Caspa

La caspa es la respuesta que tiene el cuero cabelludo de manifestar un proceso inflamatorio. Se manifiesta a través de la descamación, produciendo picos y la caída de láminas blancas.

La caspa es un problema frecuente que afecta aproximadamente a un 20% de la población. El nombre no designa una enfermedad en concreto, sino un signo caracterizado por la presencia de escamas o placas de queratina en el cuero cabelludo. Estas escamas están causadas por un aumento del ritmo de recambio de la piel. En condiciones normales, la piel se va renovando lentamente y la pérdida de escamas del estrato córneo, el más superficial de la epidermis, pasa inadvertida. En situaciones en las que hay inflamación y aumento de la cinética o velocidad de recambio de la epidermis, ese exceso de escamas se acumula y se advierte como caspa.

¿A quién afecta?

Suele empezar en la pubertad, y es más frecuente en la tercera y cuarta décadas de la vida. La causa más frecuente de caspa es la llamada dermatitis seborreica, que afecta a personas de piel más grasa y más clara. Las personas que tienen dermatitis seborreica en la edad adulta pueden haber tenido formas infantiles. La llamada costra láctea es una de ellas, y se manifiesta por costras amarillentas y grasas en el cuero cabelludo en el recién nacido y durante el primer año de vida.

Otra forma es la falsa tiña amiantácea, una forma más tardía de la costra láctea que forma placas de descamación que apelmazan el cabello en los niños. Otras enfermedades que pueden provocar caspa son estados inflamatorios del cuero cabelludo como la psoriasis, o las infecciones por hongos. Otras enfermedades más raras también pueden provocar descamación o costras en el cuero cabelludo, como los eczemas de contacto alérgicos, o las formas de lupus que afectan al cuero cabelludo.

Muchas formas de caspa muestran una tendencia hereditaria, concretamente las más frecuentes, asociadas a la dermatitis seborreica y la psoriasis.

¿Qué síntomas provoca?

En general, los síntomas consisten en una combinación de prurito, descamación y aumento de grasa en el cabello. Las lesiones de la dermatitis seborreica son placas rojas y con descamación grasa que afectan a zonas muy típicas: surco nasogeniano, cejas, pestañas, detrás de las orejas, pecho o espalda y el cuero cabelludo en general. En algunos casos provoca sólo la descamación junto con el aumento de la grasa (caspa grasa) y en otros hay inflamación, enrojecimiento y picor muy molestos. En la psoriasis y otras enfermedades, la caspa no se acompaña de aumento de grasa (caspa grasa).

¿Por qué se produce la caspa?

Los pacientes que sufren de caspa explican que los brotes tienen relación con el estrés físico y emocional, los cambios de estación, o la aplicación de cosméticos grasos. Otros pacientes sufren de este molesto problema de forma continua, sin ningún tipo de desencadenante. Aunque nunca está de más consultar con tu médico o dermatólogo sobre los brotes de caspa.

¿Existe algún tratamiento?

La dermatitis seborreica, que constituye la causa más frecuente de la caspa, responde bien a los corticoides tópicos, porque reducen la inflamación y el picor, y también a los antifúngicos tanto tópicos como orales. Esto es debido a que, aunque la enfermedad no es una infección por hongos, las lesiones están colonizadas por un microorganismo llamado Pityrosporum que aumenta la inflamación y la descamación. Si tratamos el Pityrosporum, mejoraremos la dermatitis. Muchas veces los antifúngicos se emplean en forma de champú, crema o loción. La psoriasis puede tratarse con diferentes preparados tópicos y orales. En general responde bien a la utilización de los mismos champús que la dermatitis seborreica, combinados con sustancias como la piroctonolamina, o los derivados del alquitrán.

La caspa no es curable, pero si el paciente sigue las indicaciones de su dermatólogo y aprende a tratar los brotes con las opciones terapéuticas disponibles, la enfermedad es fácilmente controlable.

Dr.Jorge Romaní de Gabriel

Especialista en Dermatología

Médico colaborador con Advance Medical

2019-09-11T11:31:05+02:0025 octubre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.