Trastornos hipofisiarios

2 minutos | La hipófisis es una glándula situada en la cabeza y se encarga de la producción de una gran cantidad de hormonas.

Está formada por varias partes: los lóbulos: el anterior y el posterior y el tallo hipofisario. El tallo es la estructura que conecta la hipófisis con el hipotálamo (estructura cerebral productora de hormonas).

Desde el hipotálamo se liberan sustancias que estimulan la producción de hormonas por parte de la hipófisis. Las hormonas sintetizadas por la hipófisis pasan al torrente sanguíneo para llegar a los diferentes órganos donde realizan su función: tiroides, ovarios, testículos…

 

Las hormonas que se producen en el lóbulo anterior de la hipófisis:

 

  • GH: hormona del crecimiento

  • Prolactina: hormona indispensable durante la lactancia para la producción de leche.

  • TSH: hormona tirotropa que estimula la producción de hormonas tiroideas

  • ACTH: hormona corticotropa que estimula la liberación de hormonas en la glándula suprarrenal

  • FSH y LH: hormonas que estimulan al folículo y al ovario

En el lóbulo posterior se almacenan las siguientes hormonas:

 

  • Vasopresina: también llamada hormona antidiurética; su función es concentrar la orina para que el cuerpo pierda menos agua.

  • Oxitocina: hormona imprescindible para producir las contracciones uterinas y la secreción de leche.

Las alteraciones hipofisarias pueden originar defecto o exceso de una o varias hormonas.

 

La causa más frecuente de exceso de función hipofisaria son los tumores productores de hormonas (de una o varias a la vez). También existen tumores no funcionantes.

 

Los síntomas de los tumores hipofisarios se pueden resumir en tres grandes bloques:

 

  • Síntomas que dependen del tipo de hormona que se esté sintetizando en exceso: hipertiroidismo (TSH), galactorrea o emisión de leche (prolactina) o aumento exagerado del crecimiento (GH).

  • Síntomas del déficit del resto de hormonas que no se sintetizan en la hipófisis.

  • El efecto compresivo del tumor sobre las estructuras cercanas a la hipófisis: cefalea, compresión del quiasma óptico (origina defectos en la visión y parálisis de los músculos oculares).

Tratamiento

El tratamiento de cada caso depende de las circunstancias de cada niño, se emplean medicinas que frenan la producción exagerada de las hormonas que están elevadas y se sustituye la función de las que escasean.

 

El tratamiento del tumor va encaminado a reducir su tamaño: fármacos y radioterapia. En algunos casos es necesaria la cirugía.

 

Otras alteraciones hipofisarias también producen exceso o defecto en la producción de hormonas pero su causa no es un tumor, sino que puede ser una infección, un problema de irrigación sanguínea, como efecto secundario de la cirugía o de la radioterapia o bien alteraciones genéticas.

 

Dra. Esther Martínez García
Especialista en Pediatría
Médico consultor de Advance Medical

2018-06-28T15:42:20+01:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.