6 Min de lectura | La ecografía 5D es una imagen en tres dimensiones y en tiempo real, como la 4D, pero con algunas diferencias ¿Para novedades trae la ecografía 5D?

La ecografía 5D es una imagen en tres dimensiones y en tiempo real, como la 4D, pero en la que el tratamiento de las imágenes en el ordenador permite suavizar las texturas, modificar el color de la imagen y aplicar un foco de luz desde diferentes ángulos de forma que se crean luces y sombras y esto le da una imagen más real. Sin embargo, la ecografía en 5D no permite la detección de más malformaciones que las otras ecografías .

¿En qué consiste una ecografía?

La ecografía es una prueba diagnóstica en que se utilizan ultrasonidos, parecido a los sonar de los barcos. La máquina de ecografías tiene un transductor que se coloca sobre el paciente y que emite unos ultrasonidos (sonidos de alta frecuencia) que se reflejan de forma distinta en cada tejido del cuerpo.

El transductor recibe estos ultrasonidos reflejados y el ordenador de la máquina los procesa de forma que se proyecta una imagen en la pantalla. De ahí el nombre de ecografía, porque recoge el eco de los sonidos emitidos.

Se pueden utilizar distintas sondas o transductores, que en los controles de embarazo pueden ser la abdominal para explorar el feto en las gestaciones de entre 12 y 42 semanas y la vaginal, para las gestaciones incipientes.

¿Qué se ve en cada ecografía?

Según a las semanas de gestación a las que se realice la ecografía lo que podemos esperar ver es distinto:

  • Entre las 8 y 20 semanas se puede ver el feto en cuerpo entero, como se va formando, el principio de las extremidades, el sexo a partir de las 14 semanas aproximadamente, pero todavía es difícil ver los rasgos de la cara.
  • Entre las 20 y 26 semanas se obtienen imágenes de planos concretos del feto, la cara, las manos, los pies, los genitales….
  • Entre las 26 y 30 semanas se pueden apreciar mejor los gestos, movimientos, como bostezan, como se chupan el dedo… y la cara ya tiene más imagen de bebé que antes.
  • A partir de las 30-32 semanas es más difícil conseguir buenas imágenes por la posición del bebé y por la disminución de la proporción de líquido amniótico normal al final del embarazo.

¿Es una prueba segura?

Es importante saber que al tratarse de ultrasonidos no tiene radiación nociva, ni para la embarazada ni para el feto, a diferencia de las radiografías. Es necesario colocar un gel transmisor para que los ultrasonidos se propaguen correctamente ya que a través del aire tienen muy mala transmisión.

Otra gran diferencia con las radiografías es que se trata de una imagen en tiempo real, es decir, es una prueba dinámica y no una imagen estática como una fotografía. Se puede congelar la imagen en la pantalla para su estudio, así como imprimir esta imagen en la impresora.

Novedades de la tecnología 5D

Recientemente se ha mejorado el software que permite la composición y el tratamiento de la imagen, modificando el tono sepia de las ecografías 3 y 4D por una tonalidad más rosada con más sombras y sensación de textura, como si pudiésemos ver una imagen real del feto iluminado. Y es lo que se ha llamado 5D.

En la actualidad, la realización de una ecografía en  5D responde más bien a un deseo de obtener imágenes bonitas del feto en movimiento, de sus rasgos y evolución, por lo que no estamos ante una prueba médica con finalidad diagnóstica. De hecho, existen muchos centros que las realizan. Eso sí, para obtener imágenes vistosas dependemos de:

  • La colaboración fetal, pues ha de estar en una buena posición.
  • Que la placenta no obstaculice la visión. sí como si la placenta no obstaculiza la visión.
  • Que haya líquido abundante.
  • Si la gestante es delgada mucho mejor.

A pesar de la cualificación del técnico o médico y de su mejor intención no siempre se consigue un buen resultado. En esto la tecnología 5D también ha supuesto un avance pues solventa mejor el problema de las interferencias de órganos o tejidos que se interponen en la imagen.

Una vez realizada la ecografía, los futuros papás se llevan a casa los 20-30 minutos de imágenes registradas en soportes digitales como CD/DVD o lápices de almacenamiento, fotos, incluso proyecciones sobre el vientre materno a la vez que se realiza la ecografía.

Diferencias entre la ecografía en 5D con otras ecografías

La utilidad médica es limitada, por ejemplo, no es posible diagnosticar un feto con Síndrome de Down sólo por ecografía ni 2D ni 3D ni 4D.

Ecografía 2D

Las ecografías tradicionales o 2D son las más empleadas, además, muchas de las malformaciones se sospechan o diagnostican en la ecografía 2D.

La imagen que visualizamos se ve en distintos tonos de gris, blanco o negro y es una imagen como una rebanada, realiza un corte de un tejido, órgano, etc. Al mover el transductor podemos adentrarnos más o menos en el tejido y hacer distintos cortes. Además, moviendo el transductor en los diferentes ejes del espacio conseguiremos distintos ángulos de visualización y hacer cortes en los tres ejes del espacio.

En una ecografía de un paciente, tanto adulto como niño, podemos colocar el transductor en una posición determinada para tener el corte esperado de los diferentes órganos, pero en los fetos, al no estar colocados como nosotros queremos y no poder moverlos a nuestra voluntad en ocasiones es difícil conseguir visualizar todas las estructuras que deseamos ver. Por ello se suele decir que la paciente coma algo antes de las exploraciones, así los fetos suelen moverse más y podemos conseguir los cortes deseados.

Ecografía 3D

La ecografía 3D es una imagen tridimensional. El ordenador del ecógrafo consigue distintos cortes paralelos del feto (o del órgano a estudiar) y realiza una reconstrucción en tres dimensiones. Por eso la ecografía 3D consigue sólo fotografías sin movimiento.

Generalmente se realizan fotografías de la cara, pero en ocasiones también de las extremidades y de los genitales ya que suelen ser las que más gustan a los futuros papás. Solo en algunas ocasiones se recurre a la ecografía 3D para detectar defectos faciales como el labio leporino, defectos del tubo neural como la espina bífida o algunas malformaciones de las extremidades.

Ecografía 4D

La ecografía 4D introduce el tiempo, es decir, son imágenes en movimiento como la ecografía convencional en 2D pero en tres dimensiones. Para algunas cardiopatías la ecografía 3-4D es también de ayuda ya que permite trabajar en diferido con volúmenes y hacer estudios funcionales.

¿Qué nos depara el futuro?

Aunque de momento el objetivo de las ecografías en 5D es más bien lúdico, existe una indicación médica muy importante de esta tecnología que está en sus inicios pero a la que ya se la augura un gran futuro, pues permite visualizar mejor las posibles alteraciones anatómicas externas del feto (labio leporino, malformaciones genitales, hernias, malformaciones de las extremidades).
Y la adquisición de volúmenes de imágenes que, una vez terminada la exploración, cuando la paciente ya está en su casa, permite al médico examinarla desde ángulos distintos a los que la miró en directo y tomar diferentes medidas. Esto es una concepción diferente de lo que se conocía hasta ahora de una ecografía, que era una prueba que se interpretaba a medida que se realizaba.

¿Tienes dudas? Regístrate en Savia, la plataforma de servicios de salud digital de MAPFRE que te permite hablar gratis por chat o videoconsulta con un médico para que resuelva todas tus dudas médicas.

REGÍSTRATE GRATIS


Lo que debes saber:

  • Permite obtener una imagen del feto que a muchos les parece más real, pero no permite detectar más malformaciones que en ecografías anteriores.
  • Al tratarse de ultrasonidos no tiene radiación nociva, ni para la embarazada ni para el feto, a diferencia de las radiografías.
  • Las ecografías tradicionales o 2D siguen siendo, por ahora, las más empleadas.


Dra. Inés Bombí
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Médico consultor de Advance Medical