Recomendaciones para prevención y control de enfermedad cardiovascular

///Recomendaciones para prevención y control de enfermedad cardiovascular

Recomendaciones para prevención y control de enfermedad cardiovascular

En la presentación de la enfermedad cardiovascular contribuyen numerosos factores, y donde la asociación de varios de ellos potencia la acción lesiva de uno solo de ellos.

El objetivo último de la alimentación está en reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, a través de reducir cuantos más factores de riesgo mejor. La alimentación, dentro de un cambio del estilo de vida global, influye de modo muy significativo sobre todos los factores de riesgo cardiovascular modificables: dislipemia, hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad y otros.

Los hábitos alimentarios en la población española durante los últimos años se están modificando sustancialmente, separándose de lo que resultaría ser la dieta tradicional mediterránea, para adquirir costumbres foráneas más propias de países anglosajones, circunstancia que se hace más evidente entre la población infantil y juvenil. De igual modo, la población española es más sedentaria, dedica más tiempo a ver la TV y a pasar más tiempo delante del ordenador, y dedica menos tiempo a la actividad física en tiempo de ocio. El hábito tabáquico ha bajado ligeramente en los últimos años. La obesidad y la diabetes mellitus se están incrementando a gran velocidad. Por todo ello, las recomendaciones para prevenir las enfermedades cardiovasculares deben incluir varios aspectos: modificar las pautas de alimentación, hacer ejercicio físico, abstención del tabaco y moderación de las calorías consumidas.

Alimentación

Las recomendaciones para prevenir las enfermedades cardiovasculares son las siguientes:

  • Las grasas deben suponer el 30-35% de la energía total consumida diariamente, repartidas así: grasas saturadas menos del 10%, grasas poliinsaturadas entre el 7% y el 10%, y grasas monoinsaturadas entre el 15 y el 20%. Las grasas trans deberán ser menos del 2% de las grasas.
  • El colesterol de la dieta no debe sobrepasar los 300 mg/día, preferiblemente 200 mg/día.
  • Los hidratos de carbono serán el 45-50% de la energía.
  • Y las proteínas un 15%.
  • Las grasas, incluyendo el colesterol, los hidratos de carbono y las proteínas son los nutrientes que aportan las calorías, por lo que se ajustarán para mantener el peso ideal.
  • Se recomendará reducir la ingesta de sal, y suprimir la sal en la mesa en caso de individuos hipertensos: es suficiente eliminando el salero de mesa y no consumiendo alimentos muy ricos en sal (salazones, jamones, embutidos en general, pan y galletas con sal, patatas fritas, alimentos enlatados).
  • El alcohol no deberá sobrepasar los 20-30 g/día de etanol en hombres, es decir, dos vasos de vino al día; y los 10-20 g/día de etanol en mujeres, es decir, un vaso de vino al día. En los jóvenes el alcohol no está indicado, al igual que en las personas abstemias.
  • Consumir pescado (especialmente azul) al menos dos o tres veces por semana.
  • Disminuir las carnes rojas; mejor las aves y el conejo a las carnes rojas.
  • Reducir los embutidos y otros productos cárnicos no elaborados en casa (hamburguesas, salchichas, albóndigas).
  • Usar el aceite de oliva virgen como la principal fuente culinaria.
  • Consumir 5 raciones de frutas y verduras al día; y, a ser posible, que sean variadas.
  • Incluir las legumbres, los cereales integrales y las pastas integrales en el consumo con una frecuencia de varias veces a la semana.
  • Fomentar el consumo de frutos secos, en cantidad moderada (“un puñadito” al día o, al menos, dos veces por semana).
  • El aporte de fibra (a través de legumbres y cereales y pastas integrales).
  • Limitar el consumo de helados, bollería industrial, pastelería industrial, golosinas y dulces, snacks, refrescos azucarados, etc.
  • Moderar el consumo de los alimentos precocinados.
  • Comprobar los ingredientes de los alimentos preparados, evitando los elaborados con grasas no recomendadas o no identificadas, por ejemplo, etiquetas donde conste “grasas vegetales” sin especificar más.
  • Los lácteos y derivados son necesarios pero deben ser productos desnatados o semidesnatados.
  • Los huevos no están prohibidos; 3 a la semana es un consumo correcto.
  • El chocolate no está tampoco prohibido; una tableta pequeña al día es suficiente.

Leer más
Recomendaciones para prevención y control de enfermedad cardiovascular
4.2 ( 5 votos )
2018-11-05T17:10:32+00:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE TECH S.A., como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Recomendaciones para prevención y control de enfermedad cardiovascular
4.2 ( 5 votos )
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar