Salud Familiar | Niño | Crecimiento y desarrollo del niño |

Cómo fomentar la autonomía del niño

Publicado por

Valora este artículo

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Promover la autonomía en los niños se basa en inculcar o educar en hábitos de independencia en el día a día.
  • Un primer paso podría ser la elección de la ropa o los accesorios del peinado, el comer solito o bien que se duchen prácticamente solos.
  • Se debe premiar el esfuerzo y no el resultado, acompañando con cariño los pequeños “errores”.
 

Autonomía niñosEn general la sobreprotección de los hijos para evitarles sufrimientos no debería impedir dar ese margen de confianza a los más pequeños para que se enfrenten a las dificultades del día a día, desde comer solo en el bebé hasta se lave los dientes solitos un niño de tres años. Cada cosa a su momento y un momento para cada cosa. Quizás ese sería el lema para fomentar la autonomía: a cada edad una tarea que el niño pueda asumir sin excesivas frustraciones y llenar esos momentos de independencia con paciencia, sin prisas.
 
Las prisas juegan malas pasadas, otras veces los propios miedos de los papás privan a los niños de experimentar o enfrentarse a situaciones nuevas o de mayor dificultad. Dar oportunidades educa, fortalece, aumenta la autoestima y estimula su creatividad y su desarrollo intelectual.

La autonomía y los hábitos

Promover la autonomía en los niños se basa en inculcar o educar en hábitos de independencia en el día a día. Estos hábitos no son más que pequeñas tareas que los más pequeños pueden hacer por sí solos y, están relacionadas, con su higiene, el vestido, el orden o la alimentación. Un hábito es algo que se repite, que ordena el tiempo y la vida del niño, fomenta su seguridad y, si él es el responsable, le da una cierta sensación de control y de decisión que lo incentiva para seguir aprendiendo a ser autónomo.
 
Autonomía niñosUn primer paso podría ser la elección de la ropa o los accesorios del peinado, el comer solito o bien que se duchen prácticamente solos bajo la supervisión del adulto, por supuesto. No se puede pretender que lo hagan bien a la primera: se pondrá ropa del revés, se manchará comiendo o bien no se aclarará bien el champú… ¡No importa! Si le se le ofrece esas oportunidades, cada vez lo hará mejor. Al principio lo importante no es que lo hagan bien o mal sino que disfruten de la seguridad y el orgullo de hacerlo solos. Se debe premiar el esfuerzo y no el resultado, acompañando con cariño los pequeños “errores” cometidos con frases como: “Lo has hecho excelente, déjame que te ayude a quitarte este poquito de jabón” “Qué bien has comido, ¿quieres que te de la última cucharada de sopa?” “¡Estás preciosa! Solo falta un detalle… este botoncito”.

Puntos clave

  1. Promover la autoestima
  2. Respetar los tiempos de aprendizaje
  3. Respetar el proceso madurativo del niño
  4. Evitar el uso de etiquetas
  5. Aceptar el error como parte del proceso de aprendizaje
  6. Reconocer el esfuerzo
  7. Felicitar los logros
  8. Motivar pero no frustrar
  9. Darse tiempo y tener paciencia
  10. Promover las rutinas
LA OPINIÓN DEL ESPECIALISTA

 
Para ayudarnos y aportarnos consejos e información a medida que nuestros hijos crecen, es importante contar con un pediatra cerca. En algunos momentos también puede ser de ayuda la opinión de un psicólogo. Con MAPFRE tenemos ambos servicios cubiertos, ya que ofrece el Servicio de Orientación Médica Pediátrica y de Orientación Psicológica, ambos de acceso gratuito para los asegurados. Para más información, llama al 902 20 40 60.
 

 

TEMAS RELACIONADOS

 
 
Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre