¿Malos hábitos en el trabajo? Lo que debes cambiar

///¿Malos hábitos en el trabajo? Lo que debes cambiar

¿Malos hábitos en el trabajo? Lo que debes cambiar

Un entorno de trabajo seguro y saludable es, según la Organización Mundial de la Salud, un derecho humano fundamental. La gran cantidad de horas diarias que pasamos en el trabajo, repercuten sobre nuestro bienestar físico y emocional, sobre todo si adoptamos malos hábitos.

Los malos hábitos no son recomendables para la salud, la adopción de hábitos saludables idóneamente ha de ser un objetivo y un trabajo en común de la empresa y del trabajador, aunque esto no siempre sucede así. Aún en ausencia de complicidad con la empresa hay gran variedad de hábitos que puede realizar el trabajador y que favorecerán su salud. ¿Cómo evitar los malos hábitos en el trabajo?

Estos son los malos hábitos que deberías cambiar

No moverse
Los beneficios psicológicos del ejercicio físico son también muy importantes, contribuyendo a controlar el estrés y aumentar el bienestar mental. En resumen, el ejercicio físico alarga el tiempo y la calidad de vida. Tanto si practicamos ejercicio físico fuera de la jornada laboral como si somos sedentarios, se puede incluir la actividad física en el trabajo:

  • Ir al trabajo caminando o en bicicleta.
  • Intentar moverse durante la jornada (por ejemplo, utilizar siempre las escaleras).
  • Crear el hábito de moverte de manera regular. Estírate en tu lugar, levantarse y caminar con frecuencia, evitando mantener posturas mantenidas como estar mucho rato sentado.
  • Dar una vuelta o un paseo después de comer de unos 15’
  • Si se realiza jornada partida con más de una hora para comer, utilizar ese rato para ir al gimnasio, caminar, etc.
  • Participar en eventos y prácticas deportivas propuestas desde la empresa mejora el ambiente laboral.

No cuidar la postura, es un mal hábito
infografía de posturas correctas en el trabajoEs importante seguir las recomendaciones ergonómicas en cuando a las posturas correctas delante del ordenador para evitar problemas de espalda u otros problemas derivados del uso del ratón como el túnel carpiano. Generalmente las empresas disponen programas de prevención en este sentido y es importante seguir estas recomendaciones.
Si el tipo de trabajo permite que podamos utilizar auriculares, pueden educir la tensión, y de esta forma ayudar a trabajar mejor. Según el gusto individual, una música alegre o una melodía suave puede levantar el ánimo y hacer la tarea más amena. Se recomienda emplear un limitador de volumen para evitar daños en la audición.

No desconectar
Intentar dormir lo suficiente para ir al trabajo descansado y con energía.
Mantenerse un límite de horas en la jornada laboral y “obligarnos” a salir a una hora determinada. El exceso de horas acumuladas a la larga disminuirá nuestro rendimiento y calidad de vida. Ser organizado ayuda a optimizar la eficiencia.

Forzar la vista
Gran parte de los trabajos actuales conllevan el uso del ordenador durante la jornada. Una excesiva exposición también puede conllevar riesgos para la visión. Esto se conoce habitualmente como “fatiga ocular”. En la mayoría de los casos estos síntomas están relacionados con malos hábitos  y exceso de “trabajo ocular”. Para ello se recomienda:
• Descansar los ojos al menos una vez cada hora en el trabajo. Se pueden hacer ejercicios para relajar los músculos de los ojos, mirando a lo lejos o abriendo y cerrando los párpados, entre otros.
• Optimizar la iluminación del campo visual y del lugar de trabajo habitual.
• Realizar descansos periódicos de la actividad visual (por ejemplo, cada hora descansar 5-10 minutos). Es recomendable además levantarse del sitio para no mantener la vista fija.
• Mantener los ojos lubricados (parpadeo) y si es necesario con el uso de lágrimas artificiales para evitar la sequedad.
• Medidas de protección de la pantalla del ordenador (como filtros de pantalla).
• Sentarse adecuadamente y a la distancia y altura adecuadas (unos 30 cm de la pantalla y a la altura de los ojos).
• Realizar una serie de ejercicios oculares sencillos. Estos ejercicios se deben realizar sin gafas ni lentes de contacto, con descansos pequeños y parpadeos entre cada ejercicio.

Comer mal
Tanto si se come en el trabajo (fiambrera) o en el restaurante es muy importante seguir unas recomendaciones de nutrición adecuadas.chico preparando una ensalada a una cliente
La “dieta de fiambrera” traída de casa significa, al menos, cocina casera. Hay que tener un especial cuidado, en este caso, de reservar siempre espacio para verduras y fruta fresca, que mantengan las vitaminas y propiedades nutricionales que en muchos casos pierde la comida caliente (sobre todo con el paso de las horas).
En cuanto a los restaurantes o los menús de los comedores de empresa, depende de nosotros la correcta elección de los platos a elegir, que diariamente conformarán nuestra dieta. Se debería mantener siempre la mayor variabilidad posible en los platos y comidas.
El “picoteo” entre horas es preferible que sea de fruta o frutos secos crudos o sólo tostados.
La mejor manera de hidratarse y saciar la sed en el trabajo es beber agua antes que cualquier bebida alcohólica.
El alcohol y tabaco que pueden verse favorecidos en reuniones y comidas de trabajo deberían abandonarse, ya que son malos hábitos no recomendables. La mejor manera de hidratarse y saciar la sed en el trabajo es beber agua antes que cualquier bebida alcohólica.

Algunas recomendaciones para optimizar la dieta en ambos casos incluyen:

  • Buscar comidas con pocas grasas y no abusar de la sal. Evitar en lo posible las comidas “fast-food”.
  • Preferir los platos hervidos o a la plancha.
  • Enfatizar el consumo de pescado sobre el de carne.
  • Pedir entrantes de ensalada fresca, aliñada con aceite de oliva.
  • Tomar frutas de postre, o sorbetes de fruta.
  • No saltarse comidas; mejor un mayor número de pequeñas comidas que pocas muy abundantes.
  • Si existen máquinas de “vending” optar por las opciones de fruta o frutos secos tostados (no fritos) y evitar los “snacks” clásicos como galletas, chocolate o patatas chips.
  • Es preferible comer acompañado, será mucho más relajado, y tanto la ingesta como la digestión serán mejores.

Gestionar mal el estrés
El estrés laboral puede verse aliviado siguiendo las recomendaciones generales de hábitos saludables en el trabajo, además de por una serie de consejos:

  • Evitar llevar trabajo a casa, y utilizar el tiempo libre para desconectar y realizar otras actividades.
  • Administrar el tiempo y establecer las actividades por prioridades.
  • Mantener algunos momentos del día para la desconexión de la tarea, para el descanso. Marcarse pequeñas franjas de tiempo para desconectar y parar. Un café y una charla con un compañero puede ser suficiente.
  • Ante un problema o situación conflictiva lo mejor es expresarse, de manera amable y asertiva.
  • Aprender a decir “no” a tareas que no corresponden al cargo y suponen una gran sobrecarga.

No optimizar el espacio está dentro de los malos hábitos
Es importante hacer lo más agradable posible las horas que el trabajador pasa en la empresa, crear un entorno amable se traduce en bienestar físico y psicológico. Para ello se aconseja:

  • Mantener el espacio de trabajo limpio y ordenado.
  • Optimizar la iluminación del campo visual y del lugar de trabajo habitual.
  • Poner plantas en el lugar de trabajo: diversos estudios han mostrado que la presencia de plantas en las oficinas aumenta la productividad de los empleados, disminuye el estrés psicológico, mejora el bienestar y aumenta la capacidad de atención. Así, se ha visto que las plantas son un estimulante psicológico muy eficaz. Pasar de una oficina minimalista y funcional a otra con plantas puede repercutir de forma muy positiva en el trabajo.
  • Evitar los ambientes secos y ambientes tóxicos como el tabaco o los humos industriales, ya que pueden irritar los ojos.

Lo que debes saber…

  • Pequeños cambios en nuestra vida laboral pueden tener un impacto beneficioso sobre nuestra salud física y psíquica.
  • Los objetivos iniciales han de ser asequibles, se ha de empezar por un solo cambio e incorporarlo a nuestra rutina diaria mediante la repetición continuada.
  • Así, poco a poco conseguiremos cambiar un mayor número de costumbres, integrándolas en el día y día.

 

Dra. Eva Ormaechea
Especialista en Medicina Intensiva
Médico consultor de Advance Medical

2018-07-25T14:15:41+02:005 julio, 2018|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.