4 Min de lectura | La temperatura basal es la temperatura interior del cuerpo después de dormir y antes de haber iniciado cualquier actividad física. ¿Para qué es útil y cómo se mide?

Esta temperatura varía entre tres y cinco décimas a lo largo del ciclo de la mujer, y este dato se había utilizado el para control de la ovulación femenina para identificar los días fértiles o, para el efecto contrario, como control anticonceptivo.

Es un sistema algo engorroso y poco exacto y actualmente está en desuso porque existen maneras más exactas de conocer el momento de la ovulación, pero saber cómo funciona nos ayuda a entender nuestro cuerpo.

¿Cuándo sube la temperatura?

El ciclo menstrual de la mujer se divide en dos mitades.

  • En la primera madura el óvulo y se prepara el revestimiento interno del útero, endometrio,  para que en caso de embarazo haya un tejido que pueda nutrir al embrión.
  • En la segunda mitad el ovario que ha emitido al óvulo segrega progesterona, una hormona que hará que el  endometrio esté en óptimas condiciones para el desarrollo del embarazo durante las primeras semanas, hasta que se implante firmemente la placenta. Si no ha habido embarazo, hacia el final del ciclo, la progesterona empieza a decrecer, proceso por el cual finalmente ese tejido se desprenderá en forma de sangrado menstrual, y vuelta a empezar.

Y es la presencia de niveles altos de progesterona lo que hace que la temperatura basal de la mujer aumente medio grado durante la segunda fase del ciclo.

Cómo ha de medirse

  • Para apreciar estos sutiles cambios hay que medir diariamente la temperatura del interior del cuerpo, ya sea oral (debajo de la lengua), vaginal o rectal durante tres a cinco minutos, justo después del periodo de sueño y antes de levantarse de la cama, pues la mínima actividad corporal puede hacer variar nuestra temperatura.
  • Reflejar la lectura obtenida en un gráfico diario, idealmente siempre a la misma hora, habiendo dormido suficiente y con el mismo termómetro. Si hacemos esto durante varios ciclos menstruales observaremos que durante la primera mitad del gráfico las temperaturas trazan una línea media alrededor de una temperatura variable entre 36 y 36.5º, pero a partir de cierto punto la media de las temperaturas de la segunda fase del ciclo se mantienen en otra línea aproximadamente medio grado más alta debido a la presencia de la progesterona después de la ovulación.
  • Cualquier factor externo como cambios de horario, horas de sueño, malestar general o fiebre pueden interferir y dar lugar a temperaturas no valorables y habría que desestimarlas, pero una mujer con ciclos más o menos regulares y sin interferencias externas verá reflejado ese cambio de temperatura en el gráfico.

En el momento en que observamos la elevación de temperatura significa que los niveles de progesterona son suficientemente altos por lo que la ovulación se produjo unas 24 horas antes, por lo tanto el método no nos sirve para identificar la ovulación en ese ciclo puesto que esta ya se ha producido, pero si la mujer hace estas determinaciones durante unos cuantos ciclos podrá estimar en qué momento ovula para favorecer o evitar embarazo.

Medición temperatura basal

Baja tasa de efectividad

Hay varios motivos por los que no es un buen sistema para control de natalidad:

  • No es útil como información en el ciclo actual, simplemente nos sirve como estimación de tendencia en ciclos posteriores.
  • Muchas mujeres tienen ciclos que varían de un mes a otro, en este caso no se puede hacer una estimación fiable.
  • Otro factor que conviene tener en cuenta es que los días fértiles pueden ser varios, algunos días antes y después del momento de la ovulación: unos espermatozoides “fuertes” pueden permanecer en el cuerpo femenino varios días por lo que se puede producir una gestación de una relación sexual varios días antes de que la mujer ovule, y lo mismo de un óvulo “fuerte”, que puede sobrevivir pudiendo ser fecundado varios días después de la ovulación.

De ahí la baja tasa de efectividad del control de temperatura basal para planificar embarazo. También se ha utilizado con otros datos de observación como son las características del moco cervical, que también cambia a lo largo del ciclo menstrual, síntomas acompañantes a la ovulación algunas veces perceptibles por muchas mujeres como un cierto dolor abdominal, o simplemente fijándonos en el calendario y teniendo en cuenta que los días fértiles son entre el 12-16 antes de cada regla.

Actualmente hay maneras más exactas de determinar esos días, pero nunca está de más saber el porqué de las cosas y conocernos mejor a nosotras mismas, y maravillarnos de que ya a principios del siglo XIX hubiera dos científicos: Squire y Jacobo, a quienes se les atribuye que fueran los primeros en percatarse de este escalón de la temperatura basal de las mujeres en 1808.

Los Seguros de MAPFRE Salud cuentan con programas de Planificación Familiar, de Reproducción Asistida y de Preparación al Parto para sus asegurados en los centros médicos especializados en la Guía Médica de MAPFRE.

CALCULA TU PRECIO

 

Lo que debes saber…

  • Este método consiste en medir diariamente la temperatura del interior del cuerpo, ya sea oral (debajo de la lengua), vaginal o rectal durante tres a cinco minutos, justo después del periodo de sueño y antes de levantarse de la cama, pues la mínima actividad corporal puede hacerla variar.
  • No es útil como información en el ciclo actual, simplemente nos sirve como estimación de tendencia en ciclos posteriores.
  • Actualmente hay maneras más exactas de determinar esos días, pero nunca está de más saber el porqué de las cosas y conocernos mejor a nosotras mismas.

 

Dra. Natalia Garcia Montaner
Especialista en Ginecología y Obstetricia de Teladoc Health