3 Min de lectura | La práctica del ejercicio físico extenuante puede provocar problemas a nivel circulatorio, respiratorio, renal metabólico y muscular. ¿Cómo evitarlo practicando deporte de forma correcta?

Prácticamente todos los órganos y sistemas de nuestro cuerpo se ven involucrados, de una manera u otra, cuando se practica ejercicio físico. El aparato locomotor ejecutará las órdenes dadas por el sistema nervioso central, mientras que el sistema cardiovascular, el sistema endocrino (hormonas), el aparato respiratorio o el urinario, promoverán la adaptación del cuerpo a esa situación y se podrá asegurar, el aporte de oxígeno y los nutrientes necesarios a estos músculos.

Problemas derivados del ejercicio físico extenuante

Desde el punto de vista médico, hay que considerar al ejercicio físico extenuante como una verdadera agresión. Estos son algunos de sus efectos nocivos:

A nivel cardiocirculatorio

En condiciones normales, durante el ejercicio el aumento de gasto cardiaco (cantidad de sangre que bombea el corazón por unidad de tiempo) es lineal y directamente proporcional a la intensidad de la actividad. Cuando se practica ejercicio en exceso se puede producir una taquicardia que provoca la disminución de la capacidad de llenado ventricular del corazón y, por tanto, de la cantidad de volumen de sangre bombeada en cada latido.

En el ejercicio físico extenuante, las pérdidas de agua pueden superar los límites deseables y dar lugar a una hemoconcentración (sangre más espesa). Será absolutamente necesaria la reposición de líquidos, ingiriendo más agua durante la actividad.

A nivel respiratorio

El ejercicio es un ejemplo clásico de aumento de las necesidades de los tejidos de oxígeno. Las demandas aumentadas se satisfacen a nivel respiratorio aumentando la ventilación, en consonancia con el mayor rendimiento de otros sistemas.

Si se sobrepasa la capacidad de adaptación de estos mecanismos respiratorios, aparecerán la hipoxia (déficit de oxígeno) y la acidosis metabólica (acidificación corporal), y en especial en los músculos que están realizando la actividad.

A nivel renal

Puede provocar un aumento de la permeabilidad de los glomérulos renales (unidades funcionales del riñón) debidas a la falta de oxígeno, y provocar proteinuria o hematuria (presencia de proteínas o sangre en la orina).

A nivel metabólico y muscular

Un agotamiento de las reservas de los hidratos de carbono disponibles en el cuerpo desemboca en fatiga muscular o en episodios de mareo secundarios a hipoglicemias (bajo nivel de azúcar en sangre). A mayor intensidad de esfuerzo, mayor velocidad de consumo de las reservas de azúcar muscular, generándose además un medio de acidosis (pH ácido) en el mismo, a expensas del aumento del ácido láctico, dando lugar todo ello también a una importante fatiga.

Consecuencias de practicar ejercicio físico en exceso: hombnre deportista sentado en un gimnasio con las manos apoyadas en la cabeza

Beneficios de un ejercicio físico moderado

Frente al ejercicio físico extenuante, de lo que se trata es de practicar una actividad física moderada, pues los beneficios que se le han atribuido son múltiples:

  • Comporta un mantenimiento de la condición física y la salud global del cuerpo, además de aportar bienestar de cuerpo y mente a quien lo practica.
  • Mantiene en forma el corazón, evitando la aparición de enfermedades cardiovasculares.
  • Promociona el desarrollo muscular y, por tanto, mejora la fuerza y la resistencia corporales y también la elasticidad/flexibilidad del aparato locomotor.
  • Asimismo, favorece el fortalecimiento óseo.
  • Estimula el sistema inmune.
  • Facilita el control de peso.
  • Previene la aparición de enfermedades metabólicas del tipo diabetes mellitus, etc…
  • Mejora la autoestima y el rendimiento cognitivo, evitando la aparición de enfermedades de tinte psiquiátrico (depresión, ansiedad, etc.).
  • Aumenta, en definitiva, la esperanza de vida al aportar beneficios múltiples simultáneos al organismo.

Lo que debes saber…

  • Desde el punto de vista médico, hay que considerar al ejercicio físico extenuante como una verdadera agresión.
  • Los perjuicios pueden darse a nivel circulatorio, respiratorio, renal, metabólico y muscular, entre otros.
  • Frente al ejercicio físico extenuante, de lo que se trata es de practicar una actividad física moderada, pues los beneficios que se le han atribuido son múltiples.

 

Dra. Gemma Cardona

Médico consultor de Teladoc Health