3 Min de lectura | En las personas mayores, más que en las otras etapas de la vida, es fundamental el apoyo de la red social. Esto es así por la mayor labilidad sanitaria y psicológica que se da en estos pacientes, en los que, […]

En las personas mayores, más que en las otras etapas de la vida, es fundamental el apoyo de la red social. Esto es así por la mayor labilidad sanitaria y psicológica que se da en estos pacientes, en los que, por perdidas de coetáneos y amistades, evolución de las unidades familiares, jubilación, etcétera, estas redes sociales se presentan más frágiles y con peligro de fractura ante nuevas necesidades y cambios. De ahí la importancia de la valoración del entorno social como parte fundamental de la valoración geriátrica integral.

Salud Mayores. Los servicios sociales para personas mayores. Servicios sociales y sociosanitariosPara reforzar, completar y en ocasiones suplir esta trama social informal existen una serie de servicios sociales y sociosanitarios (aquellos en los que se ofrecen cuidados a individuos con necesidades de soporte social y de dependencia por problemas sanitarios). Estos servicios pueden depender de organismos gubernamentales, en general desde las administraciones autonómicas, pero también existen organizaciones de voluntarios,  dependientes de organizaciones religiosas, o incluso de mutualidades y otras organizaciones con o sin ánimo de lucro.

 

Para los mayores sin grandes dependencias en las actividades de la vida diaria, existen múltiples actividades para reforzar la trama social. Desde los viajes a bajo precio que organiza el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), a los centros sociales o clubes de jubilados, en los que se organizan múltiples actividades lúdicas y culturales (grupos de juegos de cartas o dominó, canto coral, bailes, ejercicio adaptado, salidas en grupo, etcétera).

Para evitar que la disminución del poder adquisitivo que conlleva la jubilación reduzca la capacidad de disfrutar de muchas actividades de ocio y culturales, muchas organizaciones ofrecen precios especiales a las personas mayores de 65 años. Cines, teatros, gimnasios, transportes públicos y otras organizaciones brindan descuentos de cuantía variable a las personas de esta franja de edad.

Un servicio que ofrecen algunas entidades sin ánimo de lucro es el de acompañamiento de personas mayores en situación de soledad. Este servicio es un voluntariado para acompañar a realizar gestiones (ir al médico, al banco, a realizar compras), salir a pasear, o simplemente compartir tiempo, experiencias y contacto humano.

Los servicios sociosanitarios se articulan para dar atención a aquellos casos en los que hay unas necesidades de cuidado de la dependencia. Han de cubrir o complementar actividades tales como la movilización, la higiene, la alimentación o la evitación de peligros, entre otros. En personas mayores dependientes por problemas cognitivos o limitaciones por otras patologías crónicas serán necesarios diferentes niveles de soporte sociosanitario, en función de la posibilidad de cubrir estas necesidades desde su propia red social.

Estos niveles asistenciales sociales van desde la teleasistencia, la ayuda por horas a domicilio (ayuda a la higiene y a encamados para las transferencias, control de ingestas y alimentación), hasta el ingreso en residencias asistidas (permanente o temporal para descarga), pasando por el cuidador profesional permanente o el centro de día geriátrico.

 

 

Dra. Montse Queralt

Especialista en Medicina de Familia y Geriatría

Médico Consultor de Advance Medical