Enfermedades | Ginecológicas |

Dolor abdominal

Publicado por

El dolor abdominal es un síntoma muy frecuente y que puede tener diferentes causas. Dependiendo del tipo de dolor, de su instauración, de su duración y de su localización el diagnóstico puede variar.

 

LO QUE DEBES SABER…
     

  • En la mujer el dolor del abdomen inferior suele tener un origen ginecológico.
  • Sobre todo suele estar relacionado con el ciclo menstrual, los quistes ováricos y los miomas.
  • Las infecciones de orina producen dolores en el bajo vientre.

Radiografía del abdomen

En el abdomen confluyen varios aparatos distintos. Encontramos el estómago en la parte superior izquierda, que continúa con el tubo digestivo distribuido por todo el abdomen hasta llegar al recto. En la parte superior derecha del abdomen está el hígado, con la vesícula biliar, y en la parte superior central, el páncreas.

 

En la parte media del abdomen se halla el intestino delgado, y en la parte inferior derecha, el ovario y la trompa derecha y el apéndice. En la parte central del abdomen inferior están la vejiga en la parte más anterior, el útero y la vagina en la parte media y el recto en la parte posterior. En la parte inferior izquierda del abdomen se encuentra la parte final del tubo digestivo y el ovario y la trompa izquierda.

 

En la parte lumbar están los riñones y desde ahí salen los dos uréteres, los tubos que conducen la orina desde los riñones hasta la vejiga cruzando hacia delante por la parte inferior lateral del abdomen.

Un buen diagnóstico

Para diagnosticar bien el dolor abdominal debe hacerse una buena historia clínica, y una exploración física. Deben descartarse problemas digestivos, como gastritis, gastroenteritis o colitis, y nunca olvidar la apendicitis.

 

En los dolores tipo cólico, que va y viene, con puntas de dolor y de alta intensidad pueden deberse tanto a cólicos biliares, por piedras en la vejiga biliar, como por cólicos renales, por piedras en el riñón.

 

En los dolores del abdomen inferior puede haber varios orígenes, pero en las mujeres los dolores ginecológicos son frecuentes. Debe investigarse sobre el ciclo menstrual y si tiene relación con la aparición del dolor.

Pruebas complementarias

dolor abdominalHay varias pruebas complementarias que pueden ayudar en el diagnóstico, como pueden ser analíticas de sangre y de orina.

 

Las pruebas de imagen que se pueden realizar son la ecografía, tanto abdominal como vaginal, la radiografía de abdomen o bien el escáner o la resonancia magnética.

 

Las endoscopias, por su parte, son técnicas en las que introduce una cámara para poder ver en el interior del abdomen o de los órganos y pueden ser de gran utilidad, entre ellas la gastroscopia, la colonoscopia, la histeroscopia, la cistoscopia o la laparoscopia, según el origen sospechado del dolor.

El dolor del origen ginecológico

Si el dolor es de origen ginecológico, éste puede tener varias posibles causas. El más típico es la dismenorrea o dolor coincidente con la regla. Algunas mujeres no tienen ningún tipo de molestia con la menstruación, pero otras tienen fuertes dolores que en ocasiones se acompañan de vómitos o bien que requieren ingreso y tratamiento analgésico. Las mujeres que padecen endometriosis frecuentemente tienen fuertes dolores menstruales que pueden precisar de analgesia, en ocasiones por vía endovenosa en el hospital. También puede ser muy dolorosa la ovulación a mitad de ciclo. Aproximadamente dos semanas tras el inicio de la regla puede sufrirse un dolor en el tercio inferior del abdomen, punzante y coincidente con un flujo más mucoso, como clara de huevo.

 

En los casos en que aparecen quistes ováricos pueden ser totalmente asintomáticos, pero en otras ocasiones son dolorosos, por su tamaño o bien por su estructura. Si los quistes producen una torsión ovárica el dolor es muy intenso y no mejora con la analgesia. La torsión de ovario consiste en que este órgano da vueltas sobre sí mismo colapsando así la irrigación sanguínea y, por tanto, produciendo que el tejido ovárico se necrose, es decir mueran sus células. Este accidente precisa de tratamiento quirúrgico urgente. La torsión ovárica derecha en ocasiones es difícil de distinguir de una apendicitis y puede requerir una cirugía exploradora para poder hacer un diagnóstico de certeza y un tratamiento adecuado. En ocasiones, los miomas uterinos también pueden provocar dolor abdominal, sobre todo por compresión de estructuras adyacentes cuando son de gran tamaño.

Infecciones de orina

Las infecciones de orina pueden dar dolores en el bajo vientre que se confundan con dolores ginecológicos, pero en estos casos una buena historia clínica determinando el tipo de dolor y una analítica de orina ayudan mucho en el diagnóstico. Los cólicos renales pueden dar dolores también en el tercio inferior del abdomen por lo que también deben tenerse en cuenta al hacer un diagnóstico. Las infecciones del flujo vaginal en algunas ocasiones pueden asociarse a molestias en el abdomen aunque no suelen ser tan fuertes como las de origen urinarios.

En el embarazo

dolor abdominal en el embarazo

Durante el embarazo el dolor abdominal suele ser más alarmante y en muchas ocasiones no tener ninguna repercusión de importancia.

 

Durante las primeras semanas de embarazo es frecuente tener molestias abdominales como cuando está a punto de empezar la menstruación. Son dolores normales por el crecimiento mismo de la matriz, pero si el dolor es mayor que el de una regla o bien se acompaña de pérdidas de sangre por vagina debe siempre hacerse una exploración para descartar complicaciones como abortos o gestaciones ectópicas.

 

En el segundo trimestre es menos frecuente que aparezcan dolores, pero si lo hacen de forma rítmica y coincidiendo con endurecimientos de la barriga debe descartarse una amenaza de parto prematuro y por tanto debe acudirse a urgencias.

 

Durante el tercer trimestre la amenaza de parto prematuro también debe descartarse cuando aparecen dolores rítmicos que no cesan con el reposo y una visita a urgencias o al médico de referencia es necesaria. Por otro lado en caso de aparecer un dolor de inicio rápido, de intensidad moderada o fuerte, con endurecimiento de la matriz, que puede acompañarse o no de sangrado oscuro por vagina, la visita a urgencias debe ser inmediata ya que podría tratarse de un desprendimiento de placenta, que precisaría de tratamiento muy urgente.

 

En el embarazo pueden aparecer dolores abdominales por patologías no relacionadas con la gestación, como pueden ser infecciones de orina o gastroenteritis, o incluso apendicitis. La apendicitis durante la gestación puede ser muy difícil de diagnosticar ya que el apéndice está desplazado de su lugar habitual y por tanto puede confundirse con dolor abdominal por algún otro origen.

 

Ante la duda en un dolor abdominal, y sobre todo en el embarazo, debe consultarse con el médico para descartar patología urgente o grave que precise un tratamiento.

 
 
Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico consultor de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+TuentiMeneameEmail

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

TE RECOMENDAMOSx