La timidez en el niño

4 minutos | No se nace siendo tímido sino que se “aprende”, tanto por experiencia propia como por presenciar conductas y formas de comportamiento de otros. ¿Cómo resolver la timidez en el niño?

La timidez  en el niño es un problema más o menos frecuente que puede presentarse, en mayor o menor grado, en determinadas situaciones. Si esta timidez provoca estados de estrés, ansiedad y se hace patológica, es necesario consultar a un especialista, ya que la falta de socialización puede afectar al aprendizaje y a la escolarización del niño.

La timidez se aprende

El niño-Psicologia infantil-timidezUna timidez extrema puede ser una manifestación clara de una falta de seguridad y autoestima en el niño. Aunque no se descarta que influyan factores genéticos que puedan “predisponer” hacia la timidez, es cierto que los factores emocionales y ambientales tienen un gran peso que hacen pensar que no se nace siendo tímido, sino que se “aprende” tanto por experiencia propia como por presenciar conductas y formas de comportamiento de otros. Así, los modelos de conducta que el niño observa en su actuación diaria se convierten en un elemento importante.

Si se le suele castigar con mucha frecuencia, desvalorizar o ridiculizar a menudo, sobre todo comparándolo con otros niños, o si se le impide mostrar sus emociones y expresarse adecuadamente, es fácil comprender que la timidez le servirá de protección, como un escudo defensivo que le permitirá no enfrentarse a esas situaciones donde dudará de su capacidad y habilidades para poder salir airoso de las mismas.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

La timidez en el niño pasa a ser un problema del que debemos preocuparnos cuando el niño adopta las siguientes posiciones:

  • Rehúye las relaciones sociales: no quiere verse con los niños del colegio, pone pegas constantemente para relacionarse y hasta llega a decir que no quiere ir al patio a jugar.
  • No se relaciona: en el colegio los profesores alertan de que no se relaciona en clase, no quiere contar nada en voz alta o bien, si lo hace, lo pasa muy mal.
  • Se esconde detrás de nosotros cada vez que nos encontramos a alguien de la calle.
  • No participa sistemáticamente en las actividades conjuntas con otros niños.

¿Qué se puede hacer con la timidez en el niño?

  • Ayuda psicológica: si la timidez ha llegado a un extremo en el que el niño ve afectado su rendimiento escolar, lo aísla socialmente y vive situaciones de estrés y ansiedad frecuentes, debería considerarse la opción de pedir ayuda profesional.
  • Averiguar el origen de la timidez en el niño para tratarla con mayor eficacia. Las causas pueden ser múltiples: genéticas, ambientales, emocionales, de aprendizaje… El niño tímido no lo es por capricho o mala educación. Detrás suele haber sufrimiento emocional y sentimientos de ser diferente.El niño-Psicologia infantil-timidez
  • Hacer equipo para que el niño venza su timidez: tanto padres como profesores deben hacer equipo para conseguir que el niño mejore su integración social.
  • Tratar el problema con naturalidad sin que vea en los padres una preocupación excesiva ya que si no podría suponer una carga adicional.
  • Dar confianza y tiempo: motivarlo a que vaya superando, conforme a su edad, nuevos retos pero sin agobiarle. Cada niño tiene sus propias estrategias para afrontar las situaciones estresantes y debemos potenciarle las que consideremos adecuadas.
  • No juzgar al niño: intentar que se sienta comprendido y, sobre todo, no banalizar el problema porque seguro que para él es un factor de ansiedad importante.
  • Dar la posibilidad al niño de que cuente lo que le pasa: no adelantarse a responder o pensar por él.
  • Propiciar situaciones de relación cómodas para el niño: quedar con amigos con hijos en ratos los libres puede ser una buena idea.
  • No presionarle: el niño debe sentirse libre de poder actuar. Cuanto más se le presione, menos va a responder.
  • Demostrarle que lo queremos tal y como es: mostrarle lo importante que es para nosotros y felicitar los logros.
  • No compararle con otros niños: esto puede dañar su autoestima y agravará el sufrimiento. No ridiculizarlo ni hacerle sentir diferente a los demás. No compararlo peyorativamente con otros niños. Lo que a él le sucede le pasa a mucha gente.
  • Hacerle ver que su caso no es único: mostrarle que todos nos enfrentamos a diario a situaciones que nos cuestan más de lo normal y en las que podemos sentirnos inseguros pero que hay que afrontarlas.
  • Intentar fomentar actividades que le guste hacer o que le salgan muy bien.
  • No obligarle a realizar actividades en grupo si no está preparado para ello: lo fundamental es mostrarle, con cariño y sin forzar en ningún caso, que potenciar la expresión artística puede ayudarle a “soltarse”, a coger confianza en sí mismo y a expresar lo que siente. Los talleres de pintura, teatro, danza o música podrían ayudar.

LO QUE DEBES SABER…

  • Si la timidez provoca estados de estrés, ansiedad y se hace patológica, es necesario consultar a un especialista.
  • No se nace siendo tímido sino que se “aprende”, tanto por experiencia propia como por presenciar conductas y formas de comportamiento de otros.
  • Para ayudar al niño a relacionarse debemos tratar el problema con naturalidad, no compararlo, forzarlo ni juzgarlo y darle tiempo y confianza, entre otras cosas.

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

2018-08-24T11:32:47+02:002 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.