4 Min de lectura | Las nuevas tecnologías nos ofrecen cada día nuevas funcionales que, para los más jóvenes son indispensables en su vida. Por eso, en los últimos años ha surgido la Nomofobia o miedo a salir de casa sin móvil o a que se acabe la batería

Se denomina nomofobia el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil, lo que puede provocar ansiedad y sentimiento de aislamiento e incomunicación en un gran número de usuarios cuando lo pierden, se les agota la batería o el saldo, no disponen de cobertura en la red o permanecen con el teléfono móvil apagado. Detrás de este miedo suele existir una personalidad altamente insegura, dependiente de los demás, con una elevada necesidad de control, perfeccionista y con baja autoestima. Estadísticamente, este padecimiento es más elevado en la adolescencia y la juventud y, también, suele ser más frecuente en el sexo femenino

Cada día son más las personas con nomofobia

Este trastorno ha crecido en los últimos años en la medida en que los teléfonos móviles se han vuelto un utensilio imprescindible en el día a día de casi todas las personas. También va relacionado con el hecho de que los dispositivos aumentaban las prestaciones y las posibilidades de realizar un sinfín de funcionalidades:

  • Comunicación telefónica
  • Mensajes y correos,
  • Posibilidad de compartir noticias y fotos al instante
  • Redes sociales,
  • Consulta de noticias o portales web
  • Compra on-line,
  • Búsqueda de temas de interés
  • Juegos en línea
  • etc.

Por este motivo, cada vez un mayor número de usuarios expresa que el teléfono móvil le brinda un sentimiento de seguridad, de compañía y de gratificación instantánea.

Aunque la nomofobia es una adicción que suele manifestarse en los adolescentes por su elevada necesidad de aceptación y pertenencia a un grupo, también puede incidir en otros tipos de personas, como aquellas adictas al trabajo que utilizan su teléfono móvil constantemente para estar pendientes de las últimas novedades relacionadas con su profesión, utilizando los dispositivos para planificar y ejecutar el trabajo sin descanso. Por este motivo, el problema no se puede atribuir al uso de las diferentes opciones de comunicación que presta el teléfono móvil actualmente, sino al abuso que supone esta oportunidad llevada al extremo.

Síntomas de adicción al móvil

Algunos de los síntomas que suelen producirse en una persona con esta dependencia cuando ésta se encuentra sin posibilidad de utilizar su teléfono móvil son:

  • Ansiedad manifestada, por ejemplo, mediante palpitaciones, insomnio o sudoración.
  • Tristeza, sentimiento de aislamiento y soledad.
  • Inestabilidad, irascibilidad y dificultades de concentración.
  • Malestar general, dolores de cabeza o de estómago, inquietud, tensión e hipervigilancia.
  • Sensación de estarse perdiendo conversaciones importantes, noticias de última hora u oportunidades laborales, entre otras tendencias actuales.
  • Pensamientos obsesivos y preocupación desmedida por lo que puedan sucederle a determinados familiares o personas próximas durante el tiempo de desconexión.
  • Excesiva necesidad por ser aceptados y valorados por los demás y sensación de estarles fallando si no pueden responder un mensaje o una llamada al momento.
  • Consulta y comprobación inmediata al volver a tener el móvil en sus manos después de un tiempo, aunque sea mínimo, sin interactividad.

¿Cómo superarlo?

Es importante que una persona que sufre esta adicción realice algunas de estas acciones si quiere tratar de superarla:

  • Desprenderse voluntariamente del teléfono móvil durante determinados espacios de tiempo, dejando las llamadas o mensajes pendientes para responder en otro momento.
  • Pactar con la familia o con uno mismo espacios “sin teléfono móvil”, como las comidas familiares, las horas de descanso o de sueño, determinados momentos de diversión o de ocio o durante celebraciones.
  • Respetar y centrar la atención en las conversaciones con amigos o en la realización de determinadas actividades en lugar de compaginarlas constantemente con el uso del móvil.
  • Priorizar la realidad física al mundo virtual.
  • Ser consciente de que la vida debe estar centrada en uno mismo y no en la comunicación con los demás. Las relaciones con las personas son importantes pero deberían considerarse como un espacio extra y acotado de la propia vida.


Lo que debes saber…

  • Salir de casa sin el teléfono móvil provoca ansiedad en algunas personas, sobre todo adolescentes, con personalidad insegura, controladora, perfeccionista y baja autoestima.
  • Llevar a cabo algunas acciones para intentar superarlo es básico (desprenderse voluntariamente del móvil en ciertos momentos…)
  • Si se ha desarrollado una fuerte dependencia, conviene consultar con un psicólogo.

Servicio de orientación psicológica

Todas estas recomendaciones son esenciales si se desea superar esta adicción. Sin embargo, en casos en los que se haya desarrollado una elevada dependencia al teléfono móvil, puede ser necesaria la ayuda de un profesional de la psicología para su definitiva superación. Por ser asegurado de MAPFRE, tienes acceso gratuito al servicio de Orientación Psicológica, por el cual dispones de acceso 24 horas a un especialista en psicología.

CALCULA TU PRECIO


Elena Mató

Especialista en Psicología Clínica
Psicólogo consultor de Advance Medical