2 Min de lectura | A pesar de que gracias a la vacunación los casos se han reducido mucho, la tos ferina es una enfermedad larga, persistente y resistente al tratamiento.

Resumen del contenido

La tos ferina es una enfermedad bacteriana altamente contagiosa que causa una tos muy molesta e incontrolable y puede causar dificultad respiratoria en el niño. Es una enfermedad extendida por todo el mundo y es especialmente peligrosa en los niños menores de tres meses no vacunados.

Causas

La tos ferina está causada por la bacteria Bordetella pertussis y produce una infección de las vías respiratorias altas.

Es una enfermedad altamente contagiosa por las secreciones de la persona infectada cuando tose o estornuda.

Gracias a la vacunación sistemática en los niños se ha reducido el número de casos de tos ferina. La vacuna no produce protección total, ni permanente, por lo que todavía sigue siendo una amenaza potencial, especialmente para los niños menores de 2 meses de edad.

Síntomas

Cuando empieza la enfermedad los síntomas son similares a un resfriado: fiebre, tos, malestar y mucosidad o incluso a las de un niño asmático. A los 10 o 12 días del inicio de los síntomas empieza la tos característica, en salvas y con un ruido inspiratorio típico al final de cada acceso de tos (llamado «gallo» inspiratorio). Muchas veces la tos es tan fuerte que puede llevar al vómito.

La infección es larga, con una tos muy persistente y resistente al tratamiento que puede durar hasta 6 semanas o más (en oriente esta enfermedad es conocida como la «enfermedad de los 100 días»).

En los bebés es una enfermedad potencialmente peligrosa porque puede producir apneas y asfixia.

Tratamiento

Se usan antibióticos para acortar la duración de la enfermedad y para evitar que sea contagiosa. Los antibióticos son más efectivos en las primeras fases de la enfermedad.

En general son poco eficaces las medicinas contra la tos.

En algunos casos se puede complicar la infección con una neumonía.

La mejor prevención es la vacunación DTPa (tétanos, difteria, tos ferina) a partir de los dos meses de vida.

 

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical