La importancia de la cuna

////La importancia de la cuna

La importancia de la cuna

La compra de la cuna no debe ser un acto inconsciente, sino que debe pensarse muy bien, ya que se han de tener en cuenta varios aspectos que facilitarán el descanso del bebé y le proporcionarán seguridad. LO QUE DEBES […]

La compra de la cuna no debe ser un acto inconsciente, sino que debe pensarse muy bien, ya que se han de tener en cuenta varios aspectos que facilitarán el descanso del bebé y le proporcionarán seguridad.

LO QUE DEBES SABER

¿Cuál elegir?

La elección de la cuna es importante, ya que asegura el buen descanso del bebé. Lo más aconsejable es que durante los primeros meses la cuna esté en la habitación de los papás por varias razones: facilita la vigilancia y el cuidado del bebé en sus múltiples despertares nocturnos y facilita, también, la lactancia materna o la alimentación del bebé.

Para elegir la mejor cuna se deben tener en cuenta los siguientes ítems:

  1. La edad del bebé.
  2. El espacio disponible en casa. Si es reducido hay cunas de madera o de tela, con cambiador y cajonera incluida que ahorran espacio.
  3. Seguridad: aunque casi todas las cunas ya lo cumplen, es importante que te asegures de que los barrotes de la cuna sean verticales y que entre ellos haya una distancia máxima de 7,5 cm para que tu bebé no pueda meter la cabeza. Asimismo, para evitar que introduzca entre ellos un brazo o una pierna, y pueda hacerse daño, es importante delimitarla con una protección (cojines rectangulares que se atan con cintas a lo largo de la cuna).
  4. Si se viaja con frecuencia, existen cunas que sirven para viajes, se pliegan y guardan en un bolso, son muy ligeras y fáciles de transportar.
  5. La economía hoy en día no es un tema menor, para eso tal vez la mejor opción son las cunas funcionales, aquellas que cuando el bebé crece se convierten en una cama pequeña en la que pueden estar hasta los 8-10 años, aproximadamente. Así se evita tener que comprar dos cosas (una cuna para bebés y una cama para niños).

Tipos de cunas

La cuna ideal durante los primeros meses del bebé debe ser pequeña y acogedora, como el útero materno; es importante que en ella el bebé se sienta cobijado. Lo ideal es un moisés o minicuna. El uso de esta cunita es de unos seis meses, dependiendo de la complexión del bebé.

Cuando el bebé crece se debe pasar a una cuna un poco mayor. Hay de varios tipos:

  • Practicuna o cuna funcional: tiene medida de cama individual y generalmente incorpora unas barandillas que posteriormente se pueden retirar para convertirse en una cama infantil válida hasta los 7 y 10 años.
  • Cuna de madera o mimbre: útil hasta los dos años aproximadamente
  • Cuna mecedora: ayuda a estimular el sueño del bebé y a calmarlo cuando está molesto por algo. Es un modelo que hace unos años estaba muy de moda y ahora se vuelve a ver de nuevo. El movimiento que produce es semejante al balanceo intrauterino que brinda la mamá al bebé cuando ella camina.
  • Cuna de viaje: plegable, que puede tanto puede usarse en casa como en los traslados o viajes.

Cómo proteger la cuna

Los bebés se mueven mucho, aunque sean recién nacidos, por lo que es recomendable recubrir los barrotes con un protector para evitar golpes. Si el bebé es muy movido se puede poner una chichonera, para proteger la cabecita. Se trata de una tira de goma-espuma cubierta de tela.

Si se utiliza una cuna con ruedas es importante moverla, idealmente, sin el bebé dentro para evitar accidentes.

No se deben dejar mantas ni cintas colgando de las barandillas para evitar la asfixia del bebé si éste las alcanzara o cayeran sobre él. Asimismo, es importante ajustar bien los móviles de cuna para que no caigan sobre el bebé.

CUÁL ES LA POSTURA IDEAL PARA DORMIR

El bebé debe dormir boca arriba o de lado, nunca boca abajo. Estudios científicos recientes demuestran que dormir boca arriba disminuye la incidencia de muerte súbita en el lactante.

En casos de reflujo intenso o de mucosidad abundante se recomienda incorporar ligeramente al bebé durante la noche de manera indirecta (nunca con un cojín o almohada), sino colocando, por ejemplo, un par de libros en las patas de la cabecera de la cuna o colocar una toalla bajo el colchón que eleve la mitad de su cuerpo y no sólo la cabeza.

¿Almohada?

No se recomienda el uso de almohadas o cojines en menores de dos años por el riesgo de asfixia. Más mayores tampoco es imprescindible y, si el niño está cómodo sin ella, sería mejor no ponerla.

Si un bebé utiliza almohada puede forzar la curvatura natural de su cuello, ya que al tener un cuello pequeño y la cabeza proporcionalmente más grande que el resto del cuerpo, el hombro impide un apoyo adecuado.

La almohada para un niño mayor debe ser bastante finita o poco alta, que no sea muy blanda y que sea del mismo tamaño que la cama. Debe llevar una funda lavable de un tejido muy suave y los materiales, que cada vez hay más, se recomiendan de fibra, pues facilitan la respiración y la oxigenación.

¿Cómo taparlo?

Si hace frío, la mejor manera de taparlo es mediante saquitos manta que son como una prenda de vestir y evitan el riesgo de asfixia al tiempo que resultan una buena fuente de calor.

Dra. Esther Martínez GarcíaEspecialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Leer más
La importancia de la cuna
5 ( 1 voto )
2018-06-10T18:22:44+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

La importancia de la cuna
5 ( 1 voto )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar