Salud Familiar | Bebé | Enfermedades |

Efectos de la contaminación y el tabaco en el bebé

Publicado por

Valora este artículo

La contaminación ambiental y el tabaco son irritantes de la vía aérea que pueden favorecer la incidencia de tos y asma en los niños. En las zonas urbanas los contaminantes los producen los vehículos a motor y las fábricas. En las zonas rurales los pesticidas y la quema de algunas sustancias como el carbón o la madera también son perjudiciales.

Exposición al humo del tabaco

El tabaquismo pasivo en el bebé hace referencia a la inhalación de los productos de combustión del tabaco fumado por personas que están en su entorno. El humo del tabaco es uno de los agentes contaminantes más extendidos y dañinos para la salud. En el 2002, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la OMS declaró que la exposición al aire contaminado por humo del tabaco provoca cáncer.

 

El humo del tabaco es una combinación de más de 4.000 sustancias químicas tóxicas e incluye al menos 42 componentes que causan cáncer. No es de extrañar que la inhalación de tabaco, aunque sea en pequeñas cantidades, tenga importantes consecuencias para la salud del niño. La mayor parte de sustancias tóxicas (85%) se encuentran en la combustión del cigarrillo y, el 15%, se encuentran en el humo espirado por el fumador.

 

Algunos de los componentes de la combustión del cigarrillo son: amoníaco, nicotina, arsénico, cadmio, cromo, tolueno, hidrocianida, cloruro de vinilo, benceno o monóxido de carbono.

Efectos del humo del tabaco durante el embarazo

Las mujeres embarazadas que fuman tienen mayor probabilidad de tener un parto prematuro y un bebé de bajo peso al nacer.

Efectos del humo del tabaco en el bebé

En los países industrializados, el tabaquismo pasivo, es la primera causa de muerte evitable en los niños.

 

Cada vez se da mayor importancia a la repercusión del tabaquismo pasivo en los niños y adultos. En la mayoría de estudios científicos en niños se ha encontrado relación entre el tabaquismo pasivo y enfermedades infantiles.

 

Los niños expuestos al humo del tabaco sufren con más frecuencia infecciones respiratorias (neumonía y bronquitis) y asma. También son más propensos a tener otitis media aguda.

 

El tabaquismo pasivo en los bebés es un factor de riesgo para la muerte súbita del lactante.

Prevención

La mejor prevención es el abandono del tabaco por parte de los padres para evitar la exposición al humo del tabaco en el hogar.

 

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre