2 Min de lectura | Durante la adolescencia se deben reforzar los hábitos alimentarios saludables:   Realizar una alimentación equilibrada con variedad de alimentos para lograr cubrir todas las demandas de nutrientes aumentadas en esta etapa. Fraccionar la alimentación en 5 ingestas para asegurar el […]

Durante la adolescencia se deben reforzar los hábitos alimentarios saludables:

 

  • Realizar una alimentación equilibrada con variedad de alimentos para lograr cubrir todas las demandas de nutrientes aumentadas en esta etapa.
  • Fraccionar la alimentación en 5 ingestas para asegurar el aporte nutricional necesario para el crecimiento y maduración.
  • Se recomienda una correcta distribución calórica de la dieta siendo: 12-15 % de la energía total en forma de proteínas, 50-60 % de la energía total en forma de hidratos de carbono y el 30-35% en forma de grasas.
  • No saltarse nunca el desayuno y realizarlo completo. Se recomienda una ración de lácteos (yogur o queso o leche), un farináceo (pan o cereales de desayuno o galletas simples) y fruta (una pieza entera o en forma de zumo natural).
  • Evitar el picotear entre horas para prevenir el exceso de calorías vacías (sin valor nutritivo).
  • Consumir a diario farináceos y combinarlos con su forma integral (pan, arroz, patata, pasta, legumbres).
  • Consumir a diario verdura y ensaladas como plato principal o acompañamiento.
  • Introducir proteínas de alto valor biológico en su alimentación diaria (pescado, carne o huevo).
  • Moderar el consumo de bebidas azucaradas (refrescos, zumos envasados,..) y promover el agua, los zumos naturales o los batidos de leche con fruta.
  • No abusar de los platos precocinados o comidas rápidas por su exceso en grasas y calorías.
  • Promover la práctica diaria de ejercicio físico.

 

 

Dr. José Félix Meco

Especialista en Medicina Interna

Medico consultor de Advance Medical

 

Deborah Blasco

Enfermera especialista en Nutrición

Enfermera consultora de Advance Medical