Cuerpo y Mente | Viajes |

Recomendaciones para viajeros especiales

Publicado por

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp
Valora este artículo

Recomendaciones para viajeros especiales

Al preparar el viaje con niños pequeños, bebés, mujeres embarazadas, ancianos, personas con ciertas discapacidades o enfermedades preexistentes es altamente recomendable que consulte con un Centro de salud internacional dado que los riesgos sanitarios son mayores. De hecho necesitan un asesoramiento médico, unas recomendaciones especiales, un seguro médico adecuado según el tipo de viaje y llevar un breve informe médico actualizado y en inglés.

 

La edad es un factor limitante para el viaje, tanto edades tempranas como avanzadas de la vida, por ello si el estado de salud es bueno no son una contraindicación para el mismo pero debe planificarse con cierta antelación, de 15 días a un mes antes, y pedir consejo médico.

 

Los niños pequeños pueden verse afectados por el cambio de presión en la cabina, estando contraindicado en los menores de 48 horas de vida o prematuros con órganos inmaduros. También pueden verse afectados por los cambios repentinos de altitud, la radiación ultravioleta y presentan una mayor predisposición a la deshidratación. Se recomienda esperar como mínimo a una semana de edad para viajar, y en el caso de ser lactantes, aliviarles las molestias por cambios de presión mediante un chupete o dándoles alimento. Para evitar la deshidratación se recomienda: beber abundantes líquidos; utilizar gafas, sombrero y crema de protección solar (FP mínimo de 20); llevar ropa ligera y cómoda de algodón o lino; evitar el sol del mediodía; y tomar las mismas precauciones tanto dentro como fuera del agua, dado que no protege de las radiaciones solares. En el caso de aparecer diarrea por ingesta inadecuada de aguas y/o alimentos con pérdida importante de fluidos lo esencial es mantener una buena hidratación bebiendo abundantemente.

 

IMPORTANTE

En las edades extremas de la vida (niños, ancianos) existen necesidades especiales en lo que a vacunaciones y quimioprofilaxis antipalúdica se refiere, por lo que el consejo médico en un centro de salud internacional es prioritario.

 

Durante el embarazo, si éste se desarrolla sin complicaciones, con buena salud de la madre y el alumbramiento no está próximo, el viaje internacional es posible, aunque con algunas consideraciones. Se recomienda viajar a zonas no endémicas de malaria, durante el segundo trimestre del embarazo, evitando viajes a grandes altitudes (por encima de 2500 metros) o zonas remotas. De hecho existen consideraciones a partir de las 28 semanas de gestación en distintas aerolíneas, siendo imprescindible llevar una carta del médico o matrona especificando fecha prevista del parto y evolución normal del embarazo, y estando limitado a partir de las 32 y 36 semanas para embarazos múltiples o simples respectivamente.

 

El uso con precaución de todo tipo de medicación o vacuna en mujeres embarazadas debe realizarse bajo la supervisión médica, valorando especialmente el riesgo-beneficio al cual se expondrán la mujer y el feto por lo que el consejo médico en un Centro de Salud Internacional es prioritario.

 

El hecho de presentar alguna discapacidad o minusvalía habitualmente no supone una contraindicación para el viaje pero debe contactar con antelación con la aerolínea y la agencia de viaje, dado que a veces consideran indispensable viajar acompañados.

 

Si el viajero presenta alguna enfermedad preexistente o crónica debe llevar un breve informe médico actualizado, datos de contacto de su médico, autorización médica firmada de transporte de medicación para uso personal en inglés, así como la medicación necesaria para todo el viaje. Se consideran enfermedades crónicas que requieren un consejo médico en un Centro de Salud Internacional de manera prioritaria las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades respiratorias crónicas, la hepatitis crónica, la diabetes mellitus, la epilepsia, los trastornos mentales graves, las enfermedades intestinales inflamatorias crónicas, la inmunosupresión por medicación o infección por VIH, la anemia severa y la enfermedad tromboembólica previa.

 

Actualmente, dadas las condiciones de seguridad de los aeropuertos y aerolíneas, se recomienda llevar la medicación en el equipaje de mano en sus envases originales con las etiquetas visibles, evitando medicación líquida de más de 100 ml y objetos punzantes o cortantes. Como precaución es recomendable llevar la medicación por duplicado en el equipaje facturado.

 

A pesar de todas estas recomendaciones, también es fundamental contar con un  Seguro de MAPFRE Salud que te ofrece asistencia urgente en viaje en el extranjero para hacer frente a cualquier enfermedad o accidente que pueda suceder durante esos días de ocio.

 

Dra. Cristina Masuet Aumatell
Especialista en Medicina Preventiva
Médico Colaborador con Advance Medical

 

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre