Cuerpo y Mente | Psicología |

Postergación, el mal hábito de aplazarlo todo

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Postergación, el mal hábito de aplazarlo todo
4.75 ( 4 votos )

Postergación

La postergación o procrastinación es el hecho de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más agradables o irrelevantes. Se produce cuando una persona había planeado iniciar una actividad en un determinado día o momento, pero no lo hace, de forma que la actividad continúa pendiente.La postergación o procrastinación es el hecho de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más agradables o irrelevantes. Se produce cuando una persona había planeado iniciar una actividad en un determinado día o momento, pero no lo hace, de forma que la actividad continúa pendiente.

LO QUE DEBES SABER…

 

  • El alivio inicial al no realizar la tarea y evitarse así el esfuerzo o la incomodidad que pueda conllevar sería una de las causas frecuentes que lleva a posponer.
  • Pero si se convierte en algo habitual impedirá avanzar y alcanzar objetivos produciendo bloqueo, angustia, frustración, culpa…
  • Fragmentar una tarea en pequeñas metas, y visualizar las consecuencias que se obtendrán una vez realizada son buenas estrategias para afrontarla y no postergarla.

 

¿Consecuencias de la postergación?

Cuando la postergación se convierte en un acto habitual en la vida de la persona, le impedirá avanzar y alcanzar determinados objetivos. Algunas consecuencias a medio o largo plazo son:

  • Sensación de bloqueo
  • Inseguridad o dudas sobre las propias capacidades
  • Aparición de emociones como la angustia
  • Frustración o culpa
  • Problemas en las relaciones: personales, familiares o profesionales entre otras.

Motivos que llevan al hábito de la postergación

Entre los principales motivos que llevan a una persona a entrar en este tipo de funcionamiento podemos encontrar la búsqueda del alivio inicial, al no realizar la tarea y la evitación del esfuerzo, la incomodidad o el dolor que puede conllevar la realización de la actividad. Al mismo tiempo es posible que la persona asocie el acto que pospone con algo abrumador, desafiante, molesto, peligroso, difícil, aburrido, estresante, etc. y por ello auto-justifica el hecho de posponerlo a un futuro indefinido o halla con facilidad excusas para no iniciarlo. Otra posible causa es el modelo vivido, por ejemplo, en los propios padres o la falta de motivación real.

¿Qué hacer?

Una persona que reconoce que está postergando y que desea superar este hábito puede tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Tomar conciencia de que la postergación es una estrategia para evitar cosas según la cual, laPsicología - postergación persona no hallará estados de desarrollo pleno, autorealización o satisfacción en su propia vida.
  • Identificar cuáles son las actividades o áreas concretas en las que una determinada persona tiene más tendencia a posponer y evaluar si realmente es un objetivo que la persona quiere o necesita realizar.
  • Buscar los posibles motivos personales que han llevado a la persona a este funcionamiento. Por ejemplo, el miedo a la frustración o al fracaso, evadir determinadas decisiones o responsabilidades, una baja autoestima o, por el contrario, un exceso de confianza, un elevado perfeccionismo o sentimientos de inseguridad e indecisión etc.
  • Asumir un compromiso de cambio, hecho que permitirá la colaboración de la persona y la implicación en su proceso.
  • El procedimiento para trabajar en ello incluirá técnicas para marcarse objetivos, evitar distracciones y priorizar las tareas, además de trabajar en la propia capacidad de organización, la gestión del tiempo y la automotivación.
  • Fragmentar una determinada tarea en pequeñas metas diarias que resulten más factibles y desbloqueen el inicio de la ejecución, así como permitirse una pequeña recompensa tras cada realización.
  • Visualizar las consecuencias que se obtendrán una vez realizado el acto que se postergaba y cómo se va a sentir la persona.
  • Hacer partícipes a las personas más cercanas de las tareas que uno mismo se  propone realizar y del plan trazado para ello.
  • Una vez conseguido, tratar de convertir este nuevo funcionamiento en un hábito y reflexionar con frecuencia para detectar posibles recaídas.
EN CONCLUSIÓN

 

    Para disfrutar de un pleno desarrollo y autosatisfacción vital es importante que la persona aprenda a ser resolutiva y a enfrentar las tareas y decisiones cuando corresponda.

 

 

 

Elena Mató

Especialista en Psicología

Psicóloga consultora de Advance Medical

 

Postergación, el mal hábito de aplazarlo todo was last modified: octubre 18th, 2017 by Canal Salud

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre