Cuerpo y Mente | Hábitos estacionales |

Vacaciones y familia, ¿quién dijo crisis?

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

LO QUE DEBES SABER
     

  • En vacaciones pueden aumentar los conflictos y malentendidos en familia si no se tienen en cuenta los gustos y necesidades individuales.
  • Es importante que el objetivo común de todos sea pasarlo lo mejor posible.
  • Evitar compararse con otros o con otras vacaciones anteriores, reducir expectativas y tomar decisiones conjuntas es de gran ayuda para que transcurran en armonía.

 

Pero junto a ese deseo puede existir cierto temor cuando se tienen hijos y con ellos la necesidad de adecuar las vacaciones a todos los miembros de la familia. Por este motivo, es fundamental saber gestionar el periodo vacacional sin pretender deshacerse de todo y asumiendo que, incluso en esta etapa, habrá obligaciones que atender. En definitiva, pasar las vacaciones con la familia puede ser un plan idílico y beneficioso para todos o convertirse en una fuente de frecuentes tensiones y conflictos.

Pros y contras

Vacaciones en familiaPuede ser satisfactorio y enriquecedor en la medida que se incrementa el tiempo libre y la dedicación a los hijos, la posibilidad de jugar y disfrutar con ellos, compartiendo actividades, facilitándoles aprendizajes, fomentando determinados hábitos y mejorando la comunicación. También es momento adecuado para cuidar la relación de pareja, la intimidad y la comunicación con la misma, sin olvidar los espacios individuales para el cultivo de determinadas aficiones, actividades o hobbies.

 

Pero, por otro lado, hay que tener en cuenta la tendencia generalizada que existe de idealizar las vacaciones y la evidencia de que en el periodo vacacional aumenta la probabilidad de conflictos y malentendidos; por una parte, por mantener un mayor tiempo de convivencia familiar y, por otra, por la inclusión en algunas ocasiones de miembros de la familia que no son habituales, como hermanos, abuelos, tíos, sobrinos o cuñados.

Consejos útiles

Dentro de cada familia existen miembros con necesidades y gustos muchas veces distintos y difíciles de conciliar. Por este motivo, y para evitar tensiones y malentendidos, es recomendable:

     
    Vacaciones en familia
  • No confundir los deseos y las expectativas individuales con las compartidas y tener en cuenta que el plan perfecto puede variar en función de la persona. Por ello, es importante detectar el modelo de vacaciones del que parte cada uno, ya que hay personas que dan prioridad al descanso, sin realizar ninguna actividad y otras que desearán realizar un sinfín de actividades para aprovechar al máximo el tiempo de vacaciones, pasando por muchos términos entremedio.
  • Dar cabida a que todos los miembros expresen las propias expectativas y deseos, llegando a negociar para alcanzar acuerdos, pactos y ajustes. Es importante planificar las vacaciones contando con todos los miembros de la familia, implicándoles, escuchándoles y teniendo en cuenta sus opiniones y sugerencias.
  • Saber comunicarse, tomar decisiones conjuntas y contrastar opiniones, siempre dentro de un clima de comprensión y capacidad de adaptación para facilitar una convivencia harmoniosa, estableciendo normas y reparto de obligaciones, tareas y responsabilidades, además de ajustar los horarios.
  • Que el objetivo común y principal para todos los miembros de la familia sea pasarlo bien.
  • Flexibilizar y reducir expectativas, así como reconocer que habrá días y momentos mejores y peores, con el objetivo de evitar frustraciones. No se debe idealizar ni permitir que cualquier situación o experiencia diferente a lo esperado provoque una excesiva negatividad.
  • Comprender que se está en un espacio novedoso y diferente para todos, en los que quedan modificados los ritmos, las rutinas y las costumbres, por lo que todo ello puede afectar anímicamente a los miembros de la familia, en especial a los niños.
  • No percibir esta etapa como un intento de compensación de todo lo que no se hizo durante el curso, sino como un proyecto nuevo y diferente.
  • Vivir la experiencia como un desafío, llevando a la práctica determinadas herramientas, recursos y habilidades.
  • Evitar la comparación con anteriores vacaciones o con las que realizan otras personas o familias.
  •  

    A grandes rasgos, un periodo vacacional será el más idóneo en la medida que permita movilidad y actividades aptas para todos los miembros de la familia. La tendencia aconsejada será la de aprovechar este espacio temporal para mejorar a nivel individual y para cultivar las relación con la pareja y la familia.
     
     
    Elena Mató

    Especialista en Psicología Clínica

    Psicólogo consultor de Advance Medical
     

    Vacaciones y familia, ¿quién dijo crisis? was last modified: septiembre 8th, 2016 by canalSalud

    Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

    Deja un comentario

    Todos los campos son obligatorios

    Conectar con Facebook

    Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre