////Sentarse en w, ¿corregir esta postura en niños?

Sentarse en w, ¿corregir esta postura en niños?

4 minutos | Es frecuente observar a niños jugando sentados en el suelo con las piernas hacia fuera, colocadas en W. Esta posición facilita el juego y la manipulación de los juguetes. En inglés, se llama W-sitting. Pero ¿es bueno para su desarrollo […]

Es frecuente observar a niños jugando sentados en el suelo con las piernas hacia fuera, colocadas en W. Esta posición facilita el juego y la manipulación de los juguetes. En inglés, se llama W-sitting. Pero ¿es bueno para su desarrollo que se sienten así? Aparentemente, ellos están cómodos y no presentan molestias, pero ¿debemos corregirles la forma de sentarse en W?

Patrón rotacional

Cuando las extremidades inferiores están rotadas hacia fuera o hacia adentro, en traumatología se llama patrón rotacional. La causa de esta situación es multifactorial, ya que influye la anatomía del sistema músculo-esquelético en los niños, el tono muscular y la laxitud articular.
niñas sentada en la cama jugando con piezas de coloresEn los primeros años de vida el fémur y la tibia presentan una rotación interna y una tendencia a la anteversión femoral, que les favorece sentarse con las piernas en posición de W, con las piernas y los pies a ambos lados del cuerpo.
En esta condición, el cuello del fémur que está formando la articulación de la cadera se inclina hacia delante, lo que causa que la parte inferior de la pierna gire hacia adentro.
Esta forma peculiar de sentarse en W no está originada por una enfermedad sino por una disposición de las caderas en los niños. Es una variante de la normalidad.
Otra consecuencia de la anteversión del fémur durante los primeros años de vida es que el niño camine con los pies hacia adentro, con la apariencia que las puntas de los pies chocan entre sí. En inglés, esta situación recibe el nombre de intoeing.
Es muy frecuente que padres y profesores tiendan a corregirles pero, al hacerlo, frustramos constantemente al niño y observamos que el juego en el suelo no es tan rico ni les resulta tan fácil manipular los juguetes.
Hace unos años se veía con muy malos ojos esta posición y se le atribuían miles de consecuencias negativas para el desarrollo del niño. Actualmente, esta visión está cambiando.

¿Cómo revertir o mejorar la situación de sentarse en W?

Dado que esta situación es debida a una inmadurez anatómica y funcional del sistema músculo-esquelético infantil, a medida que crezca el niño, los huesos crecen y rotan externamente con el desarrollo y giran hacia fuera, modificando la posición del niño al sentarse y la punta de los pies va orientándose hacia fuera.
Si no hay ningún problema estructural, de deformidad o de limitación del movimiento en las extremidades inferiores, esta situación se resolverá espontáneamente con el desarrollo y madurez del niño. Es condición se corrige progresivamente hasta desaparecer en las niñas hacia los 10 y los 12 años y un poco más tarde en los niños, hacia los 14 años.

¿Quién debe evaluar esta situación?

El especialista encargado de valorar el patrón relacional es el traumatólogo infantil. Cuando el niñoniña sentada en el suelo de espaldas con las piernas en w jugando con tacos de madera acude a la consulta, se valoran o revisan distintos aspectos:

  • Posición de los pies del niño durante la deambulación (al caminar): pueden estar hacia adentro o hacia fuera.
  • La amplitud del giro del fémur: se valora la rotación interna y externa de la cadera.
  • La amplitud del giro de la tibia: se valora el eje del pie respecto al del resto de la extremidad inferior.
  • Morfología del pie y si presenta deformidades.

La valoración anatómica y funcional de las extremidades inferiores permite saber al especialista si el patrón rotacional se debe a una causa de inmadurez o bien existe una causa anatómica en la cadera, la tibia o el pie.

¿Sentarse en w se trata de un patrón rotacional?

Si el especialista valora que es un patrón cambiante del desarrollo no aconsejará ningún tratamiento específico. En los casos en que se evalúen patrones patológicos durante la exploración física, como rotación de cadera superior a 90º o asimetrías entre fémur y tibia, se puede actuar.
Si existen deformidades muy importantes, hace años se utilizaban dispositivos externos para devolver a su posición normal anatómica las extremidades inferiores. Actualmente se sabe que no son eficaces. Tampoco la fisioterapia o la rehabilitación sirven para mucho.
En situaciones importantes, sólo el tratamiento quirúrgico ha demostrado ser capaz de resolver las deformidades angulares en extremidades inferiores.

Lo que debes saber…
  • Esta forma peculiar de sentarse no está originada por una enfermedad sino por una disposición de las caderas en los niños. Es una variante de la normalidad.
  • Si no hay ningún problema estructural, de deformidad o de limitación del movimiento en las extremidades inferiores, esta situación se resolverá espontáneamente con el desarrollo y madurez del niño.
  • La valoración anatómica y funcional de las extremidades inferiores permite saber al traumatólogo si se debe a una causa de inmadurez o existe causa anatómica en la cadera, la tibia o el pie.

 

Dra. Esther Martínez
Especialista en Pediatría
Médico colaborador de Advance Medical

2018-11-22T10:59:25+02:0013 abril, 2018|

Comentarios (2)

  1. Johana junio 11, 2020 en 07:40 - Responder

    Hola mi hijo tiene 11años. De bebé se sentaba en la posicion de w. Y ahora sus piernas están muy separadas de abajo me preocupa mucho que se vea diferente a sus compañeros si hay alguna forma que me pueda ayudar con el. porfavor agamelo saber muchas gracias.

    • canalSALUD junio 12, 2020 en 09:30 - Responder

      Estimada Johana,
      Es necesaria una valoración por su pediatra o por un traumatólogo infantil para determinar si las piernas de su hijo están o no dentro de la normalidad y si se debe realizar algún tratamiento. Un saludo

Deja un comentario

Información básica sobre Protección de Datos:
En MAPFRE ESPAÑA, S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS, como responsable del tratamiento, utilizaremos la información que nos facilite para la gestión de su actividad como usuario de este sitio web, así como atender y responder tanto a las solicitudes de información como las sugerencias, consultas y comentarios que realice a través de los distintos formularios. Dicho tratamiento lo haremos en base al consentimiento que nos ha otorgado. Asimismo, le informamos que, en su caso, podremos comunicar sus datos a otras empresas del Grupo MAPFRE y terceros con los que exista un convenio de colaboración o una relación de prestación de servicios. Por último, le informamos que puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, oposición, supresión, limitación y portabilidad, como se explica en la información adicional que hemos puesto a su disposición en nuestra Política de Privacidad y Cookies.