5 Min de lectura | Cuando hablamos de dientes en el paladar nos referimos a la presencia de dientes en el maxilar superior llamados también dientes incluidos ¡Detallamos las causas, síntomas y tratamientos!

¿Qué es un diente incluido?

Un diente incluido es aquel que permanece en el interior del maxilar o en la mandíbula (maxilar inferior) de manera total o parcial porque se ha detenido o retrasado su periodo normal de erupción.
Los dientes incluidos por orden de frecuencia son los cordales o terceros molares (periodo de erupción entre 18-25 años) y los caninos o colmillos (periodo de erupción oscila entre 9-10 años los inferiores y entre 11-12 años los superiores).

En el caso de los caninos incluidos en el maxilar, su incidencia es 20 veces superior que en la mandíbula y es el doble de frecuente en mujeres que en hombres y en un 8% de los casos la inclusión es bilateral.

Causas

La erupción es un proceso coordinado y una alteración local, sistémica o bien genética pueden causar interrupciones en este. Las razones sistémicas incluyen deficiencias endocrinas por ejemplo hipotiroidismo o enfermedades febriles. La existencia de factores locales, uno o la combinación de varios de ellos, son:

  • La macrodoncia: diente de mayor tamaño al habitual, impidiendo su erupción por falta de espacio.
  • Arcada dentaria insuficiente en longitud para alojar los dientes. Es un efecto de la evolución de la especie humana: debido a la dieta cada vez más blanda se ha ido reduciendo el volumen de los maxilares y con ello el número de dientes.
  • Retención prolongada o pérdida temprana del canino temporal con el cierre del espacio por el movimiento del incisivo lateral y del primer premolar.
  • Absceso apical: proceso infeccioso por caries de dientes temporales.
  • Localización anormal del germen dental, ectopia.
  • Anquilosis del diente temporal: queda fusionado con el hueso evitando su caída.
  • Cierre prematuro de la raíz, no migra el diente.
  • Formación quística.
  • Perturbaciones en la secuencia de erupción dental.
  • Barreras mucosas-tejido cicatricial debidas a traumas o cirugías, fibromatosis gingival o hiperplasia gingival, que hacen el tejido más duro e impide la erupción diente.
  • Dientes supernumerarios: se define como hiperodoncia aquella condición por la cual aparecen dientes supernumerarios, aquellas piezas dentales adicionales al número normal, que pueden estar presentes en ambos maxilares y pueden interferir con la erupción de los dientes tanto temporales como definitivos. Pueden tener morfología diversa.
  • Idiopáticos (se desconoce la causa).

Diagnóstico

Se basa en:

  • Evaluación clínica.
  • Ausencia del diente permanente o retención prolongada del temporal.
  • Ausencia de un bulto canino labial normal observado durante la palpación, presencia de un bulto en el paladar.
  • Migración o desplazamiento del incisivo lateral.
  • Verificación radiográfica.
  • La ubicación precisa de los caninos afectados y la determinación de su relación con los incisivos adyacentes y las estructuras anatómicas es la parte del proceso de diagnóstico y es esencial para la valoración con éxito del tratamiento.
  • Radiografías periapicales oclusales pueden ser útiles, pero la ortopantomagrafía y sobre un TAC dental son las pruebas de elección para el diagnóstico y valoración de tratamiento.

Dientes en el paladar: paciente tumbado en sillón de dentista y odontóloga revisando la boca

Complicaciones

La presencia de un diente incluido en el paladar puede provocar migración de los dientes vecinos con pérdida de espacio de la arcada dental, mala oclusión dental, formación de quistes o tumoraciones, reabsorción de las raíces de los dientes vecinos, infecciones particularmente con erupción parcial provocando pericoronitis más frecuente en molares y dolor referido.

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la voluntad del paciente, la existencia de síntomas y del riesgo-beneficio del tratamiento.

La extracción de muelas del juicio o tercer molar es muy frecuente. No obstante, en un tercer molar incluido habrá que valorar la localización y los riesgos de su extracción. La cirugía será más o menos complicada dependiendo del grado de inclusión:

  • Inclusión completa
  • Parcial
  • Si la muela se encuentra a nivel subgingival.

Quirúrgico

En la cirugía se utiliza anestesia local. Se realiza una pequeña incisión en la encía y osteotomía en caso de inclusión total o parcial retirando el hueso hasta llegar al diente incluido, retirar la pieza y suturar la herida.
En el caso de un canino incluido, son dientes muy importantes desde el punto de visto funcional por su posición y longitud en la limitación de los movimientos laterales de los maxilares y desde el punto de vista estético, ya que forman parte del sector anterior, que determina la sonrisa, que va de canino a canino.

Otras opciones

  • No tratamiento, si el paciente no lo desea. Si fuera así el odontólogo tendrá que evaluar periódicamente al paciente para detectar cualquier cambio patológico. Si estuviera presente el canino temporal hay que informar al paciente de que el pronóstico a largo plazo es pobre. Esto se debe a que la raíz eventualmente se reabsorberá, perdiéndolo.
  • Fenestración ósea: descubrir la corona y dejar que el canino descienda por sí solo.
  • Extracción del canino impactado y movimiento de un primer premolar en su posición.
  • Traslación o trasplante del canino consiste extracción del canino y colocación en el alveolo dental correspondiente cada vez menos habitual por la supervivencia no asegurada del canino.
  • Extracción del canino incluido y colocación de implante o prótesis fija de canino.
  • Exposición quirúrgica del canino incluido y tracción a través ortodoncia para llevar el diente a la línea de oclusión. Este es obviamente el enfoque más deseable.

Con la Póliza Dental de MAPFRE, podrás disfrutar de las mejores garantías y coberturas para tu bienestar y el de los tuyos, con una asistencia 24 horas y un extenso catálogo de servicios.

CALCULA TU PRECIO

Lo que debes saber…

  • La presencia de dientes en el paladar es debida a múltiples factores.
  • No tiene por qué comportar sintomatología, pero en algunos casos puede significar la aparición de complicaciones.
  • El tratamiento o no de los dientes incluidos dependerá de la voluntad del paciente y de la valoración conjunta con su odontólogo de los riesgos-beneficios. Los tratamientos pueden ser diversos según esta valoración.

 

Dr. Xavier Vidal

Especialista en Odontología de Teladoc Health