Cuerpo y Mente | Psicología |

Vencer la timidez

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

Una persona tímida suele sentir inseguridad, impotencia o vergüenza en las situaciones sociales novedosas, en el momento de realizar alguna acción ante otros o de poner de manifiesto habilidades de conversación o comunicación con los demás. Suele conllevar un elevado nerviosismo y miedo a no estar a la altura de las circunstancias, a resultar incompetente o inadecuado y a ser rechazado, criticado o descalificado por los demás.

 

LO QUE DEBES SABER…
     

  • Este rasgo de la personalidad puede dificultar o incluso bloquear las relaciones personales y sociales.
  • No siempre supone un problema pues depende del grado y de lo que interfiera en la vida diaria y cómo la persona encare cada situación.
  • Es conveniente afrontar situaciones, encuentros… de forma lenta y gradual, para salir de “zona de confort” y obtener más seguridad.

 

Pero la timidez no supone necesariamente un problema, puesto que depende de, entre otras cosas, el grado de la misma, la interferencia en la dinámica diaria y el modo en que la persona resuelve cada situación.

 

hombre-tímidoUna elevada timidez puede empobrecer significativamente la vida social, las posibilidades de ocio y de progreso profesional y llevar a la persona que la sufre a elevados sentimientos de frustración, de desánimo o de irritabilidad.

 

Por este motivo, muchas personas con cierto grado de timidez desean vencerla para sentirse más cómodas y pasarlo mejor cuando se encuentran rodeadas de otras personas.

Consejos prácticos para vencerla

mujer-tímida

  • Tener en cuenta que mediante el adecuado y progresivo afrontamiento de las situaciones sociales temidas se pueden adquirir paulatinamente habilidades sociales, se acumula experiencia y se genera autoconfianza.
  • Por el contrario, mediante la evitación o el aplazamiento de estas exposiciones el riesgo es menor pero, a la vez, supone quedarse atascado, no evolucionar o incluso ir elevando la sensación de incapacidad e inadecuación.
  • Realizar un afrontamiento lento y gradual, empezando por fomentar encuentros con personas conocidas y de mayor confianza, para ir pasando poco a poco a encuentros con personas menos conocidas. Con ello, saldremos de nuestra “zona de confort” y obtendremos seguridad sobre nuestras aptitudes.
  • Practicar determinadas conductas como el contacto ocular en las conversaciones con los demás, la sonrisa o el lenguaje corporal que denota seguridad.
  • Atreverse a iniciar conversaciones, a presentarse ante los demás, a hacer cumplidos o realizar preguntas e invitaciones; y todo ello, siendo uno mismo, haciendo y diciendo aquello que encaja con el propio estilo y atreviéndose a mostrarse ante los demás tal y como uno es.
  • Ante determinadas situaciones evitadas o temidas, como una determinada llamada telefónica o una conversación, se debe ensayar con anticipación lo que se va a decir. Es importante hacer un guión y practicarlo leyéndolo en voz alta delante de un espejo o ante alguien de confianza antes de llevarlo a la práctica en la situación real. Asimismo, uno debe visualizarse realizando esa acción exitosamente. Una vez llevados todos estos pasos a la práctica, no hay que preocuparse por el resultado, sino que hay que centrarse en la satisfacción de haberlo realizado sin más. Con la práctica y las diversas experiencias, el resultado suele ir mejorando.
  • Buscar actividades de interés y en las que uno pueda relacionarse con otras personas, dándose tiempo para irlas conociendo y sentirse cómodo paulatinamente.
  • Observar si uno está siendo demasiado autocrítico y, en ese caso, plantearse qué se le diría a un buen amigo en esa misma situación. Seguramente, el nivel de crítica y exigencia se reducirá.
  • Desarrollar determinadas habilidades sociales como la asertividad y aprender a encajar adecuadamente las críticas recibidas.
  • Reafirmarse, centrándose en los éxitos. Es importante enumerar las propias cualidades, quererse y hablar sobre uno mismo con cariño y respeto, evitando recriminaciones e insultos.
  • Aprender a expresar a los demás los propios pensamientos y puntos de vista y a defender las propias necesidades, deseos y emociones.
  • Si uno mismo, por sus propios medios o mediante el soporte de las personas cercanas, no consigue vencer la timidez y ésta imposibilita una dinámica diaria satisfactoria, sería aconsejable buscar la ayuda profesional de un psicólogo.

 
 

Elena Mató

Especialista en Psicología Clínica

Psicólogo consultor de Advance Medical
 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre