2 Min de lectura | Las pautas nutricionales son recomendaciones para lograr unos hábitos alimentarios saludables y se establecen junto con el consumo de alimentos aconsejados. Estos hábitos se aprenden y se deben intentar establecer desde la infancia para responsabilizar a la persona en su […]

Las pautas nutricionales son recomendaciones para lograr unos hábitos alimentarios saludables y se establecen junto con el consumo de alimentos aconsejados. Estos hábitos se aprenden y se deben intentar establecer desde la infancia para responsabilizar a la persona en su elección de alimentos y preparación, en definitiva en su acto de comer.

Las pautas nutricionales más frecuentes son:

  • Fraccionar la comida en 3-5 ingestas (desayuno, media mañana, comida, merienda, cena) para lograr mayor variedad de alimentos.
  • Se recomienda comer despacio y masticar bien los alimentos.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra (verduras, legumbres, cereales integrales, fruta fresca).
  • Consumir lácteos a diario. Los descremados son la mejor elección porque contienen la misma calidad nutricional sin añadir grasa saturada (queso fresco, yogur desnatado y leche desnatada o semidesnatada).
  • Disminuir el consumo de grasa saturada y colesterol. Elegir preferiblemente las carnes más magras (pollo y pavo sin piel, conejo, ternera magra, solomillo de buey, lomo de cerdo, caballo,…) y quitar la grasa visible antes de su cocinado.
  • Consumir un mínimo de 3-4 raciones de pescado a la semana y aumentar la frecuencia de pescado azul. Contiene grasas saludables (omega3).
  • Utilizar técnicas culinarias con poca grasa (plancha, horno, papillote, vapor, hervido y cocido) y moderar los fritos, empanados, rebozados y guisos, por su exceso de grasa.
  • Reducir el consumo diario de bollería, pastelería y platos precocinados por su elevado contenido en grasas y azúcares.
  • Moderar el consumo de sal, azúcar, miel y alcohol.
  • Beber un mínimo de 1,5-2 litros de líquidos a diario para evitar la deshidratación, especialmente en niños y ancianos. Se aportan a través de: sopas, zumos, infusiones, agua,….
  • Practicar ejercicio físico de forma habitual y moderada.

Dr. José Félix Meco

Especialista en Medicina Interna

Medico consultor de Advance Medical

Deborah Blasco

Enfermera especialista en Nutrición

Enfermera consultora de Advance Medical