Resfriado (nasofaringitis)

////Resfriado (nasofaringitis)

Resfriado (nasofaringitis)

¿Qué es? Los resfriados (popularmente llamados catarros) son las infecciones más frecuentes en la infancia. Están causados por virus y afectan a las vías respiratorias superiores: nariz y garganta. Son procesos banales que curan sin ningún tratamiento específico. Es muy […]

¿Qué es?

Los resfriados (popularmente llamados catarros) son las infecciones más frecuentes en la infancia. Están causados por virus y afectan a las vías respiratorias superiores: nariz y garganta. Son procesos banales que curan sin ningún tratamiento específico.

Es muy habitual que durante el invierno, y los primeros años de escolarización, el niño puede padecer varios resfriados consecutivos que hacen que los padres tengan la falsa sensación de que «nunca se cura el catarro».

Es consulta más frecuente al Pediatra. En los niños se estima que pueden tener entre 4 ó 5 catarros al año.

Causas

El resfriado es un proceso infeccioso causado por virus. Existen unos 200 virus que pueden causar un catarro pero los más frecuentes se conocen con el nombre de rinovirus.

La infección se transmite de una persona infectada a otra sana por las secreciones respiratorias que se expulsan al aire mediante la tos o los estornudos. Está demostrado que las manos son un vehículo muy importante de transmisión de las infecciones respiratorias. En el caso de los niños esta transmisión se ve facilitada por los juguetes que comparten y chupan.

Los bebés y niños se resfrían tanto porque tienen quien les contagie: adultos con catarro y niños en la escuela. También es una manera de inmunizarse a los cientos de virus que causan las infecciones respiratorias: por esto son más frecuentes los catarros en los primeros años de escolarización.

Es falsa la creencia de que los niños se acatarran porque «cogen frío», es por el contacto con otros niños o adultos infectados.

Síntomas

Se caracteriza por obstrucción nasal (que puede dificultar la respiración), aumento de la mucosidad y tos. Puede estar acompañado de fiebre y malestar general. La presencia de fiebre es más frecuente cuánto más pequeño sea el niño.

En los días previos al resfriado el bebé puede estar molesto, comer menos o dormir peor (es lo que llamamos el periodo de incubación). Es frecuente que otros miembros de la familia o compañeros de colegio también presenten síntomas de catarro.

Cuándo hay fiebre, ésta no suele durar más de tres días y la mucosidad y obstrucción nasal desaparecen en una semana. Es frecuente que la tos sea el síntoma más molesto y puede tardar más en desaparecer: entre dos o tres semanas.

La mucosidad nasal también cambia con la evolución del catarro. En un principio es transparente, como agua y, progresivamente, se va espesando y puede adquirir una coloración amarillenta o verdosa. Esto no es señal de que se haya complicado ni de que necesite tratamiento antibiótico.

Tratamiento

Los catarros no tienen ningún tratamiento específico. El tratamiento va dirigido al alivio de los síntomas: tos, fiebre o dolor. El resfriado cura de manera espontánea entre 2 y 10 días.

Lo más eficaz para retirar la mucosidad y aliviar al bebé es el lavado nasal con suero fisiológico o agua de mar. Es recomendable realizarlo antes comer y dormir. Si el niño presenta malestar o fiebre el Pediatra puede recetar paracetamol o ibuprofeno.

Es recomendable que se ofrezcan abundantes líquidos al niño.

No está indicado el uso de antibióticos, es una infección viral. No acortan la duración del proceso ni evitan complicaciones. Tan solo favorece el desarrollo de resistencias bacterianas y la aparición de efectos secundarios.

Si tienes claro si es resfriado o gripe, debes saber que no existen vacunas para los virus que producen los catarros. Tan sólo tenemos la vacuna de la gripe que se pone cada año y que protege contra el virus influenza A y B (los que producen la gripe) y no frente al resto de los posibles causantes de cuadros catarrales. Se puede vacunar a los niños a partir de los seis meses.

La mejor manera de prevenir el contagio es el correcto lavado de manos y evitar el contacto con personas enfermas.

Cuándo acudir al Pediatra

Los catarros que no se complican se curan solos y no necesitan tratamiento con medicinas. Se debe acudir al Pediatra en el caso de que el niño presente: dificultad respiratoria, conjuntivitis, dolor de oídos (otitis), fiebre alta de más de tres días o mal estado general.

 

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

 

2019-05-17T10:38:47+02:003 noviembre, 2016|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar