2 Min de lectura | Las infecciones prostáticas deben tratarse con antibiótico lo antes posible para poder evitar que la infección pase a la sangre y se produzca una sepsis.

¿Qué es?

La prostatitis implica afectación inflamatoria del tejido prostático asociado o no a proceso infeccioso e incluye diversas entidades clínicas que se dividen en: prostatitis aguda bacteriana, prostatitis bacteriana crónica, prostatitis abacteriana crónica y síndrome de dolor pelviano crónico.

La prostatitis constituye la infección urinaria parenquimatosa más habitual en el varón entre la segunda y la cuarta década de la vida.

Causa

La prostatitis aguda suele ser debida a infección por gérmenes gram negativos, básicamente E.coli, igual que en las infecciones de la vía urinaria no complicadas, presentando una infección de la glándula, y evolucionando, si se deja sin tratamiento, a una sepsis. La prostatitis bacteriana crónica es una infección crónica de los acinos prostáticos siendo muy variables las posibles causas que lo producen. Puede ser debido a un proceso obstructivo infravesical a un reflujo intraductal o incluso a una disfunción neuromuscular de la musculatura del suelo pélvico.

Síntomas

Clínicamente produce síndrome miccional típico de infección urinaria, asociado a dolor de la zona perineal, hipogástrica y escrotal con fiebre alta. Produce un aumento del tamaño prostático por inflamación aguda y puede producir retención aguda de orina. Se debe evitar el tacto rectal durante el proceso agudo por que podría producir septicemia, y en el tacto se valora una próstata muy dolorosa e inflamada.

Suele provocar un cuadro clínico más leve y larvado con dolor hipogástrico y de la zona perineal, hemospermia, dolor con la eyaculación y molestias miccionales difusas sin presentar fiebre. El tacto rectal es levemente doloroso pero sin ninguna otra alteración.

Diagnóstico

Se debe realizar urinocultivo a todos los pacientes con sospecha de prostatitis aguda. El diagnóstico se realiza mediante el cultivo de orina y semen, precisando tratamiento antibiótico prolongado y con distintas asociaciones de antibióticos.

Antibiótico para la infección de semen

El tratamiento antibiótico debe realizarse con fluoroquinolonas durante 21 días, asociado a tratamiento analgésico y antiinflamatorio.

Si la prostatitis aguda o crónica bacteriana no evoluciona favorablemente, sobre todo en pacientes inmunocomprometidos o diabéticos, cabe pensar en la posibilidad de complicación en forma de abceso prostático. El diagnóstico se realiza mediante ecografía transrectal, TC o RMN El tratamiento del abceso es el drenaje, mediante cirugía o con punción perineal del mismo.

Las prostatitis abacterianas y el síndrome de dolor pelviano crónico son patologías no infecciosas, en que existe una alteración en la micción y eyaculación asociada a una molestia en la zona perineal, siendo difícil de encontrar la causa de la misma. Existen múltiples tratamientos para dichas patologías sin existir el fármaco ideal para tratarlos.

 

 

Dr. Oriol Angerri Feu

Especialista en Urología

Médico colaborador con Advance Medical