2 Min de lectura | Conseguir que una persona con demencia o Alzheimer se acueste puede ser complicado si no hay una planificación anteriormente, ya que pueden estar inquietas, agitadas o de mal humor. ¿Que se puede hacer?

Consejos prácticos

  • Animar a la persona a hacer ejercicio ligero durante el día y limitar las siestas que hace durante el día a unos 20-30 minutos; de todas formas el cansancio excesivo es contraproducente, ya que aumenta la ansiedad y el nerviosismo.
  • Tratar de programar a horas tempranas del día las actividades que requieren esfuerzo físico. Por ejemplo, la higiene puede ser realizada por la mañana.
  • Establecer un tono quieto y tranquilo en la noche para conciliar el sueño. Mantenga las luces bajas, elimine los ruidos fuertes, e incluso ponga música relajante si parece que la persona la disfruta.
  • Tratar de establecer que la hora de acostarse sea más o menos al mismo tiempo todas las noches, desarrollando una rutina a la hora de acostarse, ya que puede facilitar el establecimiento del sueño.
  • Limitar el consumo de cafeína, té y chocolate por la tarde-noche. Se ha de evitar el consumo de alcohol.
  • Si la oscuridad asusta o desorienta a la persona, usar lamparitas de noche en el dormitorio, en el pasillo y en el baño.

El sueño en las personas con demencia: Hombre Senior triste tumbado en la cama mirando el marco de la foto

Alucinaciones y delirios

A medida que la enfermedad avanza, las personas pueden sufrir alucinaciones y/o delirios. Las alucinaciones ocurren cuando una persona ve, oye, huele, saborea o percibe algo que no existe. Los delirios son creencias falsas que la persona piensa que son ciertas.

A veces, las alucinaciones y los delirios son síntomas de una enfermedad física. Es importante comunicar este hecho al médico, para que descarte un problema físico que cause o favorezca las alucinaciones o delirios. También pueden ser causadas por ciertos fármacos o combinación de ellos.

  • Evite discutir con la persona sobre lo que ella ve u oye, para ella lo que experimenta es real. Tranquilícela si tiene miedo.
  • Trate de distraer a la persona con otro tema o actividad. A veces llevarla a otro cuarto o salir a caminar puede ayudar.
  • Apague la televisión cuando estén presentando programas violentos o perturbadores, o que le evoquen situaciones difíciles o desagradables. Puede ser que la persona con Alzheimer no sea capaz de distinguir entre un programa de televisión y la realidad.
  • Asegure que la persona está segura y fuera de peligro y que no tiene acceso a ningún objeto que podría usar para hacerle daño a alguien o a sí mismo.

Dra. Montse Queralt

Especialista en Medicina de Familia y Geriatría

Médico Consultor de Advance Medical