///Viajar a América

Viajar a América

5 minutos | Si se decide viajar a América se estará expuesto a enfermedades infecciosas tropicales y a elementos naturales del propio viaje como el calor, la humedad, el consumo de agua y alimentos no seguros, y los mosquitos. Es por ello que […]

Si se decide viajar a América se estará expuesto a enfermedades infecciosas tropicales y a elementos naturales del propio viaje como el calor, la humedad, el consumo de agua y alimentos no seguros, y los mosquitos. Es por ello que en esas circunstancias el viajero debe recordar las recomendaciones generales y específicas del viaje que le fueron dadas en el Centro de Salud Internacional.

 

En el continente americano, en cuanto a riesgo sanitario se refiere, se deben diferenciar tres zonas: Caribe o Centroamérica, Sudamérica no amazónica y Sudamérica amazónica.

 

En el Caribe o Centroamérica es frecuente la contaminación de las aguas y/o alimentos. Cuando no se puede asegurar la higiene en la preparación de la comida, aumenta el riesgo de infección intestinal o diarrea por numerosos agentes. Para evitar las diarreas es recomendable comer alimentos recién cocinados, hervidos o fritos, beber productos envasados o hervidos, tales como café o té, y lavarse los dientes con agua embotellada, hervida o desinfectada con pastillas potabilizadoras. Por consiguiente, se debe evitar alimentos de venta ambulante o crudos, como ensaladas, marisco o fruta pelada por terceros, cubitos de hielo, productos lácteos, bebidas no hervidas ni envasadas o precintadas, o zumos naturales de frutas que no se hayan exprimido en su presencia. Por su parte el Centro de Salud Internacional valorará la vacunación frente a hepatitis A y fiebre tifoidea.

 

En el caso de presentar diarrea recuerde que lo más importante es mantener una buena hidratación bebiendo abundantes líquidos ( de 2 a 3 litros al día), dieta astringente y utilizar preparados de rehidratación oral o antidiarreicos antisecretores si fueran necesarios. Si la diarrea fuera más severa con fiebre (≥38ºC), sangre, moco o pus en las heces debería consultar un médico lo antes posible.

Otras enfermedades

El riesgo de otras enfermedades transmitidas por mosquitos es variable, siendo bajo para la malaria, y superior para el dengue.

 

La malaria o paludismo es una enfermedad parasitaria, causada en esta región principalmente por Plasmodium vivax, que se transmite por la picadura de mosquito de hábito nocturno durante todo el año en áreas o regiones concretas de algunos países. No existe a día de hoy una vacuna eficaz frente a la misma, y dado que el riesgo en esta zona es limitado, su tratamiento preventivo o quimioprofilaxis para evitar su desarrollo debe discutirse con el médico del Centro de Salud Internacional en función del itinerario, la duración y el motivo del viaje.

 

El dengue es una enfermedad viral, presentándose habitualmente como una infección febril aguda banal, autolimitada en el tiempo, que se transmite por la picadura de mosquito de hábito diurno durante todo el año y en todos los países por debajo de 1000 metros de altura. En casos raros pueden aparecer episodios hemorrágicos, siendo un signo de alerta para acudir inmediatamente a un médico. No existe a día de hoy una vacuna eficaz frente al mismo, ni tratamiento preventivo o quimioprofilaxis, así que se recomienda evitar las picaduras de mosquito durante todo el día y al atardecer, usar repelentes y paracetamol en el caso de presentar dolor muscular o articular o cefalea.

La zona de Sudamérica no amazónica presenta, además de las enfermedades intestinales antes descritas, el riesgo de mal de altura, que aparece al superar los 2.500 m de altura, por ejemplo en La Paz (Bolivia, 3.500 m), Cuzco (Perú, 3.400 m) o Quito (Ecuador, 2.800 m). Los primeros días de estancia a dichas alturas puede aparecer dolor de cabeza, cansancio, náuseas, vértigo, insomnio, mareo o dolor muscular que dificulta la actividad física. Para evitar su aparición se recomienda planificar el viaje con un ascenso en altura gradual para permitir una buena aclimatación (no más de 300 metros al día a partir de 2500-3000 metros). A partir de 2.400 metros conviene beber abundantes líquidos (entre 2 y 3 litros diarios), seguir recomendaciones locales tales como mascar coca o tomar mates de coca, no hacer ejercicios intensos y evitar el alcohol y las comidas copiosas. Si a pesar de dichas recomendaciones se diera el mal de altura debería intentar descansar y acudir a un médico para recibir tratamiento adecuado. Asimismo, si ya ha padecido mal de altura anteriormente, en el Centro de Salud Internacional valorarán la prescripción de algún tratamiento para tomar profilácticamente.Por otra parte, el riesgo de enfermedades trasmitidas por insectos como malaria o dengue es menos frecuente, ya que por encima de 2.500 metros no hay insectos.

 

En la zona de Sudamérica amazónica, además de las enfermedades intestinales antes descritas, el principal riesgo es padecer enfermedades transmitidas por insectos, como la malaria, el dengue o la fiebre amarilla.

 

La fiebre amarilla es una enfermedad viral muy grave, presente en países de la cuenca amazónica que se transmite por la picadura de un mosquito. En alguno de estos países su prevención mediante vacunación es obligatoria para entrar en el mismo, y será el propio Centro quien le aconsejará su uso, se la administrará y le expedirá el Certificado Internacional de Vacunación. En Sudamérica sólo se exige la vacunación frente a la fiebre amarilla a los viajeros procedentes de todos los países que deseen entrar en la Guayana Francesa o en cualquier país con zona amazónica en situaciones excepcionales de brotes. Los países sudamericanos con selva amazónica con riesgo de transmisión de la fiebre amarilla pero sin obligación de vacunación frente a la fiebre amarilla son Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela. La vacuna es efectiva al cabo de 24 horas o 10 días de su administración según se trate de una dosis de recuerdo o la primera vez que le es administrada, y presenta una validez de 10 años. El Certificado Internacional de Vacunación es personal e intransferible, y si se extraviara el viajero debería acudir de nuevo al centro que lo ha expedido para lograr un duplicado.

 

Las recomendaciones en dichas zonas pueden verse modificadas según el itinerario, el motivo del viaje y las enfermedades preexistentes del viajero, así como por la aparición de alertas sanitarias o brotes epidémicos en el momento del viaje. No obstante, los profesionales del Centro de Salud Internacional reciben información actualizada a diario, por lo que ante cualquier duda se recomienda ponerse en contacto con ellos.

 

Dra. Cristina Masuet Aumatell
Especialista en Medicina Preventiva
Médico Colaborador con Advance Medical

 

2018-06-10T11:22:38+02:005 agosto, 2015|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.