4 Min de lectura | La cera de jojoba se extrae de las semillas de la planta arbustiva Simmondsia chinensis, nativa del desierto de Sonora al noroeste de México y suroeste de Estados Unidos. Durante cientos de años fue reconocida y utilizada por los aztecas antes del descubrimiento de América.

La llamaban chohobba y la empleaban como alimento, medicina y en preparados alucinógenos para adivinaciones, y también le atribuyeron excelentes propiedades para calmar e hidratar la piel y el cabello.

¿Qué es el aceite de jojoba?

Se trata de un arbusto perenne y silvestre longevo que puede vivir hasta 100 años. El fruto de la jojoba contiene semillas de 2 a 4 centímetros de largo que pueden ser almacenadas durante años sin que pierdan ninguna propiedad. Mediante un prensado mecánico de las semillas de la jojoba se extrae un aceite puro conocido como “oro del desierto” por su origen geográfico y por su color amarillo dorado intenso.

Composición

La particularidad de este aceite es su estructura química compuesta por un 97% de ceramidas, por lo que responde más a una cera que no un aceite vegetal. Las ceramidas son sustancias que recubren las células de la epidermis regulando su hidratación. Las ceramidas presentes en la jojoba son muy similares a las de la piel por lo que contribuyen a la sebo-regulación, y reparación y mantenimiento de la estructura de la piel.

Al ser una cera, a temperatura ambiente es fluida y por debajo de esta temperatura empieza a cristalizar pudiendo aparecer completamente sólida en las épocas de más frío. Por esta propiedad y su composición química es un compuesto bastante estable al calor y a la oxidación, conservándose perfectamente con el paso del tiempo y manteniendo íntegras sus propiedades.

¿Qué propiedades tiene?

Las propiedades del aceite de jojoba para la piel son muy interesantes, puesto que su textura no es grasienta como los demás aceites, sino más bien ligera y sedosa y se funde rápidamente con la piel. Destaca por un alto contenido en ácido graso gadoleico, vitamina E y omega 6 (ácido linoléico), los cuales tienen un papel fundamental frente al daño inducido por radicales libres responsables del envejecimiento prematuro y un papel regenerador de las células de la piel para mejorar su elasticidad. Por tanto, las propiedades del aceite de jojoba son:

  • Reequilibrante
  • Regenerante
  • Humectante
  • Anti-edad

¿Qué usos tiene el aceite de jojoba?

Para la piel del cuerpo y rostro

  • Aceite corporal: aplicar diariamente sobre el cuerpo húmedo o seco, masajeando ligeramente hasta que se absorba completamente. Por su capacidad de regular el sebo, es recomendable para personas con piel grasa o que presentan granitos, espinillas o puntos negros. Para tratamiento contra el acné se puede combinar con otros aceites esenciales que puedan actuar de manera más específica según el caso como el aceite de árbol de té o tomillo.
  • Hidratante facial: una vez limpia la piel, aplicar por la noche como cuidado nocturno especialmente para pieles grasas y con tendencia a acné.
  • Desmaquillante: ideal para eliminar restos de maquillaje o suciedad nutriendo la piel. Añadir unas gotas en un algodón y aplicar en el rostro.
  • Aceite para después del afeitado: aplicar sobre la cara después del afeitado para ayudar a remitir el enrojecimiento y la irritación, dejando la piel suave y protegida.
  • Acondicionador para piel seca: ayuda a mantener la piel hidratada, suave y protegida para todo tipo de pieles y sobre todo para para piel seca.
  • Aceite de masaje: es adecuado para todo tipo de pieles, en especial en pieles grasas y mixtas. Se aplica directamente sobre la piel ligeramente húmeda o seca.
  • Estrías del embarazo: el aceite de jojoba 100% natural se puede utilizar durante el embarazo para ayudar a la elasticidad de la piel y prevenir las estrías.
  • Aceite para el baño: añadir dos cucharadas de aceite de jojoba en el agua de la bañera para beneficiarnos de sus propiedades.

Para el pelo

  • Acondicionador: aplicar una pequeña cantidad directamente sobre el cabello limpio y húmedo, desde las raíces hasta las puntas y masajear suavemente, aclarando después. Se puede utilizar 1 o 2 veces a la semana. También se puede combinar con el champú habitual, añadiendo 6-7 gotas al champú y dejar que actúe unos 3 minutos antes de aclarar el cabello. Adecuado para todo tipo de cabello, especialmente pelo graso o excesivamente seco.
  • Mascarilla: masajear todo el cabello con aceite de jojoba y cubrir con una toalla templada dejando actuar durante 20 minutos. Aclarar con agua y a continuación lavar el cabello con el champú habitual. Para cabellos castigados y quebradizos.

Antes de utilizar el aceite de jojoba es conveniente consultarlo con un especialista. Los seguros de MAPFRE Salud cuentan con un amplio cuadro médico de dermatólogos que te podrán asesorar sobre cualquier problema relacionado con la piel.

CALCULA TU PRECIO

Lo que debes saber…

  • Las ceramidas presentes en la jojoba son muy similares a las de la piel por lo que contribuyen a la sebo-regulación, y reparación y mantenimiento de la estructura de la piel.
  • Las propiedades del aceite de jojoba para la piel son muy interesantes, puesto que su textura no es grasienta como los demás aceites, sino más bien ligera y sedosa y se funde rápidamente con la piel.
  • Se puede aplicar en la piel del cuerpo, rostro y en el cabello para mejorar el aspecto y textura de todos ellos.

Alessandra Huerta
Especialista en Nutrición y Naturopatía de Teladoc