Disfunciones sexuales

///Disfunciones sexuales

Disfunciones sexuales

LO QUE DEBES SABER…   Es la alteración que se produce durante cualquier etapa del acto sexual. Factores influyentes: carencia de información, educación o creencias excesivamente estrictas, problemas de pareja… Manifestación: falta de deseo sexual, vaginismo, eyaculación precoz… Cuando la […]

LO QUE DEBES SABER…

 

  • Es la alteración que se produce durante cualquier etapa del acto sexual.
  • Factores influyentes: carencia de información, educación o creencias excesivamente estrictas, problemas de pareja…
  • Manifestación: falta de deseo sexual, vaginismo, eyaculación precoz…

Cuando la causa es psicológica…

Para realizar un abordaje psicológico de las disfunciones sexuales, es importante haber descartado antes todas las posibles causas médicas, fisiológicas o derivadas del consumo de alguna sustancia o medicación que puedan estar afectando. Una vez descartadas éstas, se deberán tener en cuenta factores importantes, por ejemplo, si el problema ha existido desde siempre o, si por el contrario, ha habido un inicio concreto en el tiempo (por ejemplo, tras una determinada experiencia).  

 

Disfunción sexualA grandes rasgos, algunos de los factores que suelen influir en los casos en los que la causa es psicológica son:

 

  • Carencia de información relacionada con la sexualidad o información errónea sobre la misma.
  • Haber recibido una educación o creencias sobre sexualidad excesivamente estrictas o represivas.
  • Haber sufrido alguna experiencia traumática relacionada con el sexo (por ejemplo, abuso sexual).
  • Poseer determinados rasgos de personalidad, como inseguridad, una autoestima pobre, complejos relacionados con el propio cuerpo, una elevada autoexigencia, necesidad de gustar y de sentirse valorado o la presencia de otros trastornos, como la ansiedad, la depresión o determinados miedos.
  • Encontrarse en un momento vital difícil (por ejemplo, ante un elevado nivel de estrés laboral, preocupación por determinados problemas familiares, duelo por el fallecimiento de un familiar, dificultades económicas, etc.)
  • Determinadas variables de la situación en la que se producen los encuentros sexuales (por ejemplo, disponer de poco tiempo, haberse formado unas expectativas poco realistas sobre un determinado encuentro sexual o querer demostrar una gran experiencia, entre otros factores).
  • Problemas de pareja, como dificultades de comunicación y confianza, distanciamiento emocional, conflictos frecuentes y/o no resueltos, luchas de poder, etc. También puede darse por la aparición de la rutina o monotonía en los encuentros sexuales, llegando a producir desinterés.

Ante esta realidad, la reacción que muestra la pareja sexual cuando se pone en evidencia una determinada disfunción puede ser también determinante en la evolución de la misma.

Cómo se manifiestan

A modo descriptivo, las principales manifestaciones de las disfunciones sexuales más frecuentes son:

 
Disfunción sexual

  • Falta de deseo sexual: su característica principal es la ausencia o deficiencia de fantasías o de deseo sexual. En estos casos la persona difícilmente tomará la iniciativa de iniciar una relación sexual y la mantendrá de forma forzada cuando su pareja lo proponga. Esta disfunción puede ir asociada a su vez a problemas de excitación sexual, a dificultades para llegar al orgasmo o a otros problemas en la relación de pareja. Es frecuente que se presente en una etapa adulta, tras un periodo de interés sexual normal y relacionado con algún otro tipo de malestar psicológico (situaciones estresantes, duelos, problemas interpersonales, etc.), aunque existen también algunos casos en los que la falta de deseo se ha presentado de forma continuada a lo largo de la vida de la persona.
  • Aversión al sexo: su rasgo más distintivo es la evitación activa del contacto sexual genital con otra persona. El individuo que manifiesta esta disfunción suele sentir ansiedad o miedo ante una relación sexual, que suele estar centrada en algún aspecto concreto del sexo (por ejemplo, en la penetración, en las secreciones genitales, etc.). 
  • Disfunción eréctil: consiste en una incapacidad persistente o recurrente en el hombre para conseguir o mantener una erección apropiada hasta el final de la relación sexual. Puede manifestarse mediante una incapacidad para conseguir la erección desde el inicio de la relación sexual o no poder mantenerla al intentar la penetración o durante la misma.
  • Eyaculación precoz: la característica esencial de esta disfunción consiste en la aparición en el hombre de un orgasmo y eyaculación en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración, y antes de que éste lo desee. En esta situación pueden influir factores como la edad, la experiencia, la relación con la pareja, la novedad del acto y la frecuencia de la actividad sexual, siendo a la vez significativa la valoración subjetiva por parte de ambos miembros sobre si este hecho constituye un problema.
  • Anorgasmia: consiste en la ausencia o retraso del orgasmo en la mujer tras una fase de excitación sexual normal.
  • Vaginismo: la principal característica de esta disfunción en la mujer es la contracción involuntaria de los músculos de entrada a la vagina, impidiendo en la mayoría de las ocasiones el coito o penetración.
  • Dispaurenia: el rasgo más característico en esta disfunción, que suele darse en la mayoría de los casos en las mujeres, consiste en el dolor genital durante el coito, pudiéndose presentar también antes o después del mismo, con diferentes grados de intensidad (desde pequeñas molestias a dolor agudo).

Cómo tratarlas

Para un adecuado abordaje de las disfunciones sexuales de causa psicológica puede ser de utilidad buscar la ayuda profesional de un sexólogo o terapeuta sexual. Paralelamente, en los casos en los que la disfunción se presente en el seno de una relación de pareja estable, la actitud que adopten ambos miembros frente al problema será fundamental para evitar que éste se agrave, al mismo tiempo que se facilita la mejora o solución del mismo. En este sentido, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

  • Ambos deben estar dispuestos a hablar abiertamente sobre lo que está sucediendo, a buscar una explicación al problema, colaborando conjuntamente, mostrándose respetuosos en todo momento y evitando la culpabilidad, el rechazo o el enfado por la dificultad que atraviesan.
  • Por otra parte, puede ser beneficioso estar abiertos a flexibilizar sus prácticas sexuales, explorando nuevas modalidades, evitando la rutina y percibiendo los encuentros sexuales como espacios de disfrute, intimidad y placer en lugar de pruebas que superar, expectativas que cumplir o habilidades que demostrar.
  • Tener paciencia y darse tiempo para mejorar o solucionar la situación es también fundamental a la hora de iniciar el tratamiento de una disfunción sexual.  

 

 

Elena Mató

Especialista en Psicología Clínica

Psicólogo consultor de Advance Medical

 

2018-06-10T18:49:35+02:003 noviembre, 2016|

Comentarios (2)

  1. Tania Nicole Salazar Malca enero 14, 2019 en 12:19 am - Responder

    Hola , me ha parecido muy interesante esta informaciòn, pertenezco a MAPFRE, y me encantarìa que pudieran ayudarme a encontrar un especialista en este campo. Resido en Barcelona y esto interesada en llevar un tratamiento . Gracias.

    • canalSalud enero 14, 2019 en 1:09 pm - Responder

      Hola Tania,
      Primeramente tendría que ir a su ginecólogo, quien le podrá prescribir las pruebas necesarias. Un saludo

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar