2 Min de lectura | ¿Cómo es la vascularización de la zona ovárica de la mujer? ¿Cómo se unen los ovarios al resto de los órganos de esa zona? Venas, arterias y vasos linfáticos que conectan el aparato reproductor femenino.

El aparato reproductor femenino tiene una vascularización que merece ser analizada por partes. Por un lado, la arteria aorta en la zona lumbar se divide en dos arterias ilíacas, la derecha y la izquierda, que a su vez se dividen en dos más: las ilíaca interna y externa derechas y las ilíaca interna y externa izquierdas. De la arteria ilíaca interna emerge la arteria pudenda que irriga el periné.

La arteria ovárica que irriga el ovario emerge directamente de la aorta abdominal, irriga el ovario y se anastomosa1 con la arteria uterina.

La arteria uterina es una ramificación de la ilíaca interna llega al útero a nivel del cuello uterino y sigue un transcurso ascendente por la cara lateral del útero hasta la trompa uterina donde se curva y anastomosa con la ovárica. La arteria vaginal se origina también de la ilíaca interna.

El periné se irriga por las arterias pudendas internas que son ramas de las arterias femorales. Las arterias pudendas internas se ramifican y cuentan entre sus ramas con la arteria perineal y la arteria del clítoris.

Las venas pélvicas siguen el trayecto de las ramas de la ilíaca interna. Las venas ováricas siguen el trayecto de las arterias ováricas y la derecha drena en la vena cava inferior y la izquierda drena en la vena renal. Las venas pudendas drenan también en las ilíacas internas.

Los vasos linfáticos de los órganos pélvicos drenan principalmente en los ganglios linfáticos distribuidos a lo largo de las arterias ilícas interna y externa.

 

Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico consultor de Advance Medical