Consecuencias de la polución en la salud

///Consecuencias de la polución en la salud

Consecuencias de la polución en la salud

Los efectos más graves de la polución se producen sobre las personas con alguna patología de base. La OMS calcula que, si la media de la concentración anual disminuye, se podría evitar el 15% de la mortalidad a largo plazo debida a la polución.

Las consecuencias de la polución en la salud son muchas, tanto a corto como a largo plazo. La polución urbana aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como pueden ser bronquitis o neumonías, y crónicas, como el cáncer del pulmón y diversas enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, también afectan al desarrollo fetal y al correcto desarrollo cerebral de los niños.

La polución ambiental afecta de distintas maneras a diferentes grupos de personas. Los efectos más graves se producen sobre las personas con alguna patología de base. Asimismo, los grupos más vulnerables, como niños, ancianos y familias en riesgo de exclusión y con un acceso limitado a la asistencia médica son más susceptibles a los efectos nocivos de la contaminación atmosférica.

¿Qué efectos tiene la polución sobre la salud

Se estima que a nivel mundial las muertes anuales por efectos directos de la polución alcanzan los 1,3 millones; más del 50% de estas defunciones se dan en los países en vías de desarrollo. Los residentes de las ciudades donde hay niveles elevados de contaminación atmosférica padecen más enfermedades cardiacas, problemas respiratorios y cánceres del pulmón que aquellos que residen en zonas urbanas donde el aire está menos contaminado.

La exposición a la polución atmosférica conlleva efectos sobre la salud a corto y a largo plazo. Las personas que padecen asma tienen un mayor riesgo de padecer una crisis asmática durante los días en que las concentraciones de ozono a nivel del suelo son más elevadas, mientras que las personas expuestas durante años a concentraciones elevadas de material particulado (MP) tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares de diversa índole.

Control de las emisiones

El material particulado o partículas en suspensión son una serie de sustancias generadas en su mayor parte por la actividad industrial humana que se liberan en la atmósfera, permanecen suspendidas en ella y pueden ser causa de diferentes enfermedades.

Las principales fuentes de emisión de MP en el medio urbano derivan de la combustión de la gasolina y el diesel, los óxidos de azufre y de nitrógeno y diversos compuestos orgánicos carbonados.

Los organismos de varios países controlan los niveles de todas las partículas de un tamaño de menos de 10 μm (MP10), las partículas que son inhalables y que, por lo tanto, pueden tener un efecto sobre la salud. En un área urbana, los niveles de presencia de estas partículas suele ser de 30 μm por metro cúbico de aire.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que, si la media de la concentración anual de MP10 disminuyese de 70 a 20 µg/m3, se podría evitar el 15% de la mortalidad a largo plazo debida a la polución. La OMS recomienda disminuir los niveles de ozono (O3) a 100 µg/m3 de medida máxima diaria de 8 horas, 40 µg/m3 de media anual de dióxido de nitrógeno (NO2) y 20 µg/m3 de media diaria de dióxido de azufre (SO2)

Beneficios que se lograrían con la disminución de la polución

Lograr dichas disminuciones conllevaría un descenso de la incidencia de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, lo cual aumentaría la esperanza de vida de la población de estas zonas. Asimismo, estas medidas para reducir los niveles de MP10 también disminuyen la emisión de gases de efecto invernadero y otros contaminantes que contribuyen al cambio climático.

La aplicación de leyes y medidas con el fin de controlar las emisiones de contaminantes atmosféricos permiten mejorar la calidad del aire, disminuir su impacto sobre la salud de las personas y alargar la esperanza de vida.

Por suerte las personas estamos cada vez más concienciadas de este problema, lo cual hace que todos podamos llevar a cabo medidas que contribuyan a reducir las emisiones de MP, como por ejemplo el uso del transporte público colectivo en vez del coche, la renovación del aire de las casas, o realizar actividades físicas lejos del centro urbano o de las grandes arterias de circulación de las ciudades.

Qué se puede hacer

Cada ciudad puede detectar cuáles son sus principales fuentes de polución ambiental y poner en práctica políticas que mejoren la calidad del aire, como son fomentar el uso del transporte público, ir a pie o en bicicleta en vez de depender del vehículo privado.

La promoción de centrales eléctricas que en lugar del carbón utilicen combustibles limpios y renovables; y las mejoras en la eficiencia energética de los edificios y las industrias, así como una clara apuesta por las energía renovables, pese a los impedimentos que muchas veces ponen los gobiernos por causas meramente egoístas y económicas.

Por otro lado, es importante llevar a cabo una tarea de concienciación sobre la elevada morbilidad derivada de la contaminación atmosférica urbana y sus principales fuentes. Se debe poner en relieve cuán esencial es poner en marcha lo antes posible intervenciones adecuadas para cada país. Con estas medidas, que deberían ser promulgadas por los gobiernos, se conseguirían beneficios para la salud, el clima y el medio ambiente.

LO QUE DEBES SABER

  • Los efectos más graves de la polución se producen sobre las personas con alguna patología de base.
  • La OMS calcula que, si la media de la concentración anual disminuye, se podría evitar el 15% de la mortalidad a largo plazo debida a la polución.
  • Lograr dichas disminuciones conllevaría un descenso de la incidencia de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, lo cual aumentaría la esperanza de vida en las zonas afectadas.

Dr. David Cañadas Bustos

Especialista en Medicina General
Médico consultor de Advance Medical

 

2019-07-02T13:14:08+02:007 febrero, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar