Feocromocitoma

Feocromocitoma

El feocromocitoma es un tumor que, aunque en la mayoría de los casos es benigno, puede alterar la secreción hormonal, entre otras consecuencias.

¿Qué es un feocromocitoma?

El feocromocitoma es un tumor que se da en la médula de las glándulas suprarrenales y que produce un aumento de la secreción de catecolaminas.

Las suprarrenales son unas glándulas que se hallan en el polo superior de los riñones. Constan de dos partes diferenciadas, la corteza y la médula. En la corteza, que a su vez tiene tres capas diferentes, se producen mineralcorticoides, glucocorticoides y andrógenos. En la médula suprarrenal, la zona más interna de la glándula, se producen catecolaminas, principalmente adrenalina y noradrenalina.

Como todo tejido del organismo, en las glándulas suprarrenales también pueden aparecer tumores, sean éstos benignos o malignos. Dada la  naturaleza glandular del tejido, estos tumores pueden producir secreción hormonal.

¿Cómo se produce?

La aparición del feocromocitoma depende de varios factores: genéticos y ambientales. También puede estar asociado a otros síndromes o enfermedades como la neurofibromatosis, la esclerosis tuberosa, síndrome de Sturge-Weber.

El feocromocitoma es un tumor que en más del 90% de los casos es benigno. Es más frecuente en adultos que en niños, especialmente entre la cuarta y la quinta década de la vida. En adultos, aproximadamente un 80% de los tumores son unilaterales (afectan a una sola glándula suprarrenal), un 10% son bilaterales y un 10% se producen en otros tejidos similares a la médula suprarrenal pero que no se encuentran en la glándula. Estos tejidos se hallan junto a las vértebras, en la bifurcación de la aorta, el tórax, el cuello y la vejiga urinaria.

En niños, una cuarta parte de los feocromocitomas son bilaterales (afectan a ambas glándulas suprarrenales) y otro 25% se da en los tejidos extraglandulares, dado que estos tejidos son más abundantes durante la infancia y desaparecen con el crecimiento. Pese a todo, la mitad de los feocromocitomas en niños continúan siendo unilaterales.

El feocromocitoma suele aparecer como una entidad aislada, pero en ocasiones se puede asociar a otros tumores y alteraciones orgánicas, en un 10% de los casos en adultos y en un 25% en los niños. Estas asociaciones reciben el nombre de neoplasias endocrinas múltiples (MEN). Existen diversos tipos y el feocromocitoma se incluye dentro del llamado MEN tipo 2A, que asocia dicho tumor a carcinoma medular de tiroides e hiperparatiroidismo, y del MEN tipo 2B, asociado también a carcinoma medular de tiroides, así como a neuromas y marfanoidismo. Dichos tipos de MEN se relacionan con alteraciones del cromosoma 10. En ocasiones también se asocia a la enfermedad de von Hippel-Lindau y con menor frecuencia a la neurofibromatosis tipo 1 o enfermedad de von Recklinghausen.

Estos tumores producen tanto adrenalina como noradrenalina, pero cabe destacar que los que se ubican en tejidos extraglandulares suelen segregar únicamente noradrenalina, mientras que los que se producen en el contexto de un MEN solamente segregan adrenalina. El escaso porcentaje de feocromocitomas malignos que existe también pueden producir dopamina.

Síntomas

Las manifestaciones clínicas que produce el feocromocitoma se derivan de la producción excesiva de catecolaminas.

El principal síntoma es la hipertensión arterial. Todos los pacientes sufren crisis hipertensivas, pero mientras que en el 60% de los casos la tensión arterial se mantiene elevada en los periodos entre crisis, el 40% restante de los pacientes solamente presentan cifras elevadas cuando padecen dichas crisis. Solamente un pequeño porcentaje de pacientes presentan feocromocitomas sin afectación de la tensión arterial.

Durante las crisis los síntomas que aparecen son cefalea, diaforesis profusa, angustia, palpitaciones, sensación de muerte, palidez cutánea, dolor torácico o dolor abdominal acompañado de náuseas y vómitos. La tensión arterial se eleva hasta cifras alarmantes. Las crisis hipertensivas pueden estar desencadenadas por diversos factores, como son:

  • Movimientos de los órganos abdominales.
  • Estrés.
  • Actividad física.
  • Cambios de posición bruscos.
  • Estornudos seriados.
  • Maniobra de Valsalva.
  • Ingesta excesiva de queso o alcohol.
  • Anestésicos y diversos fármacos.

En los feocromocitomas extraglandulares localizados en la vejiga urinaria las crisis pueden desencadenarse con la micción y en la mitad de los casos se produce hematuria.

Otras alteraciones causados por feocromocitoma

  • Intolerancia a la glucosa (dado que las catecolaminas inhiben la insulina).
  • Taquicardia o bradicardia.
  • Arritmias supraventriculares o extrasístoles ventriculares.
  • Angina de pecho o infarto agudo de miocardio.
  • Litiasis biliares.
  • Rabdomiolisis.
  • Poliuria.
  • Hipercalcemia.
  • Aumento de la concentración de la sangre.

Diagnóstico

El feocromocitoma debe sospecharse en pacientes afectos de crisis de hipertensión arterial severas asociadas con alguna de las alteraciones mencionadas anteriormente.

El diagnóstico se basa en la detección y determinación de catecolaminas libres en la orina de 24 horas del paciente, así como de sus metabolitos. Dichas sustancias estarán elevadas en pacientes que padezcan un feocromocitoma. En caso de duda, se pueden determinar en plasma sanguíneo tras haber administrado un inhibidor del sistema simpático, en cuyo caso aparecerán anómalamente elevadas.

Como técnicas de imagen para poder observar el tumor se puede realizar una tomografía axial computadorizada (TAC), una resonancia magnética nuclear (RMN) o bien una gammagrafía con un marcador concreto, la metayodobencilguanidina. Si mediante estas pruebas de imagen no se logra visualizar el tumor, se puede realizar una arteriografía abdominal, dado que estos tumores están muy irrigados, es decir, tiene un gran número de arterias que les aportan sangre.

Tratamiento

El tratamiento curativo del feocromocitoma pasa por la intervención quirúrgica. Sin embargo, dadas las características secretoras del tumor y las alteraciones en el control de la tensión arterial que produce, con los consiguientes riesgos durante la extirpación quirúrgica, se debe realizar una preparación farmacológica previa a la intervención.

Durante los 10-14 días previos a la intervención se administrarán al paciente sustancias para controlar la tensión arterial, los llamados alfabloqueantes. Una vez controlada la tensión arterial se pueden administrar otros fármacos llamados betabloqueantes. Asimismo, para el control de la tensión arterial también pueden administrarse conjuntamente antagonistas del calcio.

La intervención consiste en la extirpación de toda la glándula suprarrenal. Durante la intervención es esencial el papel de los anestesistas para controlar la tensión arterial y el ritmo cardíaco.

En caso que el tumor sea maligno y no pueda intervenirse, el tratamiento se centrará en el control de la tensión arterial.

La supervivencia a los 5 años de la intervención supera el 95% en los feocromocitomas benignos, pero no llega al 50% en el caso de los tumores malignos que hayan podido operarse. La intervención quirúrgica elimina la hipertensión arterial por completo en el 75% de los pacientes y en el resto se controla con facilidad con fármacos antihipertensivos.

Medidas preventivas

No existen medidas preventivas contra este tumor. Cabe recomendar a toda persona que presente síntomas compatibles con este tumor que acuda cuanto antes a su médico habitual para una primera valoración.

Dr. David Cañadas Bustos

Especialista en Medicina General

Médico consultor de Advance Medical

2019-07-17T14:51:47+02:002 noviembre, 2016|

Comentarios (4)

  1. Diego diciembre 17, 2017 en 1:24 pm - Responder

    La esperanza de vida de un feocromocitoma benigno es similar a la de una persona sana?
    Y si se produce recurrencia, eso no seria un buen síntoma?

  2. Jeremías Yuquilema Piza febrero 11, 2017 en 9:14 pm - Responder

    Buenas tardes, muchas gracias por su investigación me ha sido de mucha ayuda, tengo una pregunta, a nivel histológico como afecta el tumor a la médula de las glandulas suprarrenales (he leido que especificamente es a nivel de las células cromafines es que se secreta las catecolaminas). También me ayudaría diciendo si es que puede darse feocromocitoma por alguna alteración en la CRH secretada en el hipotalamo, ya que esta va a la secrecio´n de la ACTH en la adenohipófisis.

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.