///¿Qué es la monitorización fetal?

¿Qué es la monitorización fetal?

4 minutos | Se trata de una sencilla prueba que permite saber si el feto está bien oxigenado y alimentado gracias a la medición de su frecuencia cardiaca. Es una prueba que tarda en hacerse unos 30 minutos y para la que existen técnicas de estimulación fetal en caso de que sea necesario.

Al final del embarazo y durante el parto tenemos una prueba muy útil para valorar el bienestar del feto, es lo que conocemos como monitorización fetal. Coloquialmente las pacientes lo llaman “ir a monitores”. Esta prueba se suele realizar semanalmente las últimas semanas de embarazo, según los distintos protocolos a partir de la semana 38 o 40.

El feto, cuando está en óptimas condiciones (al final del embarazo), presenta una frecuencia cardiaca variable. Este patrón refleja si el feto que está bien oxigenado y alimentado

Aunque puntualmente puede tener periodos de monotonía en su frecuencia cardiaca, por ejemplo, cuando duerme, la frecuencia cardiaca del feto suele presentar aceleraciones sobre la frecuencia media. Cuando el feto, muestra un patrón distinto, con la frecuencia cardiaca mantenida sin variabilidad en el tiempo, significa que su oxigenación puede estar afectado debido a alguna situación adversa.

¿En qué consiste ir a monitores?

Ir a monitores es una prueba sencilla que aporta mucha información sobre el feto con las únicas molestias de mantener inmóvil a la paciente sobre una camilla durante media hora, entre 20-30 minutos.

Para realizar la prueba hay que colocar un dispositivo sobre el abdomen de la embarazada, en el lugar más próximo a donde esté situado el corazón fetal. Dicho dispositivo capta la frecuencia cardiaca mediante ultrasonidos y lo registra en un papel.

Durante este tiempo la frecuencia ha de variar entre 110 y 160 latidos por minuto. También debe presentar pequeños episodios de aceleraciones de más de 25 latidos por minuto sobre la frecuencia media y volver a ella. Si es así sabemos que el feto, en el momento de la prueba, está en plena forma.

Hay dos tipos de monitorización fetal:

  • Test no estresante: cuando lo realizamos antes del parto para confirmar el bienestar fetal cuando el feto no está bajo el “estrés” de las contracciones.
  • Test estresante: cuando se monitoriza al feto durante el parto y está sometido a la presión de las contracciones. En este caso también podemos hacer otra distinción, la monitorización fetal externa y la monitorización fetal interna (transductor fijado a la cabeza fetal y una sonda que registra la presión intrauterina).

Registro de contracciones

Paralelamente colocamos un segundo sensor en el abdomen materno que pretende registrar la presión que ejerce la musculatura uterina, ascendiendo si se produce una contracción. Este segundo registro no suele aportar mucha información cuando la monitorización se produce antes del parto, únicamente a título informativo si observamos alguna contracción aislada.

Pero es de gran importancia durante el parto, pues en la gráfica resultante podremos relacionar la frecuencia cardiaca con las contracciones, y de qué manera estas la afectan.

¿Qué es la monitorización fetal?: mujer embarazada realizándose una prueba de monitorización fetal con el registro de contraccioones

¿Cómo estimular al bebé durante la monitorización?

Si no cumple ese patrón, puede ser que el feto esté dormido, ya que durante el sueño su frecuencia se mantiene dentro del margen normal (110-160) pero es menos variable y no presenta aceleraciones. Si registramos un feto con este patrón podemos:

  •  Estimulación manual del abdomen de la madre.
  • Cambiar de postura, sobre todo cuando la gestante lleva mucho tiempo boca arriba y el peso del útero cae sobre los vasos sanguíneos dificultando el retorno de la sangre a las extremidades inferiores y provocando que la tensión arterial baje. Si la gestante se tumba de lado se restituye el flujo, se normaliza la tensión y mejora el patrón fetal.
  • Estimulación vibro-acústicamente (con un sonido).
  • Ingerir algo con azúcar si la madre hace muchas horas que no come y sus niveles de glucosa están bajos, el feto estará más pasivo.

Si con estas medidas no se consiguiera restituir el patrón del feto, tendrá que ser evaluado cuidadosamente porque puede significar que el feto está afrontando alguna situación incómoda y si esto se confirma y no mejora en el tiempo habrá que extraerlo rápidamente por cesárea.

Lo que debes saber…

    • Para realizar esta sencilla prueba únicamente tenemos que colocar un dispositivo sobre el abdomen de la gestante, en el lugar más próximo a donde esté situado el corazón fetal.
    • Mediante ultrasonidos capta la frecuencia cardiaca y es registrada en un papel durante 20-30 minutos.
    • La frecuencia ha de variar entre 110 y 160 latidos por minuto y ha de presentar pequeños episodios de aceleraciones de más de 25 latidos por minuto.

Dra. Natalia Garcia Montaner

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico colaborador de Advance Medical

2020-06-26T10:34:51+02:003 junio, 2020|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.