< 1 Min El mecanismo de la sed en el anciano está alterado, por lo que la ingesta de agua es habitualmente menor. Además, con la edad, la capacidad funcional del riñón disminuye y existe mayor predisposición al estreñimiento. Por todo ello, la […]

El mecanismo de la sed en el anciano está alterado, por lo que la ingesta de agua es habitualmente menor. Además, con la edad, la capacidad funcional del riñón disminuye y existe mayor predisposición al estreñimiento. Por todo ello, la importancia del agua en la dieta aumenta con la edad. Una correcta reposición hídrica evita la deshidratación, mejora la motilidad o movimiento digestivo y facilita la eliminación de productos finales del metabolismo a través de la orina.

 

El requerimiento mínimo de agua diario, en un anciano sano, no debe ser inferior a 2 litros distribuidos en alimentos y agua en distintas combinaciones.

 

Un anciano debe tomar unos 8 vasos de líquidos diarios, en forma de agua, infusiones o caldos. Además, en su alimentación debe introducir alimentos con alto contenido en agua como frutas, lácteos, verduras y hortalizas.

 

 

Dr. José Félix Meco

Especialista en Medicina Interna

Medico consultor de Advance Medical

 

Deborah Blasco

Enfermera especialista en Nutrición

Enfermera consultora de Advance Medical