5 Min de lectura | El lipedema es un acúmulo de grasa progresivo, exagerado y desigual en el tejido adiposo subcutáneo de los miembros inferiores.

Los depósitos de grasa son simétricos en ambas extremidades y van desde las caderas, muslos y piernas deteniéndose en los tobillos, sin afectar el pie. En fases iniciales el aumento del depósito graso en glúteos y caderas puede dar una imagen llamada “signo de las alforjas o cartucheras” o “en pantalón de montar”. Cuando los depósitos grasos afectan a toda la extremidad aparece la imagen de “pantalones en bombacho,” con gran desproporción entre la mitad superior e inferior del cuerpo. En fases más avanzadas puede abarcar también los miembros superiores.

Fases del lipedema

Teniendo en cuenta la extensión se habla de cinco fases:

  • Fase I: La grasa aumenta en muslos y glúteos.
  • Fase II: el lipedema se extiende hasta las rodillas, formando almohadillas en la cara interna de las mismas.
  • Fase III: el lipedema se extiende desde las caderas hasta los tobillos.
  • Fase IV: afectación de miembros superiores y miembros inferiores.
  • Fase V: lipolinfedema. Aparece también un problema de linfedema añadido al cuadro porque se afecta el sistema linfático.

Signos y características

El diagnóstico de lipedema es relativamente fácil y fundamentalmente clínico. Se dan las siguientes características:

  • Afecta fundamentalmente a
  • Casi siempre hay una predisposición familiar.
  • El componente hormonal es muy importante; empieza en la pubertad y con frecuencia empeora coincidiendo con el embarazo, la menopausia, toma de anticonceptivos…
  • La piel se estira por el contenido graso, pierde elasticidad y es fina y suave.
  • Hipersensibilidad y dolor al contacto ligero, a la palpación, a la presión y al frío.
  • Hematomas frecuentes, porque los vasos sanguíneos pequeños son frágiles y se rompen con golpes mínimos o espontáneamente.
  • Arañas vasculares (telangiectasias) sobre todo en la cara lateral del muslo.
  • Sensación de hinchazón y tumefacción que no mejora con el descanso nocturno.
  • Problemas digestivos y alteraciones de la microbiota intestinal.
  • Dificultad para caminar por el dolor y disfunción articular que se da con la inmovilidad.
  • Signo de Stemmer negativo, con un pellizquito la piel se separa de la grasa (en el linfedema no se puede).
  • Edema sin fóvea, al apretar y retirar el dedo sobre la pierna, no aparece huella en el tejido como aparecería en una pierna hinchada o en el linfedema.

Es frecuente la afectación psicológica y el estrés, asociado a problemas de autoestima, alteración de la imagen corporal, disparidad de tallas entre la mitad superior y la mitad inferior del cuerpo y la consiguiente dificultad para encontrar ropa con la que encontrarse a gusto, limitación de la vida social y sexual, sentimientos de desesperación y limitación de la calidad de vida y del desarrollo profesional entre otros.

¿Qué es el lipedema? mujer apretándose los muslos

Diagnóstico diferencial con otras enfermedades

Puede ser necesario descartar otras enfermedades como obesidad, linfedema y PEFE (Paniculopatía Edemato Fibro Esclerosa) entre las más frecuentes. Las pruebas de imagen no son necesarias, pero pueden ayudar para el diagnóstico diferencial o para el seguimiento.

¿Qué es el lipedema? tabla diferenciadora de enfermedades parecidas al lipedema

Tratamiento para el lipedema

El diagnóstico y tratamiento precoces son primordiales, ya que el aumento gradual del depósito de grasa causa pérdida de movilidad y otros problemas asociados como artrosis y linfedema. Así pues, el tratamiento se centra en mejorar los síntomas y en evitar la progresión y la discapacidad que la enfermedad puede generar.

Los pacientes con lipedema que se mantienen en normopeso y realizan habitualmente actividad física tienen menos síntomas, mejor capacidad funcional y menos complicaciones que quienes no lo hacen.

Peso adecuado

Es importante aclarar que un peso adecuado, una dieta estricta y el ejercicio intenso no reducen el volumen del lipedema. El lipedema puede observarse en pacientes con peso normal, bajo peso, inclusive en pacientes anoréxicas. Pero el sobrepeso/obesidad empeora la movilidad, favorece complicaciones osteoarticulares y afecta la calidad de vida y la autoestima de las pacientes. Por eso es imprescindible realizar medidas antropométricas (peso, talla, IMC[i], índice de circunferencia cintura/cadera) y técnicas de bioimpedancia para el adecuado diagnó#_edn1stico de sobrepeso / obesidad y programar actuaciones para llegar a un normopeso.

Actividad física y evitar el sedentarismo

La falta de movilidad es habitual en las pacientes portadoras de lipedema debido a la limitación por el aumento de volumen de los #_edn1miembros, el dolor y la restricción articular, sobre todo de cadera y rodillas, especialmente en pacientes de más edad. Además, la asociación de factores agravantes como la obesidad, y la afectación psicológica conduce a estas pacientes a limitar su vida social.

Descongestión de las extremidades

Se debe estudiar si hay edema de origen sistémico (renal, cardíaco, hepático, por hipoproteinemia, medicamentoso) o local (trombosis venosa profunda, linfático) para tratarlo de manera específica.

Es necesario puntualizar que el tejido graso no se reduce con la compresión, pero la terapia de compresión, el drenaje linfático, y los fármacos específicos para el dolor de características neuropáticas, han mostrado ser útiles en la reducción del dolor característico del lipedema, da soporte a los tejidos y confort a la persona. También contribuye a remodelar las extremidades si hay edema asociado.

Tratamiento quirúrgico

Elimina la grasa y reduce el volumen mediante liposucción. A largo plazo, la liposucción aporta beneficios notables y duraderos, en términos de síntomas subjetivos.

El tratamiento quirúrgico en el lipedema está indicado en cualquier caso, sobre todo si la paciente no mejora con tratamiento conservador. Debe ser precedido de seis a ocho meses de tratamiento conservador, control del peso y equilibrio emocional. La liposucción en el lipedema requiere de una técnica específica y debe realizarse en unidades especializadas.

 

Lo que debes saber…

  • Se caracteriza por un acúmulo de grasa progresivo, exagerado y desigual en el tejido adiposo subcutáneo de los miembros inferiores.
  • Afecta fundamentalmente a mujeres. Suele haber una predisposición familiar y el componente hormonal es muy importante.
  • El tratamiento se centra en mejorar los síntomas y en evitar la progresión y la discapacidad que la enfermedad puede generar.

 

Dra. Esther Echevarría

Especialista en Medicina de Familia

Médico consultor de Teladoc Health