10 claves de la salud de la mujer

////10 claves de la salud de la mujer

10 claves de la salud de la mujer

Para empezar el año nada mejor que repasar los puntos que toda mujer debería tener en cuenta para disfrutar de una buena salud ginecológica. Nuestra especialista te da las 10 claves de la salud de la mujer para conseguirlo. 1. […]

Para empezar el año nada mejor que repasar los puntos que toda mujer debería tener en cuenta para disfrutar de una buena salud ginecológica. Nuestra especialista te da las 10 claves de la salud de la mujer para conseguirlo.

1. Revisión ginecológica

La revisión ginecológica es importante realizarla cada año ya que, entre otras, tiene la finalidad de detectar a las mujeres con lesiones premalignas en el cuello de la matriz para poder tratarlas mientras son curables con cirugía menor. En las revisiones se realiza una citología que consiste en la obtención de células del cuello de la matriz con una técnica de rascado y posterior análisis de las mismas. En caso de que se observen células alteradas puede hacerse un control o bien un tratamiento si es necesario para evitar que puedan malignizar.

2. Elegir el mejor método anticonceptivo

Existen diferentes métodos anticonceptivos para poder adaptarse a las características de cada mujer y se trata de elegir bien, con el consejo del especialista. Los hormonales llevan hormonas que pueden ser administradas por diferentes vías, vía oral en pastillas, vía vaginal en anillo vaginal, vía transdérmica con parches, vía subcutánea con implante, o vía intrauterina con un dispositivo intrauterino.

Los de barrera como el preservativo o el diafragma no llevan medicación y simplemente crean una barrera para evitar el paso de los espermatozoides hacia el útero.

Los dispositivos intrauterinos realizan un efecto barrera local además de un efecto de dificultar la implantación de un posible óvulo fecundado. Existen de dos grandes grupos, los de cobre o bien los que además llevan hormonas con lo que tienen un doble efecto anticonceptivo.

Finalmente los métodos definitivos son quirúrgicos y son la ligadura de trompas o la colocación de unos dispositivos en las trompas de Falopio o bien la vasectomía para el hombre.

3. Atención a los síntomas de la menopausia

Llegada cierta edad, a partir de los 45-50 años aproximadamente, la mujer puede empezar a experimentar síntomas que podrían anunciar el cese de la menstruación. La menopausia puede ir precedida de unos meses o años en que los ciclos se irregularicen para finalmente desaparecer de forma definitiva.

Algunas mujeres no tendrán más síntoma que la desaparición de la regla, pero otras pueden tener sofocos, dolor articular, aumento de peso, sequedad de mucosas, especialmente sequedad vaginal, cambios de humor… Por ello se recomienda una visita al especialista y así poder mejorar estos síntomas de la forma más adecuada para cada mujer.

4. Control del virus del papiloma

El HPV o virus de papiloma humano es un conjunto de virus de transmisión sexual que pueden afectar a la salud de la mujer. Algunos de ellos suelen producir verrugas genitales llamadas condilomas que deben ser tratadas para su eliminación o bien extirpadas quirúrgicamente.

Otros HPV se clasifican como alto o bien bajo riesgo de producir un cáncer de cuello uterino. Los de alto riesgo, como su nombre indica, tienen una mayor capacidad de alterar las células normales del cuello de la matriz hasta convertirlas en cancerígenas, por lo que las mujeres portadoras de estos virus deben hacer un seguimiento más estricto.

5. Stop dolor menstrual

La dismenorrea es el dolor abdominal que se produce coincidiendo con la menstruación. Hay mujeres a quienes la menstruación no les produce ningún dolor pero muchas de ellas, y sobre todo las que no han tenido partos pueden tener dolor abdominal, en ocasiones acompañado de alteraciones gastrointestinales.

Las medidas físicas como el calor local y las friegas pueden ayudar a sobrellevar estas molestias pero en ocasiones es necesaria la administración de fármacos analgésicos o bien antiinflamatorios. Estos suelen tener mejor eficacia si se administran cuando empieza el dolor o incluso poco antes de que empiece.

6. Atención a las alteraciones del ciclo

Los ciclos menstruales normales son de 28 días desde el inicio del sangrado de la regla hasta el inicio de la siguiente menstruación. La ovulación, es decir los días fértiles se sitúan a mitad de ciclo, sobre el día 14 desde que empieza el sangrado.

Muchas mujeres tienen ciclos regulares pero no de 28 días, en algunas ocasiones suelen ser de 30-35 días e incluso algunas mujeres tienen reglas regulares pero de 40-50 días. Los años previos a la menopausia los ciclos suelen acortarse y pueden llegar a ser de hasta 21 días.

Otras mujeres no tienen ciclos regulares sino el intervalo entre una regla y otra puede ser muy variable, de entre uno y varios meses. Estas mujeres no suelen tener tampoco ovulaciones regulares lo que puede ser un problema a la hora de intentar un embarazo.

7. Prevención del cáncer de mama

La autoexploración mamaria es básica en la prevención del cáncer de mama. Es más sencilla si se realiza justo al acabar la menstruación ya que es el momento del ciclo en que las mamas suelen estar menos densas.examen-mama El médico realizará una exploración en las revisiones rutinarias y solicitará mamografías o ecografías según criterio clínico. La mejor técnica para el diagnóstico precoz del cáncer de mama siguen siendo las mamografías anuales a partir de los 40 años.

8. Relaciones sexuales sin dolor

El dolor con las relaciones sexuales se denomina dispareunia y puede tener varias causas. En algunas ocasiones existe alguna malformación en la vagina, como un tabique vaginal, que ocasiona una vagina más pequeña de lo habitual y que por tanto puede dar dolor en las relaciones.

En otras ocasiones existe una contracción involuntaria de la musculatura del suelo pélvico, en vaginismo, que disminuye la capacidad de la vagina y que por tanto impide las relaciones sin dolor. La endometriosis es una entidad que se caracteriza por dolor abdominal importante sobre todo con la regla, pero que también puede aparecer con las deposiciones o bien con las relaciones sexuales cuando afecta al tabique que separa la vagina del recto.

Pero la causa más frecuente de dispareunia es la sequedad vaginal. Una causa muy frecuente de la falta de lubricación es la menopausia, pero la utilización de métodos anticonceptivos hormonales o bien los periodos de lactancia también pueden producir sequedad vaginal.

Para mejorar esta lubricación pueden utilizarse cremas lubricantes o bien algunas que contienen hormonas que combaten la atrófica vaginal. Si esto no funciona puede utilizarse infiltraciones de ácido hialurónico.

9. Protección frente a las ETS

Las enfermedades de transmisión sexual son más frecuentes de lo que algunas personas piensan. La mejor forma de prevenirlas es la utilización de preservativo en las relaciones sexuales. Algunas de ellas son leves y sólo producen alteraciones del flujo como la infección por tricomonas o por clamidia.

El herpes puede dar una inflamación importante y dolor muy agudo en la primera infección y después producir brotes más leves de forma intermitente durante toda la vida.

El VPH es asintomático de entrada pero puede producir alteraciones de las células del cuello de la matriz que degeneren en un cáncer de cuello uterino o bien puede producir verrugas genitales. Finalmente tanto las hepatitis B y C como la infección por VIH ponen en serio  peligro la vida de la persona infectada si no son adecuadamente tratadas.

10. Infecciones vaginales a raya

Existen múltiples infecciones vaginales que a pesar de no ser graves pueden ser muy molestas. En muchas ocasiones estas infecciones no son de transmisión sexual.

La más típica es la infección por cándidas. Suele cursar con un aumento del flujo vaginal, que se hace más espeso y grumoso con aspecto de yogur y que suele acompañarse de picor vulvar y vaginal. Suele tratarse con fármacos tópicos y en caso de recidivas se indica un tratamiento vía oral. La infección bacteriana más frecuente es la vaginosis bacteriana producida por la Gardnerella Vaginalis que suele cursa con aumento del flujo pero sin el aspecto tan blanquecino como el de las cándidas y con menos picor. Por otro lado puede acompañarse de un olor más fuerte y molesto. El tratamiento en estos casos en con antibiótico tópico.

Dra. Inés Bombí

Especialista en Ginecología y Obstetricia

Médico colaborador de Advance Medical

2019-06-05T13:42:52+02:0012 enero, 2017|

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado.Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios.Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.

Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar su navegación. Vd. puede configurar su navegador para rechazar estas cookies, pudiendo en tal caso limitarse la navegación y servicios del sitio web. Si no modifica esta opción y continua navegando, Vd. está consintiendo en la utilización de las cookies de este sitio web. Si desea más información sobre las cookies que utilizamos en nuestro sitio web, puede consultar nuestra Política de Privacidad y Cookies. Cerrar