4 Min de lectura | A través de la histeroscopia se puede ver el interior del útero y detectar precozmente la aparición de patologías benignas o malignas. Esta prueba diagnóstica puede llevarse a cabo de dos maneras y es capaz de detectar miomas o pólipos.

La histeroscopia es una prueba diagnóstica que consiste en mirar en el interior del útero con un histeroscopio. Se trata de una cámara rígida rectilínea de unos 30 cm de largo y pocos milímetros de calibre, que se introduce a través de la vagina y el cuello uterino en el interior del útero.  La imagen que obtenemos del útero nos permite identificar si en su interior existe algún tipo de patología y extraer una biopsia si es necesario.

Las paredes de la cavidad uterina permanecen en contacto a no ser que las separemos artificialmente, y eso se hace inyectando un medio de distensión, que puede ser gaseoso o líquido. Al dilatar la cavidad con el líquido, ésta se despliega permitiéndonos ver en su interior

Las primeras histeroscopias se hacían inyectando gas en la cavidad, pero la visión es mucho mejor con medios líquidos tipo suero fisiológico.

Existen 2 tipos de histeroscopia.

Histeroscopia diagnóstica

Se realiza con histeroscopios de bajo calibre (entre 3 y 5 mm). Se puede realizar sin anestesia o con anestesia local, por lo que se puede hacer en una consulta ginecológica.

La limitación de la histeroscopia diagnóstica es que debido al bajo calibre del histeroscopio solo se puede observar la cavidad y, en algunos casos, introducir una “mini-pinza” para realizar una pequeña biopsia.

La histeroscopia diagnóstica la podemos usar para evaluar la cavidad endometrial de pacientes que presentan alteraciones menstruales o problemas de fertilidad, extracción de un fragmento de DIU que haya podido quedar en la cavidad, evaluar la forma de esta cavidad y de los orificios de las trompas de Falopio…

Histeroscopia terapéutica o quirúrgica

En este caso se utiliza un histeroscopio de 10 mm que permite el uso de utensilios para realizar la extirpación de tumoraciones que hayan crecido en la cavidad uterina.

El inconveniente es que requiere dilatar mecánicamente el cuello uterino con lo que se realizan en el quirófano y con algún tipo de anestesia, sea sedación o epidural.

La histeroscopia terapéutica es útil cuando ecográficamente se han diagnosticado tumoraciones o engrosamientos en la cavidad endometrial, o pólipos y miomas endometriales, patologías muy frecuentes, que pueden ser completamente solucionadas mediante esta técnica, que tiene muy baja tasa de complicaciones, postoperatorio muy favorable y que se realiza en la inmensa mayoría de los casos de forma ambulatoria.

Histeroscopia: dibujo representativo de una histeroscopia

La histeroscopia detecta miomas y pólipos

Pólipos endometriales

Son una de las patologías ginecológicas más frecuentes. Se trata de formaciones carnosas redondeadas que crecen en la cavidad. Son fácilmente visibles por ecografía ginecológica y mediante histeroscopia. En este caso, el histeroscopio quirúrgico dispone de un instrumento eléctrico que nos permite ir recortando el pólipo con pequeñas pasadas.

Posteriormente, se envía al laboratorio para su análisis, porque aunque mayoritariamente son benignos, hay un pequeño porcentaje de pólipos malignos.

H3 Extirpación de miomas

Los miomas son formaciones fibrosas duras y benignas que pueden crecer en cualquier localización del útero. En el caso de crecer en la cavidad del útero, pueden ser abordados por histeroscopia, y de igual modo que con los pólipos pueden ser extirpados a pequeños bocados.

A diferencia de los pólipos, los miomas pueden ser mucho mayores, pueden tener una parte escondida en la pared uterina que no sería resecable de forma segura y son mucho más laboriosos de extraer en general.

En otras ocasiones podemos indicar una histeroscopia para extraer o “quemar” la totalidad de la mucosa que recubre internamente la cavidad endometrial. A este procedimiento se le llama endometrectomía o ablación endometrial, y se indica en mujeres que ya no desean más hijos y presentan reglas muy abundantes. Con ello, conseguimos reducir al mínimo los sangrados menstruales de forma definitiva.

Es muy importante realizar revisiones ginecológicas por lo menos una vez al año ya que lo más importante es la prevención. Los Seguros de Salud MAPFRE disponen de un excelente cuadro médico de especialistas en ginecología y de las mejores pruebas de diagnóstico.

CALCULA TU PRECIO
Lo que debes saber…

  • La histeroscopia es un procedimiento muy útil, y seguramente el más usado en la consulta de cirugía ginecológica.
  • Hay dos tipos de histeroscopia, la diagnóstica y la terapéutica o quirúrgica.
  • Pólipos y miomas endometriales, patologías muy frecuentes, pueden ser completamente solucionadas mediante esta técnica, que tiene muy baja tasa de complicaciones.

 

Dra. Natalia Garcia Montaner

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico colaborador de Teladoc Health