3 Min de lectura | La colocación de las carillas dentales es una técnica mínimamente invasiva cuyos resultados confieren, en la mayoría de los casos, un aumento en la autoestima del paciente.

Las carillas dentales son un tipo de tratamiento odontológico que se emplea en pacientes que necesitan mejorar la apariencia estética de su sonrisa. Consiste en colocar una funda acrílica sobre el diente que imita su apariencia. Para ello se estudia el tono, brillo, tamaño y curvatura del diente para procurar que encaje con el resto de piezas y resulte lo más natural posible. Este procedimiento estético puede llevarse a cabo en toda dentadura o en alguna pieza dental, según las necesidades de cada paciente. Normalmente se realiza en el frente anterior que va desde el canino de un lado, al canino del otro lado, que es la parte que queda visible al sonreír. Las carillas dentales pueden ser de dos tipos.

¿Qué tipos de carillas existen?

Carillas de resina o composite

Son confeccionadas en la propia consulta del odontólogo (normalmente experto en estética dental) empleando resina acrílica o composite, que es el mismo material que se utiliza en la obturación de los dientes afectos de caries. Su grosor suele ser de 0,3-0,5 mm.
Para colocar una carilla de composite es necesario preparar la cara del diente donde se va a adherir mediante un mínimo fresado de la superficie y un grabado ácido que garantice la fijación del cemento adhesivo y del composite. Tras la colocación del composite o material acrílico se pasará la fresa de pulido sobre la superficie para garantizar la calidad estética deseada. En cada visita odontológica suelen colocarse una o dos carillas. Puede requerirse anestesia para la preparación de la superficie dental antes de colocarse la carilla.

Carillas de porcelana o cerámica

Las carillas de porcelana o cerámica se elaboran en el laboratorio dental a partir de las impresiones o moldes tomados en la consulta dental. Tienen un aspecto similar al de una uña postiza y se colocan sobre la cara expuesta del diente.
La ventaja es que pueden colocarse todas las carillas en una única sesión y no es necesaria la infiltración de anestesia. En ambos casos la adhesión al diente se realiza mediante el empleo de un material adhesivo específico que le confiere estabilidad, dureza y resistencia al desgaste. Los resultados son excelentes, aunque el precio es mucho más elevado en caso de carillas realizadas en el laboratorio.

colocación de carilla dental

Precios de las carillas dentales

El cuanto al precio de las carillas de resina normalmente son más económicas, entre 150-200 euros cada una. Aunque en ocasiones no es necesaria la cobertura completa de toda la cara expuesta por lo que el precio podría ser inferior. En cuanto a las carillas de porcelana o cerámica su precio unitario el algo más elevado, pudiendo costar cada carilla entorno a los 600 euros.

¿Cómo se colocan?

Las carillas dentales se colocan sobre la cara visible del diente a través del uso de un material adhesivo específico que permite que la funda se adhiera de forma permanente al diente. Antes de ello, se analiza el estado del diente para asegurarse de que esté sano.
Si vamos a colocar varias carillas, debemos elaborar un diseño personalizado de toda la boca, idealmente con una simulación virtual que permita al paciente hacerse una idea de cuál será el resultado final. En caso de colocarse solo una carilla, se suele tomar con referencia el diente de al lado.

Lo que debes saber…

  • Las carillas dentales pueden ser de dos tipos: de resina y de porcelana o cerámica.
  • Las de resina se colocan una o dos en cada visita odontológica, mientras que la ventaja de las de porcelana es que pueden colocarse todas las carillas precisas en una única sesión.
  • Los resultados son excelentes, aunque el precio es mucho más elevado en el caso de estas carillas realizadas en el laboratorio.

 

Dra. Ana García
Especialista en Odontología
Médico consultor de Advance Medical