Las plaquetas son células sanguíneas que forman parte del sistema de coagulación y se aglutinan alrededor de las heridas en los vasos sanguíneos para crear una malla que tapone la herida y detener la hemorragia.

En condiciones normales de salud, una persona tiene entre 150.000 y 450.000 plaquetas por microlitro de sangre. Cuando tenemos las plaquetas bajas hablamos de trombocitopenia (trombopenia o plaquetopenia), que consiste en un descenso del número de plaquetas o trombocitos. La vida media de una plaqueta es de 10 días, de manera que la médula ósea precisa ir creando nuevas plaquetas para cubrir las necesidades de hemostasia del organismo.

Causas de tener las plaquetas bajas o trombocitopenia

Las causas de la trombocitopenia pueden ser muy variadas, tanto por causas congénitas como por procesos oncológicos de la médula ósea o el uso de algunos medicamentos. Sea como fuere, con respecto a los mecanismos que producen una trombopenia diferenciamos entre:

1. Retención de plaquetas en el bazo

2. Disminución de plaquetas en médula ósea

  • Leucemia.
  • Algunos tipos de anemia.
  • Hepatitis C.
  • Infección por el VIH.
  • Ciertos quimioterápicos.
  • Consumo excesivo de alcohol.

3. Aumento de la destrucción de plaquetas

  • Embarazo.
  • Lupus.
  • Artritis reumatoide.
  • Púrpura trombocitopénica idiopática.
  • Síndrome hemolítico urémico.
  • Shock séptico (complicación grave de una infección).
  • Ciertos fármacos (sulfamidas, anticonvulsivos, heparina.

Síntomas de plaquetas bajas

Como es lógico, el descenso de plaquetas no se objetiva en la exploración física, pero el paciente puede explicar síntomas que hagan pensar en este proceso, como son:

  • Tendencia a la formación espontánea de hematomas.
  • Aparición de petequias en la piel (hematomas diminutos).
  • Hemorragia prolongada en heridas de escasa consideración.
  • Sangrado espontáneo por la nariz.
  • Sangrado de encías.
  • Sangre en heces u orina.
  • Menstruación muy abundante y prolongada.
  • Cansancio marcado.
  • Coloración amarillenta de la piel (ictericia).
  • Aumento del tamaño del bazo en la cavidad abdominal.

Diagnóstico y tratamiento

Ante la sospecha de trombocitopenia o plaquetas bajas, la primera prueba a realizar es obviamente una analítica de sangre en la cual se verá una cifra de plaquetas inferior a las 150.000 por ml. Además de esta prueba esencial y en función de los síntomas acompañantes, se pueden realizar otras pruebas complementarias, como una ecografía o un TAC abdominal, serologías infecciosas o una punción de médula ósea para poder valorar posibles alteraciones en la formación de trombocitos.

El tratamiento de la trombocitopenia dependerá de la causa, siempre y cuando ésta se pueda determinar. Una trombocitopenia leve a nivel analítico que no presente síntomas acompañantes puede no requerir tratamiento y simplemente hacer controles analíticos periódicos para detectar un posible empeoramiento de las cifras plaquetarias.

Sin embargo, si la trombopenia es más grave, se acompaña de síntomas o persiste en el tiempo es probable que se requieran tratamientos específicos, como pueden ser:

  • Retirada de ciertos fármacos trombopénicos.
  • Tratamiento de enfermedades autoinmunes mediante el uso de corticoides o inmunomoduladores.
  • Extirpar el bazo.
  • Trasfusión de sangre o plaquetas.
  • Recambio plasmático.

En caso de detectar una trombopenia significativa en una analítica rutinaria, su médico le orientará sobre cómo actuar y es probable que lo remita al hematólogo. Asimismo, si aparecen síntomas como hematomas espontáneos o sangrados de repetición sin causa aparente es importante consultar con su médico.

Lo que debes saber…

  • Las causas de plaquetas bajas (trombocitopenia) pueden ser muy variadas, tanto por causas congénitas como por procesos oncológicos de la médula ósea o el uso de algunos medicamentos.
  • Ante una clínica de sospecha de trombocitopenia, la primera prueba a realizar es obviamente una analítica de sangre en la cual se verá una cifra de plaquetas inferior a las 150.000 por ml.
  • El tratamiento de la trombocitopenia dependerá de la causa, siempre y cuando ésta se pueda determinar.

Dr. David Cañadas Bustos
Médico consultor de Advance Medical