4 Min de lectura | Una punción lumbar es un procedimiento que usan los médicos para obtener una muestra de líquido del área de alrededor de la médula espinal.

¿Qué es una punción lumbar?

La médula espinal la forman un grupo de nervios que recorren la espalda desde la base del cerebro. Tanto el cerebro como la médula espinal están rodeados por un líquido llamado «líquido cefalorraquídeo», que los amortigua y protege, y que puede contener pistas importantes sobre la salud de ambos. Por ejemplo, se puede usar para determinar si hay una infección o sangrado en el cerebro.

¿Por qué se realiza?

Es posible que el médico pida una punción lumbar para buscar problemas que afectan el cerebro o la médula espinal. Estos son algunos ejemplos de esos problemas:

  • Una infección que afecta el cerebro o la médula espinal, como la meningitis
  • Cuando tenemos la sospecha de una hemorragia o sangrado en una parte de la cabeza.
  • Esclerosis múltiple que causa problemas de visión, adormecimiento, hormigueo, debilidad muscular…
  • Cáncer extendido a los tejidos que rodean el cerebro o la médula espinal (meningitis carcinomatosa).
  • Enfermedades del sistema nervioso como el síndrome de Guillain-Barré.
  • Seudotumor cerebral una enfermedad que ejerce presión en el interior del cráneo.

En algunos casos los médicos también realizan una punción lumbar para administrar ciertos tipos de medicinas directamente en el área que rodea la médula espinal. Los ejemplos de medicinas que se pueden administrar de esta forma incluyen anestesia, antibióticos…

Preparación para la  punción lumbar

  • Acostarse de lado y sostener las piernas entre los brazos, para que la espalda quede curvada en forma de «C».
  • Durante el procedimiento, es muy importante quedarnos muy quietos.
  • El médico tocará la columna y elegirá dónde realizar la punción lumbar. Será en la parte baja de la espalda, por debajo del punto donde finaliza la médula espinal.
  • Antes de hacer la punción lumbar, el médico limpiará el área de la parte baja de la espalda.
  • Se aplica una inyección de anestésico local para anestesiar la zona.
  • El médico insertará una aguja en la espalda, entre dos de los huesos (llamados «vértebras») que forman la columna. La aguja atraviesa la piel y los tejidos que rodean la médula espinal y llega al espacio lleno de líquido.
  • Una vez que la aguja esté en su lugar, el médico medirá la presión del líquido. También tomará una pequeña muestra de líquido para analizar, o inyectará medicina si es necesario.

Punción lumbar: paciente tumbado de lado y médico realizando una punción lumbar

¿Cuáles son los efectos secundarios posibles tras una punción lumbar?

Después de una punción lumbar, en algunos casos se puede tener un dolor de cabeza muy intenso. Esto sucede porque el punto por donde ingresa la aguja de la punción lumbar no siempre se cierra de inmediato. Si el orificio permanece abierto, puede salir líquido cefalorraquídeo, lo que causaría dolor de cabeza.

En la mayoría de los casos, el orificio se cierra solo y el dolor de cabeza desaparece en uno a dos días. Es probable mejore si nos acostamos. Si el dolor de cabeza no mejora después de uno o dos días, los médicos pueden ofrecernos un tratamiento llamado «parche de sangre«. En este procedimiento se toma una pequeña cantidad de sangre y se inyecta en el área donde se realizó la punción lumbar. La sangre llena el orificio y los niveles de líquido cefalorraquídeo vuelven a la normalidad.

Los problemas que pueden aparecer en casos aislados después de una punción lumbar son:

  • Infección
  • Sangrado: antes de realizarnos una punción lumbar, hemos de informar al médico de si tomamos aspirina o una medicina anticoagulante. Entre ellos se incluyen warfarina (marca comercial: Jantoven), apixabán (marca comercial: Eliquis), edoxabán (marcas comerciales: Savaysa, Lixiana) y rivaroxabán (marca comercial: Xarelto). Estos medicamentos podrían aumentar el riesgo de sangrado durante la punción lumbar.
  • Un problema del cerebro llamado «hernia cerebral», que pone en riesgo la vida. Este problema es muy poco frecuente y por lo general aparece solo en personas que ya tienen alguna enfermedad cerebral que pone en riesgo la vida.
  • Dolor o adormecimiento en la espalda o las piernas.
  • Crecimientos anormales (llamados «tumores epidermoides») que se forman en la columna mucho después de que se aliza la punción lumbar. Esto es más probable en niños que en adultos.

¿Tiene contraindicaciones?

En algunos casos la punción lumbar está contraindicada cuando:

  • Existe una infección de la piel en la zona de punción,
  • Si el paciente tiene una enfermedad de la coagulación o si el paciente tiene la presión intracraneal alta.
  • Los pacientes mayores de 60 años, inmunodeprimidos, o con clínica de convulsiones de menos de una semana,
  • Pacientes con papiledema (aumento del líquido dentro del ojo con afectación de la retina),
  • Pacientes con alteración de la consciencia o con alteraciones en la exploración neurológica y con alta sospecha de meningitis, se debe realizar un TAC craneal antes de realizar la punción lumbar.

Lo que debes saber…

  • Una punción lumbar es un procedimiento que usan los médicos para obtener una muestra de líquido del área de alrededor de la médula espinal.
  • Es posible que el médico pida una punción lumbar para buscar problemas que afectan el cerebro o la médula espinal.
  • Después de una punción lumbar, en algunos casos se puede tener un dolor de cabeza muy intenso.

Si necesita realizarse una punción lumbar, lo mejor es ponerse en manos de los mejores profesionales incluidos en el cuadro médico de los seguros de MAPFRE Salud.

CALCULA TU PRECIO


Dra. Alexandra Company

Médico de familia consultor de Teladoc Health