5 Min de lectura | En torno al 99% del calcio del organismo se almacena en los huesos, pero también se encuentra calcio en las células (sobre todo, en las células musculares) y en la sangre. De hecho es un mineral con una carga eléctrica cuando se encuentra disuelto en los líquidos corporales como la sangre. ¿Qué consecuencias tiene tener el calcio alto o bajo?

El calcio es esencial para: la formación de huesos y dientes, la contracción muscular, coagulación sanguínea, y para tener un ritmo cardíaco normal.

El organismo controla con precisión la cantidad de calcio presente en las células y en la sangre. Para ello, desplaza el calcio desde los huesos a la sangre, según sea necesario, con el fin de mantener una concentración constante en sangre de este mineral. Para mantener una concentración adecuada de calcio en la sangre se debe consumir un mínimo de entre 1.000 y 1.500 mg de calcio al día.

Esta concentración está regulada en su mayor parte por dos hormonas:

  • Hormona paratiroidea (PTH): la producen las cuatro glándulas paratiroideas situadas alrededor de la glándula tiroidea, en el cuello. Cuando la concentración de calcio en la sangre disminuye, las glándulas paratiroideas producen más hormona paratiroidea. Si la concentración de calcio aumenta, las glándulas paratiroideas producen menos hormona.
  • Calcitonina: la producen las células de la glándula tiroidea; reduce la concentración de calcio en la sangre, haciendo más lenta su liberación desde los huesos.

La hipocalcemia, calcio bajo

Ocurre cuando la concentración de calcio en sangre es baja. Se define por la disminución del calcio en sangre inferior a 8,8 mg/dL.

Aunque la mayor parte del calcio del organismo se almacena en los huesos, otra parte circula en la sangre. Alrededor del 40% del calcio de la sangre se une a las proteínas, actúa como fuente de reserva de calcio para las células y no tiene ninguna función en el organismo. Solo el calcio que no está unido a las proteínas puede alterar el funcionamiento del organismo.

Niveles de calcio en sangre: hipocalcemia

Causas

En la mayoría de los casos, la hipocalcemia aparece cuando se pierde demasiado calcio en la orina o cuando no se desplaza a la sangre una cantidad suficiente de calcio de los huesos.

Entre las causas de hipocalcemia se incluyen:

  • Una concentración baja de hormona paratiroidea (hipoparatiroidismo) o ausencia de glándulas paratiroideas al nacer (en el síndrome de DiGeorge).
  • Una concentración baja de magnesio reduce la actividad de la hormona paratiroidea.
  • Carencia o resistencia de vitamina D.
  • Insuficiencia renal, que da lugar a que se elimine una cantidad mayor de calcio en la orina.
  • Ingesta inadecuada de calcio o trastornos que reducen la absorción de calcio.
  • Pancreatitis (inflamación del páncreas)
  • Ciertos medicamentos como la rifampicina (un antibiótico), los anticonvulsivos, los bisfosfonatos, la calcitonina, la cloroquina, los corticoesteroides, etc.

Consecuencias

Si los niveles de calcio son bajos durante mucho tiempo, la piel se vuelve seca y escamosa, las uñas se quiebran, el cabello es más grueso y se sienten calambres musculares y fatiga. La hipocalcemia afecta al cerebro y provoca síntomas como confusión, falta de memoria, delirio, depresión, ansiedad y alucinaciones. Estos síntomas desaparecen cuando se restablece la concentración de calcio.

Síntomas

Uno de los síntomas principales de la hipocalcemia aguda grave es la tetania, caracterizada por rigidez muscular y los calambres. Los síntomas de la tetania pueden ser desde hormigueo en labios, en manos o pies y calambres, a convulsiones, calambres en los músculos de la garganta, arritmias, etc.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico es a través de un análisis de sangre rutinario. Se mide la concentración de calcio total, la concentración de albúmina en la sangre para determinar si la concentración de calcio libre es baja, como también los niveles de magnesio, de fosfato, de hormona paratiroidea y de vitamina D.

El tratamiento de la hipocalcemia consiste en administrar suplementos de calcio y de vitamina D.

La hipercalcemia

Es un problema clínico relativamente frecuente. Resulta cuando la entrada de calcio a la circulación supera la excreción de calcio.

Esto ocurre en varias situaciones, por ejemplo, cuando hay una alteración en los huesos o cuando existe una absorción gastrointestinal excesiva o una excreción renal disminuida de calcio.

Entre todas las causas de hipercalcemia, el hiperparatiroidismo primario y la malignidad son las más comunes y representan el 90 % de los casos.

Niveles altos de calcio: hupercalcemia

Causas

  • En el hiperparatiroidismo se segrega demasiada hormona paratiroidea. Cuando existe un exceso de hormona, se estimula la absorción de calcio del tubo digestivo y provoca que los riñones excreten menos calcio y a la vez, que los huesos liberen el calcio almacenado, provocando hipercalcemia. En el 90% de los casos, la anomalía es la presencia de un tumor benigno (adenoma) en una de las glándulas paratiroideas. En el 10% restante, las glándulas simplemente se hipertrofian y producen demasiada hormona. El tratamiento habitual consiste en la extirpación mediante cirugía.
  • Presencia de una úlcera en el estómago.
  • Consumo aumentado de vitamina D, que provoca un aumento de la absorción de calcio en el tubo digestivo.
  • Las células de los tumores renales, pulmonares y ováricos segregan grandes cantidades de una proteína que, al igual que la hormona paratiroidea, aumenta la concentración de calcio en la sangre. A este efecto se le denomina síndrome paraneoplásico. También se libera calcio a la sangre cuando el cáncer se extiende (metástasis) al hueso y destruye las células óseas. Esta destrucción ósea se produce con mayor frecuencia en los cánceres de próstata, de mama y de pulmón. El mieloma múltiple (un cáncer de la médula ósea) también ocasiona la destrucción del hueso y provoca hipercalcemia.
  • Trastornos óseos,como en la enfermedad de Paget donde se produce destrucción del hueso (resorción o reabsorción ósea), se libera calcio en la sangre, lo que, en ocasiones, provoca hipercalcemia.

Síntomas

La hipercalcemia suele producir pocos síntomas. Los primeros síntomas de la hipercalcemia suelen ser:

  • Estreñimiento,
  • Náuseas,
  • Vómitos,
  • Dolor abdominal,
  • Inapetencia
  • Aumento de la micción, lo que da lugar a deshidratación y a sed excesiva.

Cuando la hipercalcemia es muy grave, aparece disfunción cerebral acompañada de confusión, alteración psíquica, delirio, alucinaciones y coma, debilidad muscular, junto con arritmias y la muerte.

Diagnóstico y tratamiento

La hipercalcemia se suele detectar al realizar análisis de sangre rutinarios. Pueden ser necesarias pruebas adicionales para determinar la causa, como análisis de sangre y de orina adicionales o una radiografía de tórax.

La hipercalcemia se puede clasificar según los niveles en sangre en:

  • Leve: 10,5 a 11,9 mg/dL
  • Moderado: 12 a 13,9 mg/dL
  • Grave: 14-16 mg/dL

El tratamiento consiste en la administración de líquidos y medicamentos para aumentar la excreción del calcio. Se aconseja ingerir mucho líquido, ya que esto estimula a los riñones para que eliminen el calcio y ayuda a prevenir la deshidratación.

 

Lo que debes saber…

  • El organismo controla con precisión la cantidad de calcio presente en las células y en la sangre. Para ello, desplaza el calcio desde los huesos a la sangre, según sea necesario, con el fin de mantener una concentración constante en sangre de este mineral.
  • La hipocalcemia ocurre cuando la concentración de calcio en sangre es baja. Se define por la disminución del calcio en sangre inferior a 8,8 mg/dL.
  • La hipercalcemia es un problema clínico relativamente frecuente. Resulta cuando la entrada de calcio a la circulación supera la excreción de calcio.

 

Dra. Alexandra Company

Especialista en Medicina de Familia y Comunitaria de Teladoc Health