¿Cómo tratar las picaduras de pulgas y otros insectos?

///¿Cómo tratar las picaduras de pulgas y otros insectos?

¿Cómo tratar las picaduras de pulgas y otros insectos?

Existen decenas de especies de artrópodos y arácnidos que pueden ocasionar picaduras al ser humano, e incluso transmitirle ciertas enfermedades, sobre todo en áreas tropicales. Enumeraremos las más frecuentes, entre ellas, la picadura de pulga.

En la mayoría de las ocasiones las picaduras de insectos son leves y pueden ser tratadas con cualquier producto de farmacia preparado para las picaduras o incluso hielo; pero a veces, las picaduras de ciertos insectos, como la abeja o la avispa, pueden llegar a producir reacciones alérgicas a nivel local o generalizadas si existe una sensibilidad especial, llegando a requerir una atención médica urgente.

¿Qué síntomas producen las picaduras de insectos?

Los síntomas más frecuentes y que no implican una urgencia médica son los que aparecen a nivel local como dolor localizado, enrojecimiento e hinchazón de la zona, picor intenso y también se puede sentir quemazón, endurecimiento u hormigueo.

Les reacciones graves son raras y normalmente van ligadas a alergias a las abejas o avispas. Estas reacciones llamadas anafilácticas aparecen a los pocos minutos de la picadura y se caracterizan por un cuadro de picor generalizado, lagrimeo, secreción acuosa por la nariz, tos, sensación de “cuerpo extraño” en el cuello y pueden llegar incluso a dificultad para respirar y mareo. Estas reacciones alérgicas deben ser tratadas urgentemente.

picadura de pulga

Cómo actuar en caso de picadura

  1. Extraer el aguijón raspando con una tarjeta; si se utilizan pinzas se ha de tener cuidado de no exprimir el saco de veneno en el caso de picaduras de abeja, ya que aumentaría la cantidad de veneno inyectado.
  2. Lavar bien la zona afectada con agua y jabón neutro.
  3. Aplicar hielo envolviendo en un pañuelo de tela durante 10 minutos.
  4. Aplicar una pomada con corticoides.
  5. Observar a la persona afectada durante algunas horas para detectar complicaciones inmediatas o una posible infección.
  6. Si la persona afectada presenta los síntomas de reacción anafiláctica descritos anteriormente, contactar con el servicio médico de la zona y trasladarlo al centro hospitalario más cercano urgentemente.

Picadura de pulga

La pulga es un insecto que habitualmente parasita a perros y otros animales domésticos o de granja y puede picar al ser humano, ya que se alimenta de su sangre. Como la pulga es un insecto no volador, pero saltador, las picaduras suelen agruparse en líneas de tres o cuatro puntos rojos, que ocasiona el insecto al ir saltando y picando.

Luego puede permanecer en la ropa o la piel del huésped, pero no es habitual, ya que suele pasar a parasitar a otro animal o persona. Una pulga que se encuentre hospedada en un mamífero del que alimentarse puede llegar a vivir hasta tres meses. En cambio, una pulga sin huésped apenas superará las dos semanas de vida.

Por este motivo, es fundamental para estos insectos contar con una fuente de alimento estable en el tiempo. Las picaduras de pulga no transmiten ninguna enfermedad en nuestro medio. Antiguamente podían ser vectores de la peste y el tifus.

Picadura de chinche

La chinche de la cama (Cimex lectularis) es un pequeño insecto que se acumula en la ropa de la cama o las áreas con polvo. Es frecuente tener picaduras de insectos cuando se viaja a hoteles rurales o cuando se hace limpieza del polvo o los muebles en casa.

Las picaduras se parecen a las de la pulga en que también son agrupadas o lineales. Suelen ser muy pruriginosas y molestas. Cuando se detectan chiches en casa es importante fumigar bajo las camas, los muebles, y las fundas de los sofás y colchas.

Picaduras de garrapata

La garrapata es un ácaro que también se alimenta de sangre. Es frecuente que parasiten a las personas cuando han ido de excursión por el campo. Cuando se engancha a la piel se parece a una pequeña araña, pero cuando se hincha al alimentarse tiene el aspecto de una lenteja adherida a la piel.

La mayoría de las picaduras de garrapata son indoloras y causan sólo signos y síntomas leves, como el enrojecimiento, la inflamación o una pequeña úlcera en la piel. Sin embargo, algunas garrapatas transmiten bacterias que provocan enfermedades llamadas rickettsiosis, incluidas la enfermedad de Lyme y la fiebre manchada de las Montañas Rocosas, y en nuestro medio la fiebre botonosa mediterránea.

Por ello, ante una picadura de este tipo hay que extraer bien el insecto y a criterio del médico realizar una profilaxis con antibiótico para prevenir el desarrollo de la rickettsiosis.

Extraer una garrapata puede ser difícil. Deben utilizarse pinzas para agarrar a la garrapata cerca de la cabeza o la boca, tirar de ella con un movimiento lento y constante. Hay que lavarse luego la piel y las manos con agua y jabón, y es mejor guardar el insecto en un frasco por si hay que ir después al médico y que éste pueda saber la especie.

No se debe intentar quitar con métodos populares como cigarrillos o cerillas. En ocasiones no se puede extraer toda la garrapata y pueden quedar sus dientes en la piel. Ante la sospecha, hay que acudir al médico. Es importante sabe detectar a las 2-3 semanas los síntomas de la rickettsiosis, que son una erupción en la piel, fiebre, dolor de cabeza o de articulaciones, o inflamación de los ganglios linfáticos.

La manera de prevenir la infestación por garrapata se base sobre todo en llevar ropa larga, meter los pantalones por dentro de los calcetines, y observar bien la piel después de una excursión a zonas sospechosas. Si hay perros en el entorno, se les debe explorar la piel y mantenerlos desparasitados según indicaciones del veterinario.

Picaduras de araña

Existen arañas muy venenosas, como la tarántula europea, que puede causar picaduras con mucha inflamación. Algunas pueden provocar úlceras e incluso la muerte, como la araña doméstica parda o la viuda negra, que posee una neurotoxina muy potente.

Sin embargo, la mayor parte de las arañas de nuestro medio no suelen ocasionar problemas graves. Como mucho, causan picaduras con cierta capacidad necrotizante, provocando heridas y úlceras que pueden tardar algunas semanas en curar, y pueden dejar una cicatriz residual.

Lo que debes saber…

  • La pulga es un insecto que habitualmente parasita a perros y otros animales domésticos o de granja y puede picar al ser humano, ya que se alimenta de su sangre.
  • Las picaduras de pulga no transmiten ninguna enfermedad en nuestro medio.

Dr. Jorge Romaní
Especialista en Dermatología
Médico colaborador de Advance Medical

2019-07-19T11:56:59+02:0019 julio, 2019|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar