4 Min de lectura | La Valoración Geriátrica Integral (VGI) es un procedimiento mediante el cual se realiza una evaluación completa del estado del paciente geriátrico, que engloba el aspecto físico, psicológico y social desde un punto de vista multidisciplinar.

 Las personas mayores requieren mayores cuidados de diversos tipos debido al elevado número de problemas y patologías que padecen, a menudo difíciles de diagnosticar y valorar.

Por ello, la valoración geriátrica integral combina tres campos: valoración clínica o biomédica, valoración funcional, es decir, de las capacidades del anciano y, por último, la valoración pico-social.

Objetivo de la valoración geriátrica integral

El objetivo es elaborar y establecer una estrategia multidisciplinar de intervención que permita mejorar la exactitud del diagnóstico y descubrir problemas de salud.

Por otro lado, desarrollar un plan integral de tratamiento para conseguir: mayor grado de independencia, calidad de vida, mejorar el estado funcional y cognitivo y disminuir la mortalidad.

Y, por último, realizar un seguimiento a largo plazo que permite optimizar los recursos sociales y económicos que tiene cada paciente.

Cada caso particular es distinto:

  • En ancianos sanos, la valoración tendrá como objetivo establecer parámetros de comparación y medidas preventivas de posibles enfermedades y dependencias futuras.
  • En ancianos frágiles es donde tiene su foco el tratamiento multidisciplinar.
  • En ancianos con dependencia permitirá prevenir complicaciones, ayudar a la toma de decisiones clínicas y de cuidado, evaluar el equilibrio entre riesgo, beneficios y costes de las necesidades y soluciones para cada caso.

¿Quién realiza cada valoración?

Valoración clínica

La realiza el profesional de la medicina y/o de la enfermería, centrándose en los aspectos físicos, psicológicos y sociales para detectar una parte de los problemas del anciano.

La valoración clínica se suele centrar en patologías como enfermedades pasadas y las secuelas de ellas, en las enfermedades actuales y en la detección de factores predisponentes de enfermedades futuras.

Valoración funcional

La valoración funcional se realiza desde los profesionales de la fisioterapia, para recabar información sobre la capacidad de la persona de realizar las Actividades de la Vida Diaria, es decir, las que permiten que una persona sea autónoma e independiente.

Estas actividades pueden ser de todo tipo y sirven para evaluar si la persona puede mantener su independencia en el entorno habitual.

La valoración del estado mental del paciente

Generalmente la valoración mental es realizada por profesionales de la psicología, llevando a cabo una evaluación completa del estado cognitivo, afectivo y detectando la posibilidad de coexistencia de demencia.

La valoración social

Es realizada por el profesional de la asistencia social atendiendo al estado de la vivienda y de adaptación del paciente a su entorno social, las posibilidades de tener cuidadores formales y otros recursos sociales. Más información sobre la valoración social

Valoracón geriátrica integral: médico serio en su lugar de trabajo

¿Cómo y dónde se realiza?

La VGI puede realizarse en cualquier punto del sistema sanitario (público o privado): hospitales de agudos, hospitales de día, centros sociosanitarios y de atención primaria, residencias geriátricas, consultorios, incluso, en el domicilio.

Para llevar a cabo la valoración, se realiza:

  • Una historia clínica completa
  • Exploración física
  • Estado nutricional
  • Presencia de dolor, heridas y úlceras cutáneas
  • Análisis de la comorbilidad, es decir, presencia de diferentes enfermedades en un único paciente
  • Valorar la fragilidad

El proceso de VGI permite un gran aumento en la eficacia de los resultados terapéuticos, ya que permite:

  • Mejorar la precisión diagnóstica.
  • Disminuir la medicación y realizar un uso más racional de los fármacos.
  • Mejorar la función física, cognitiva y mental
  • Mejorar la sensación de bienestar.
  • Aumentar las posibilidades de los pacientes de permanecer en su propio domicilio.
  • Retrasar el ingreso en residencias, centros sociosanitarios y hospitalarios.
  • Reducir la mortalidad.

Escalas de valoración

Para realizar la valoración geriátrica integral generalmente se utilizan diversas escalas y test validados, ya que facilita la exploración de forma, incluso, más exhaustiva, aumenta la sensibilidad diagnóstica y consigue resultados homologados y homologables.

Igualmente, el uso de escalas y test validados permite cuantificar el grado de deterioro, evaluar cambios en el tiempo y ofrecer resultados reproducibles, sensibles, específicos y bien tolerados.

 

Lo que debes saber…

  • La valoración geriátrica integral es un método diagnóstico dinámico, multidimensional, interdisciplinario que implica a distintos profesionales de la medicina, la enfermería, la fisioterapia, la psicología y la asistencia social.
  • Ayuda a determinar la evaluación global de la persona para detectar y cuantificar las necesidades de un paciente determinado.
  • Se abordan sus problemas clínicos, sus capacidades funcionales, sus problemas psicológicos o mentales, así como sus problemas sociales y de adaptación al entorno.

 

Dra. Elisabeth Herrero Vila

Médico Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

Médico colaborador de Teladoc Health