Salud Familiar | Bebé | Enfermedades |

Icteria

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

¿Qué es?

La ictericia se define como el tinte amarillento de la piel, mucosas y secreciones debido a un aumento de bilirrubina en la sangre (producto resultante de la degradación de los hematíes en el hígado). Este aumento de bilirrubina se produce porque el hígado del neonato no puede eliminarla por el intestino y se acumula en el torrente sanguíneo. En el embarazo la placenta elimina la bilirrubina del bebé y es, el hígado de la madre, el encargado de procesar la bilirrubina y eliminarla por las heces.

 

Por lo general la ictericia neonatal es un trastorno leve y que se resuelve sin tratamiento. Es lo que se llama “ictericia fisiológica”, que aparece entre el segundo y tercer día y se resuelve en dos semanas. En este caso el bebé está sano y sin enfermedad.

 

Aproximadamente un 60% de los recién nacidos sanos presentan ictericia; esta se inicia en la cabeza y cara y después se extiende hacia tronco y extremidades (de cabeza a pies). Se puede apreciar con facilidad si al presionar con el dedo el color de la piel se blanquea. Cuando la ictericia disminuye lo hace en el sentido contrario a su aparición: de pies a cabeza.

 

En otros casos la ictericia puede ser un signo de enfermedad en el recién nacido.

Causas

La aparición de la ictericia en el recién nacido sano es debida a:

 

  • La concentración de hemoglobina disminuye bruscamente durante los primeros días de vida eliminando una gran cantidad de bilirrubina que el hígado no puede eliminar.
  • La vida de los hematíes (glóbulos rojos) es más corta que en los adultos y su degradación origina grandes cantidades de bilirrubina.
  • La función hepática es muy poco eficaz en los primeros días de vida.

La ictericia es un aspecto a controlar por dos motivos:

 

  • Puede ser signo de una enfermedad grave: infección o incompatibilidad de grupo sanguíneo.
  • Un exceso de bilirrubina no conjugada en la sangre puede depositarse en el cerebro y causar un grave daño neurológico: parálisis cerebral y sordera.

La edad de aparición de la ictericia en el recién nacido, es una orientación clave para saber la causa probable de la ictericia:

 

Ictericia que se inicia en las primeras 24 horas de vida:

 

  • Infecciones congénitas: citomegalovirus, herpes, rubéola, sífilis, toxoplasmosis…
  • Procesos hemolíticos: son enfermedades que causan la destrucción masiva de glóbulos rojos. En estos casos los niveles de bilirrubina pueden ser muy altos y causar daño cerebral, por lo que es muy importante su diagnóstico precoz.
  • Incompatibilidad de grupos sanguíneos (ver apartado).
  • Déficit de Glucosa-6-fostato-deshidrogenasa (G6PD): enfermedad que consiste en el déficit de una enzima presente en los glóbulos rojos (G6PD) y que los hace sensibles a ser destruidos por algunos fármacos y la ingestión de habas.
  • Esferocitosis: glóbulos rojos en forma de esfera que los hace muy frágiles, por lo que se rompen con facilidad.

Ictericia que se inicia entre los dos días y las dos semanas de vida:

 

  • Ictericia fisiológica: es un proceso normal que afecta a más de la mitad de los recién nacidos; no se relaciona con ningún problema de salud y se resuelve sin tratamiento a las dos semanas de vida. Es debido a la inmadurez de la función hepática. Es la causa más frecuente de ictericia en el recién nacido.
  • Ictericia por lactancia materna: es otra forma común de ictericia del recién nacido que no representa gravedad. La causa de esta hiperbilirrubinemia no está clara. El tinte amarillento en la piel del bebé puede permanecer hasta los dos meses pero no tiene ninguna repercusión para su salud. La madre puede continuar a amamantando a su hijo con toda tranquilidad.
  • Infección: sepsis, infección de orina, neumonía…
  • Cefalohematoma.
  • Policitemia: presencia de niveles altos de glóbulos rojos. Es más frecuente en prematuros.
  • Prematuridad.

Ictericia que se inicia con más de dos semanas de vida:

 

  • Ictericia por lactancia materna: al bebé no le causa problemas.
  • Infección.
  • Hipotiroidismo congénito.
  • Atresia de vías biliares: es una obstrucción de los conductos que transportan la bilis desde el hígado a la vesícula biliar.
  • Hepatitis neonatal.

Tratamiento

En los casos de ictericia fisiológica y por lactancia materna no hay que realizar ningún tipo de tratamiento, ya que es un estado normal del bebé y se resuelven espontáneamente.

 

El tratamiento más común de las ictericias causadas por una enfermedad, es la exposición del recién nacido a la luz ultravioleta (fototerapia). Se coloca al niño bajo una lámpara ultravioleta durante unas horas al día. La luz ultravioleta descompone la bilirrubina y ayuda al hígado del bebé a eliminarla.

 

Cuando la bilirrubina se eleva hasta niveles considerados peligrosos o bien, la fototerapia no es eficaz, se realiza una exsanguinotransfusión. Consiste en extraer sangre por la vena umbilical del bebé y se sustituye por sangre de donante

 

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Icteria was last modified: noviembre 3rd, 2016 by canalSalud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre