Asistencia geriátrica

Asistencia geriátrica

En la asistencia a las personas mayores lo más importante es la prevención de la dependencia y poder mantener al anciano en su ambiente, en su comunidad. Para poder realizarlo y responder a las necesidades de los ancianos en los […]

En la asistencia a las personas mayores lo más importante es la prevención de la dependencia y poder mantener al anciano en su ambiente, en su comunidad. Para poder realizarlo y responder a las necesidades de los ancianos en los diferentes momentos de su evolución existen la geriatría y la gerontología.

 

Se define la asistencia geriátrica como el conjunto de acciones y niveles de ayuda y soporte tanto hospitalario como extrahospitalario, institucional, domiciliario, sanitario, psicológico y social. Todos estos niveles están destinados a prestar atención interdisciplinar, con la colaboración de múltiples profesionales que trabajan coordinadamente y de forma organizada para el beneficio del anciano en todos sus aspectos, de forma progresiva y adaptada a las necesidades de cada momento.

 

Estos niveles de asistencia han de ser también integrados en la asistencia sanitaria y social de la comunidad e influir de forma integral en los diferentes aspectos del individuo.

 

Así pues, los niveles asistenciales básicos son, en la geriatría como en otras especialidades médicas, la atención primaria y la atención hospitalaria.

 

En la atención primaria los principales agentes son el médico de familia (el de cabecera de toda la vida) y la enfermera de primaria, que trabajando en conjunto atienden a los ancianos de la comunidad. A los que mantienen una capacidad de deambulación y traslado fuera del domicilio se les atiende en las consultas, mientras que los más limitados entrarían en los diferentes programas de atención domiciliaria. En los casos más complicados se suele solicitar la ayuda de los equipos del Programa de Atención Domiciliaria y Equipos de Soporte (PADES). También pueden coordinarse con los equipos de geriatría domiciliaria, que pueden estar disponibles desde diferentes hospitales según el área sanitaria. La importancia de la atención primaria (o al menos, de la presencia de un médico de cabecera responsable del paciente) radica en la visión longitudinal y a largo plazo del anciano y en la comprensión de su posición e interrelación con la comunidad.

 

En caso de que la persona mayor caiga en enfermedad aguda puede ser necesario el ingreso hospitalario para su control y recuperación. En muchos centros se dispone de unidades geriátricas de agudos, en las que el enfoque del paciente mayor con enfermedad aguda es primordialmente el de la geriatría, teniendo en cuenta las características de la presentación y evolución de las enfermedades en las personas ancianas.

 

Una vez que el paciente se estabiliza pasa a una atención intermedia, de rehabilitación o de convalecencia. Esta puede realizarse bien en áreas hospitalarias de media estancia, donde se ofrece una atención recuperadora y terapéutica intensa, bien en hospitales de día, en los que el paciente acude desde su domicilio para realizar la rehabilitación, de menor intensidad que en la media estancia, o incluso en la atención domiciliaria en los casos que no toleren o precisen grandes intensidades de rehabilitación.

 

En ciertos casos no es posible una restitución al nivel de independencia previa al episodio agudo. Dependiendo de las necesidades se ofrecen diferentes niveles de atención. Para los pacientes más inestables están las unidades hospitalarias de larga estancia. En caso de estabilizarse, pero sin posibilidades de recuperación, si puede ser atendido por su familia en su casa, pasa a ser responsabilidad de la atención domiciliaria, bien desde el hospital o por unidades especializadas (en las fases más tempranas), bien desde la atención primaria, aunque lo ideal es la colaboración integral entre ambos equipos. En caso de no poder ser cuidado en su casa, existen las residencias asistidas, que dan atención a pacientes con dependencia severa, pero estabilizados clínicamente.

 

Respecto las necesidades de cuidados sociales, que siempre acompañan poco o mucho a las necesidades clínicas de las personas mayores, también existen diferentes niveles de actuación.

 

En primer lugar, para los cuidados domiciliarios, se puede proporcionar la colaboración de trabajadores sociales que ayuden a la consecución de las necesidades básicas (la higiene, la alimentación, la movilización y transferencias, etc.), de forma más o menos prolongada a lo largo del día (desde unas horas hasta estar permanentes en el domicilio). Una ayuda importante es la teleasistencia, en la que por vía telemática y telefónica se presta soporte sanitario y personal a ancianos que viven solos con independencia limitada, activando recursos a domicilio cuando es necesario.

 

Los centros de día ofrecen soporte a los ancianos y sus familias, cuando aún son capaces de seguir en la comunidad. Los hogares o clubes de ancianos ayudan a la socialización de ancianos independientes, mientras que los centros de día terapéuticos ofrecen contención, prevención, rehabilitación y apoyo familiar (descanso y descarga de los cuidadores principales) a pacientes con ciertas patologías, como en el caso de las demencias.

 

En caso de que la persona mayor no pueda mantenerse en su comunidad ni ser atendida por los suyos, existen los centros residenciales, tanto públicos como privados o concertados. Pueden ser asistidos, para pacientes con necesidades clínicas y sanitarias, como para pacientes con un menor grado de dependencia.

 
 

Leer más
Asistencia geriátrica
Valora este artículo
2018-06-10T11:36:42+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Asistencia geriátrica
Valora este artículo
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar