Salud Familiar | Mujer | Mujer en el deporte |

Actividad física según la edad de la mujer

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Actividad física según la edad de la mujer
5 ( 1 voto )

Las diferentes etapas de la vida y del crecimiento de la mujer están acompañadas por cambios físicos y hormonales que se ven reflejados en sus cuerpos. La actividad y la intensidad deportiva irán de la mano de los cambios en esas etapas.

 

“Cada persona tiene características propias, empezando por algo tan básico como el sexo, siguiendo por parámetros como la edad, y acabando por las innumerables patologías que hay descritas hoy en día. Por estas razones, la actividad que cada uno practique debe de estar adaptada e individualizada. Son muchos los factores a tener en cuenta y a valorar, porque hoy en día cualquiera se calza unas zapatillas y hace ejercicio”. Así de sencillo describe la Dra. Eva Ferrer –especialista en Medicina del Deporte- las diferentes variables que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en comenzar una actividad deportiva.  Pero si ponemos juntas las variables “mujer + edad”, entonces los resultados sobre la actividad física según la edad serán infinitos.

 

Cada etapa de la vida –niñez, adolescencia, adultez, ancianidad- va acompañada de cambios físicos y hormonales, que en el caso de las mujeres es muy notorio. Por lo tanto, en cada edad se deberán tener en cuenta diferentes factores para realizar deporte.

“Nuestro cuerpo es como una hucha: toda aquella actividad que se haga desde la infancia va a permitirnos tener una mejor salud a medida que pasen los años, sobre todo cuando llegue la menopausia”, puntualiza la Dra. Ferrer.  Y agrega: “El deporte en las más pequeñas no sólo es una herramienta para sumar salud física, sino que será muy importante a nivel de desarrollo cognitivo, en el rendimiento escolar, y para la socialización desde etapas tempranas. El ejercicio de inicio será un juego en el que no sólo  se trabaja a nivel físico sino también mental y social. Además, está más que aceptado que la práctica deportiva  promueve valores de compromiso, compañerismo o solidaridad entre otros, que serán de gran importancia más adelante”.

 

Con la llegada del ciclo menstrual, además de los cambios fisiológicos que afectan a todas las mujeres, algunas de ellas notan que  viven más intensamente los cambios hormonales que otras, lo cual les afecta a la hora de practicar deporte. “Este ciclo que se repite cada mes puede verse alterado por la práctica de deporte, sobre todo aquel que requiere de elevada exigencia. En algunos casos, las deportistas tienen ciclos irregulares e incluso pueden llegar a perder la menstruación, lo que se conoce como amenorrea”, explica la Dra. Ferrer. Sin embargo, no es lo más habitual. Lo más extendido es que con cada etapa del ciclo, la mujer pueda adaptarse a sus cambios hormonales e incluso, aprovecharlos: “Según la etapa del ciclo en la que se encuentre la mujer, el efecto de cada hormona en la práctica deportiva puede variar. Tras la ovulación, la concentración elevada es la de la progesterona, mientras que tras el período durante la fase folicular los que predominan son los estrógenos. Es sobre todo en esta última fase en la que se recomienda el entrenamiento de fuerza”.

 

Las dudas llegan con el embarazo: ¿hacer o no hacer deporte?. La verdad es que, a excepción de embarazos de riesgo, mantenerse activa durante el embarazo es necesario: “El ejercicio mejora la condición aeróbica, el control de peso, ayuda en la prevención de la diabetes gestacional y del dolor de espalda, entre otros. La rutina de ejercicio de la embarazada debería incluir actividad aeróbica, de fuerza y de flexibilidad, y ser progresiva en cuanto a intensidad y tiempo”,  precisa Ferrer. “Aquellas mujeres que son deportistas y se quedan embarazadas, en la mayoría de las ocasiones pueden seguir practicando el mismo deporte, siempre y cuando se realicen las adaptaciones necesarias y tengan la supervisión adecuada”.

     

    ¿Y qué pasa entonces cuando el ciclo reproductivo comienza a remitir y aparece la menopausia? ¿Cómo seguir con el deporte cuando apenas se puede manejar lo que le pasa al propio cuerpo?  Pues tiene todo el sentido: el deporte tiene un factor positivo en el estado de ánimo ya que no sólo mejora la forma física sino que también lo hace en su estado anímico. “En la menopausia existe una alteración en lo que respecta al ciclo hormonal; el cuerpo y la mente de la mujer cambian. Aparecen cambios físicos, síntomas y sensaciones que –en ocasiones- producen grandes molestias y alteraciones fisiológicas. La actividad física según la edad puede ayudar, por ejemplo, a fortalecer los huesos que se debilitan, a aumentar la fuerza, o a ofrecer una mayor protección al sistema cardiovascular”, detalla  Eva Ferrer.  Las opciones entonces son varias: “El inicio puede ser basarse en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS): hay que realizar como mínimo unos 150 minutos de deporte a la semana para obtener beneficios para la salud. Añadir actividades como el taichí o yoga, bailar o actividades acuáticas (siempre combinadas con aquellas que se hacen “con los pies en el suelo”) son grandes opciones para estar en forma”.

     

    Pequeñas o grandes deportistas; madres, abuelas y nietas. Queda claro que siempre es beneficioso para las mujeres realizar una actividad física según la edad de cada una de ellas. Eso sí: nunca hay que olvidar que antes de comenzar cualquier deporte hay que realizarse un chequeo previo y que el primer paso en una nueva rutina deportiva debe ser ponerse siempre en manos de un profesional.

     

    Canal SALUD

    Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

    Deja un comentario

    Todos los campos son obligatorios

    Conectar con Facebook

    Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre