstrual y función reproductora.
    • Aumento de la lívido.
    • Mejora psicológica: menos esclavitud mental hacia la alimentación y todo el contexto que involucra la comida.

Posiblemente estamos ante un reto: cambiar esta situación tan típica del mundo de las dietas. Se debería ir modificando el concepto de dieta hipocalórica-restrictiva como tratamiento eficaz para la bajada de peso mediante la restricción de alimentos y recorte calórico hacia una tendencia dirigida a reforzar más la idea de cambios de hábitos y estilo de vida saludables que permitan mantenerse a largo plazo sin entorpecer la energía vital y motivación de la persona.

Lo que debes saber…

  • La persona que vive a dieta pasa por diferentes etapas cíclicas haciendo que su organismo pierda eficiencia metabólica para cada cambio de alimentación que se propone experimentar.
  • El resultado de seguir dietas restrictivas constantes conlleva no sólo la resistencia ante la bajada de peso, sino también falta de energía, estreñimiento, desarreglos hormonales…
  • Hemos de encaminarnos a reforzar más la idea de cambio de hábitos y estilo de vida saludables que permitan mantenerse a largo plazo sin entorpecer la energía vital y motivación.

Alessandra Huerta

Nutricionista consultora de Teladoc Health

2020-09-11T08:20:21+01:0014 agosto, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.