Cuerpo y Mente | Deporte y Salud |

Importancia del descanso en el deporte

Publicado por

Valora este artículo

 

LO QUE DEBES SABER…

 

  • El descanso no ha de significar estar parado, sino que puede suponer dedicar tiempo a otras partes del cuerpo que no suelen ejercitarse para que otras descansen.
  • Incluso deportistas con rutinas muy exigentes han de lograr el equilibrio entre entrenamiento y descanso si quieren que el primero dé sus frutos.
  • Si no se descansa, el riesgo es el “sobreentrenamiento”, que pondrá al organismo en jaque y puede que de manera obligatoria detenga la actividad.

Por qué es necesario

El cuerpo humano en situaciones exigentes se desgasta y necesita “repararse” y recuperarse. Es evidente que cada quien llegará a desgastarse a distintos niveles pero sea como fuere la recuperación es necesaria, incluso los atletas de elite hacen sus parones para darle a su organismo un tiempo de descanso.
 

Descansos deporteEn general es poco habitual que el deportista descanse, porque la sensación que uno tiene cuando lo hace es la de estar perdiendo el tiempo y la forma física. Nada más lejos de la realidad, lo que se está haciendo es darle un tiempo preciado al cuerpo para que aquellas estructuras que se van dañando con el entrenamiento tengan tiempo para volver a estar en una situación óptima para volver a darlo todo. En un periodo de descanso, no se trata tampoco de olvidarse de todos los buenos hábitos, pero poder desconectar física y mentalmente va a favorecer el momento de la “reentrada”.
 
Hay deportistas que siguen rutinas muy exigentes que les impiden disfrutar de momentos con los amigos, familia o pareja. El descanso de la rutina es también un periodo para poder dedicar tiempo al ocio sin sentirse mal. Encontrar el equilibrio es la manera ideal de permitir que el esfuerzo de toda la temporada acabe con una recompensa.

¿Descanso activo?

Quizá habría que dejar claro que el concepto descanso no tiene por qué implicar estar parado, sino realizar lo que se conoce como “descanso activo”. Puede parecer una incongruencia pero a lo que se refiere esta terminología es no entrenar o trabajar la zona que necesita descanso y dedicar un tiempo a otras partes del organismo. Un claro ejemplo sería cuando un corredor en lugar de correr practica la natación. En ese momento las articulaciones del runner que suelen estar muy cargadas por el impacto que conlleva la carrera, se relajan y no sufren, y en cambio se trabaja la musculatura a otro nivel.

Evitar el sobreentrenamiento

Por otro lado, el descanso no sólo es un tiempo para que el cuerpo se recupere sino que estaremos evitando el tan temido “sobreentrenamiento” que pondrá al organismo en jaque y probablemente de manera obligatoria detenga la actividad. Esa obligatoriedad quizá es el descanso que lleva peor el deportista porque suele ser inesperado y difícil de asimilar.
 
Cuando el deporte es el “modus vivendi” del deportista el descanso puede suponer un gran hándicap ya afecta directamente a su vida profesional, pero por lo que respecta a los amateurs un descanso obligado debe verse como una oportunidad para pensar por qué se ha llegado a esa situación y poder poner las bases para que no vuelva a ocurrir.
 
Sea como fuere no hay que obviar esta palabra y tenerla en mente siempre. El cuerpo nos lo agradecerá

 

 
Dra. Eva Ferrer Vidal-Barraquer

Especialista en Medicina del Deporte

Médico colaborador de Advance Medical
 

Comparte el artículo:
FacebookTwitterLinkedInGoogle+EmailWhatsApp

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Conectar con Facebook

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre